Logo
Twiter Facebook Meneame
Sabado, 29 de Abril del 2017
Viernes, 24 Enero 2014

Antonio Martínez: “Lo que te hace feliz es el progreso, no el resultado, la experiencia que has vivido hasta llegar allí”

Escrito por 
Valora este artículo
(8 votos)
Antonio Martínez disfruta viendo entrenar a los deportistas del club Antonio Martínez disfruta viendo entrenar a los deportistas del club CLR.

CLR/Daniel J. Rodríguez.

Mira a los niños entrenar con un brillo de orgullo en sus ojos. Antonio Martínez, presidente del club Cieza Escuela de Baloncesto ha dedicado su vida a ese deporte que, aunque discretamente, se vive con pasión en el municipio.

 

Antonio concibe el baloncesto sobre todo en las primeras edades, como un ejercicio positivo en todos los ámbitos de la formación de los niños. Porque el deporte, según este maestro y entrenador, es algo que trasciende a la propia práctica, es el mejor modo de formar personas.

 

¿Cómo nace su relación con el baloncesto?

Pues no tan pronto como hubiera querido porque realmente empiezo a conocerlo algo tarde, con 16 o 17 años. Había un buen ambiente en el instituto Diego Tortosa, sobre todo los sábados por la mañana. Jugábamos al baloncesto, nos echábamos nuestras pachangas.

 

Yo no tenía antecedentes anteriores en el baloncesto. Con esa edad fue cuando empecé a conocer a compañeros que sí llevaban varios años vinculados al deporte. Ahí empieza mi afición.

 

¿Por qué esa relación con los más pequeños, con las bases?

Porque es lo más gratificante. A la hora de trabajar cualquier deporte, cuando ves que aquello que estás enseñando se está aprendiendo y ves la evolución de los niños, es muy gratificante. Cuando entrenas a gente mayor, chavales de 17 o 18 años o seniors, es otra cosa, es un mundo diferente. Además, nunca me ha gustado mucho la competición, disfruto más con el entrenamiento, viendo cómo evolucionan en el juego y demás. Por eso, ya poco a poco voy dejando la competición.

 

Porque el deportista realmente se hace en el entrenamiento y no en el campo de juego

Sí, totalmente. Yo fui autodidacta, fui aprendiendo poco a poco. De hecho, cuando jugábamos los campeonatos locales, fuera de lo que era tirar… poco más. Y estaba en el equipo porque tiraba medio bien (ríe), pero todo lo que era subir la pelota, botar o…eso ya tenía más dificultades. Eso mismo me hizo ver que mi posición era más de entrenador. Posiblemente también por deformación profesional, por ser maestro.

 

¿Qué es lo que tiene la canasta que engancha tanto?

Es un juego diferente, es un juego distinto, muy complicado de por sí. Porque la portería es un objetivo amplio, que se puede alcanzar más fácilmente. La canasta es un aro que está a 3 metros, con 45 centímetros de diámetros. Eso ya de principio es atractivo.

 

Recuerdo que en la televisión, cuando todavía no había estadísticas, en los torneos que se celebraban en navidad en los años 70, del Real Madrid, yo cogía un folio e iba anotando las canastas que hacían. Gustar siempre me ha gustado, aunque empezara a practicarlo tarde.

 

En estos años, desde los 70, que sigue el baloncesto, ¿Ha cambiado mucho la forma de practicar este deporte?

Mucho. Primero porque en aquella época éramos todos autodidactas, nadie nos enseñaba. Siempre había alguno que tenía más experiencia y actuaba como entrenador pero aprendíamos solos y no teníamos ninguna pretensión. Disfrutábamos mucho, a pesar de que no ganábamos ni un partido. Aquella generación que se juntaba en el instituto todos los sábados fue el germen de otras generaciones que se fueron incorporando.

 

¿Había algún tipo de organización o equipo?

Sí. En aquella época el club estuvo metido en una especie de asociación deportiva, el Club de excursionistas, a través de la que conseguíamos sponsors, etc. Y así fue surgiendo el tema, pero a niveles de disfrute, de pasarlo bien.

 

A partir de los años 80 surge mi contacto con el club y a partir del 88, 89, empiezo a entrenar a equipos mayores, que fueron las temporadas que quedamos subcampeones y campeones de la Región. Pero el baloncesto en Cieza se practica hace más de 50 años, tenemos fotos de los años 50. El club tiene, quizás, 30 o 35 años. En esto también contribuyó el IES Diego Tortosa.

 

¿Cuál es el estado de salud actual del club?

Muy bueno. El club Cieza Escuela de Baloncesto surge en 1994 para no cometer los errores anteriores. Cambia la dinámica del C.B. Cieza, que consiguió los hitos de ser campeón y subcampeón regional, subir a primera división, que por aquel entonces era fortísimo… Llegamos a un status impensable. Lo que pasa es que crecimos demasiado rápido. Éramos un gigante con pies de barro. Estar en primera división implica mucho a nivel económico. Eso determinó que el club desapareciera y, un grupo de compañeros de ese club empezamos desde cero pero con otra filosofía: primero es la base, consolidar una escuela y, a partir de la escuela, generar una serie de equipos y jugadores que nos permita jugar. La base de todo es la escuela y es la que cuidamos con mimo.

 

El equipo senior está ahí dando la cara con gente muy joven y, sin embargo, no sacrificaríamos nuestras bases por el equipo senior.

 

Hábleme un poco de la situación que hay hoy en la Escuela de Baloncesto

Actualmente gozamos de buena salud, como dices, gracias fundamentalmente al apoyo económico que recibimos varias temporadas desde la Asesoría Juan Marín que, aunque ya no económicamente, nos presta su apoyo moral y seguro que cuando lo necesitemos nos va a echar un cable. Le estamos muy agradecidos porque este club también pudo haber desaparecido y, gracias a un grupo de compañeros que se movió y entró en contacto con la asesoría inmobiliaria Juan Marín, logramos el apoyo para seguir. El club está consolidado desde hace 7 u 8 temporadas.

 

Precisamente este fin de semana el Club Cieza Escuela de Baloncesto inicia la competición con su séptimo equipo, el benjamín.

 

Además, lo bueno que tenemos es que a la escuela cada vez están viniendo más chicas. Concretamente estamos trabajando con un grupo de niñas de cara al futuro. Si podemos aglutinar las que están en categoría alevín con las que están en infantil, podríamos hablar en el futuro de un equipo femenino.

 

Eso me lleva a pensar que hay afición por parte de los niños por el baloncesto

La suerte que tenemos en Cieza es que hay mucha afición al deporte. Yo he sido responsable de la concejalía de Deportes en un tiempo determinado y siempre lo he dicho: creo que en Cieza se hace deporte a pesar de… y que cada uno ponga lo que quiera en los puntos suspensivos.

 

Hay mucha afición. No hay más que ver el número de deportistas, las instalaciones…Somos un pueblo en el que la gente quiere deporte, quiere cultura. Eso está demostrado. Muchas veces digo que la densidad de deportistas por metro cuadrado de deportistas supera la de cualquier ciudad, incluso la capital.

 

Y muchos eligen el baloncesto

Lógicamente en los colegios, la educación física, ya viene determinando la afición de cada crío según sus cualidades. Al final algunos eligen fútbol; otros, voleibol; otros, balonmano y otros, por suerte, baloncesto. Y ahí estamos para ofrecer a esos chicos la posibilidad de que lo practiquen.

 

Afortunadamente cada vez vamos incrementando más el número de preparadores, de entrenadores. En cuestión de 2 o 3 temporadas hemos llegado a contar con 4, 5 o 6 entrenadores, y con posibilidad de que más personas vinculadas al club puedan formarse como entrenadores.

 

A mí me preocupa, como presidente del club, poder dar respuesta a la demanda. Esperamos que nos vengan y tener la posibilidad de tener gente para atenderlos.

 

Sospecho que no por su entusiasmo pero… ¿Uno no se cansa de estar toda la vida entregado a este deporte?

Sí. Estoy muy cansado. Estoy cansadísimo (ríe). Estoy contento porque está viniendo más gente que está reemplazándonos y sustituyéndonos. Ojalá llegara un momento en que me dijeran “venga Antonio, siéntate en la grada y disfruta del baloncesto”. Hace dos años tuve una lesión y tuve que apartarme de los entrenamientos. Ahora he vuelto y estoy experimentando la sensación de coger a un grupo de niños pequeños y sentarme otra vez en el banquillo. Pero si alguien lo hiciera por mí, no tendría inconveniente. Lo que sí digo es que si tengo que ponerme el mono de trabajo y echar una mano, se echa.

 

Como maestro, como educador, ¿En que afecta positivamente la práctica del deporte?

En todo. Nosotros pretendemos, además de enseñar un deporte, educar. Pero la educación se tiene que trasladar desde los niños a los padres, de los padres a los niños, a los entrenadores, a los árbitros… Precisamente hoy comentaba con un compañero que sería ideal hacer unas charlas informativas con los padres y los propios niños para comprender que los niños son niños, no son adultos en miniatura y que el deporte de niños no tiene nada que ver con el deporte de adultos.

 

Esas historias que a veces surgen en las gradas de un padre chillando al propio hijo, o al árbitro… Nosotros lo único que pretendemos es que los chicos jueguen. Me gustaría asistir a un deporte limpio, dónde los padres disfrutaran y se divirtieran, que los críos no pensaran en el resultado, que no sirve para nada y que salieran del campo, hubieran perdido o ganado, con la satisfacción de haber hecho algo que les gusta. Intentamos que los críos sean respetuosos, tolerantes y que entiendan que esto es equipo. Tenemos que educarlos para que sean menos egoístas y compartan sus éxitos y sus fracasos. Y eso se va inculcando en los entrenamientos.

 

¿Por qué baloncesto y no otro deporte?

No hay nada especial con respecto a otro deporte. Yo respeto todos los deportes y me llevo muy bien con mis compañeros de otras disciplinas. Jamás le voy a decir a un niño que tiene que venir al baloncesto y no a otra cosa. No hay una diferencia sustancial con cualquier otro. Es un deporte de equipo que reúne una gran cantidad de valores pero la clave está en transmitir los valores. No hay ningún secreto, ninguna pócima rara. Cualquier deporte de equipo tiene esa virtud. Tiene muchos valores, se pueden conseguir mejores personas practicando deporte, estoy totalmente convencido, pero da lo mismo que se practique uno u otro.

 

¿Cuál es el mejor momento que le ha dado el baloncesto dentro o fuera de la cancha?

En cuanto a resultados, siempre te queda el campeonato que conseguimos a nivel regional en el 99, que conseguimos fuera de casa, en Murcia concretamente. Recuerdo que, gracias a los guardias de seguridad del club Cordillera evité que me tiraran a la piscina al final del partido, lo cual agradecí eternamente (ríe). Pero al final, ¿Sabes qué? realmente te quedas con los chavales cuando están jugando al baloncesto, cómo progresan, cómo tocan el balón o entran a canasta… Lo que te hace feliz es el progreso, no el resultado, la experiencia que has vivido hasta llegar allí. Afortunadamente, desde hace más de 20 años estoy vinculado a un deporte que me gusta. Siempre estaré en la grada y disfrutando del baloncesto toda mi vida. Mi hijo también lo disfruta y también colabora con el club. Fue un gran jugador de baloncesto. Me hubiera gustado ser él.

PromoCLR

Deseo recibir noticias en mi correo electrónico:


AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.