Logo
Twiter Facebook Meneame
Sabado, 27 de Mayo del 2017
Sábado, 22 Febrero 2014

Paquita Serrano: “Yo sigo siendo la Paquita de los cuadros, no pienso que vaya a ser la directora de galería más importante de España”

Escrito por 
Valora este artículo
(3 votos)
Paquita Serrano con sus marcos, el trabajo de toda su vida. Paquita Serrano con sus marcos, el trabajo de toda su vida. CLR.

CLR/Daniel J. Rodríguez.

Piezas de jazz que desconozco se cuelan en todos los recovecos de la gran casona mientras las preguntas y las respuestas se alternan en un juego de sinceridad. La Galería EFE Serrano, que en el momento de la entrevista se encontraba plagada de obras del valenciano Juan Ripollés, cumple 17 años de vida y Paquita Serrano, su eterna directora, me habla de la historia viva del espacio de cultura. Manchada de pintura, como el cocinero que es pillado entre fogones, y sin dejar de trabajar en sus “entretenimientos”, desmiembra todas las dimensiones de su historia.

 

Son 17 años

Sí.

 

¿Qué le supone estar al frente de la Galería tanto tiempo?

Estoy muy contenta, con mucha ilusión. Llegar a 17 años con una galería a nivel internacional y con artistas del nivel que estamos trayendo…Imagina cómo te puedes sentir. Antes te daba miedo acercarte a una persona importante. Llega un momento, sin miedo y te enfrentas a recibir el sí o el no. A veces no recibes nada bueno pero, sinceramente, cuando menos te lo esperas, se portan estupendamente. Casi mejor que otros artistas que se creen que son dioses.

 

¿Hay ánimo para 17 años más?

No (ríe). No porque no quiera yo, es que me tengo que jubilar y el cupo que me queda es de 4 o 5 años.

 

¿Entonces, quedan 4 años para que desaparezca EFE Serrano?

En las perspectivas que yo tengo, sí. El taller de enmarcado continuaría, si Pascual Campos, que está toda la vida con nosotros, quiere seguirlo. Pero la galería ni se ha hablado ni hemos dicho nada. La casa incluso está en venta, yo no espero a última hora, lo tengo todo muy asimilado.

 

Empecé a los 8 años a trabajar y no he parado hasta ahora. La vida es dura, no es de color de rosa y yo me metí en esto casi sin darme cuenta.

 

Pero sí que dejará en la casa muchos recuerdos, historias, momentos buenos y malos…

Yo no empecé con esto, la galería vino después. Comencé con Arte38, que era una sala de exposiciones. Supe distinguir lo que era una galería de lo que era una sala y eso mucha gente no lo tiene claro.

 

¿Cuál es esa distinción?

No es lo mismo hacer exposiciones normales que marcarte un terreno, un espacio, y seguir ese camino. A mí me interesa este camino más que el anterior, aunque yo no tiro por tierra mis inicios, donde yo empecé. Eso me hizo madurar y llegar hasta donde estamos ahora, fue un punto de apoyo y de aprendizaje para mí misma. Me ayudó a entender qué es un artista que está arriba y un artista que está abajo y saber con quién puedes estar. Hay gente que se lo toma mal pero mi vida es un negocio. Esto es así.

 

Yo, lo que he querido siempre en la vida es sentirme bien con mi trabajo y traer a mi pueblo lo mejor que he podido. No he tratado de ser la mejor. Cieza es muy grande y hay cabida para todos. Yo no soy una persona avariciosa, ni mucho menos. Empecé desde cero y he ido paso a paso. He tropezado y eso me ha hecho madurar. Tengo 62 años y tengo claro que he traído a mi Cieza lo mejor que he podido.

 

¿Conoce el arte?

Descubrí hace unos 15 años el mercado de fuera, se me abrieron los ojos. Ahí es donde vi lo que podía traer a mi casa. En Cieza se ve lo que se ve pero, sinceramente, tienes que salir fuera, ver a los grandes maestros, su sencillez…Y eso no se puede comparar. Ripollés ha estado aquí, en Cieza, y es humilde, solo demuestra orgullo por su trabajo. Quiere que su obra se mueva.

 

¿Qué es lo que le hace abandonar la sala de exposiciones y montar la galería EFE Serrano?

Jamás hubiese pensado, cuando comencé con las enmarcaciones en el año 76, que iba a montar sala de exposiciones o galería. Una persona, que ya se fue y que era muy amigo mío, Hipólito Molina y muchas personas a su alrededor, me ayudaron y me apoyaron para que no tirara la toalla. Fui paso a paso y, la verdad es que no me pesa haber cerrado aquel círculo. Me di cuenta que me gustaba muchísimo el arte y podía ofrecer más a mi pueblo. Yo podría haberme marchado de Cieza en 2 ocasiones pero siempre he preferido quedarme en mi pueblo.

 

Mucha gente me pregunta que qué hago en Cieza, me dice que tendría que estar en un museo a pesar que no tengo estudios ni nada pero lo dejé. Y aquí estamos.

 

También Cieza ha reconocido su labor. Hace pocas fechas le otorgaron el premio Fray Pascual Salmerón

Sí, un premio que, si soy sincera, no lo dije a nadie, me daba hasta vergüenza. Fui a recogerlo hecha un flan. Yo creía sinceramente que no me lo merecía, lo que pasa es que después pusieron unas cosas de historia mía, que no sé de dónde sacó Remedios Sancho, que me quedé alucinada: “¿Todo eso he hecho yo?”. No me lo creía y no me lo creo todavía hoy. He traído a Ripollés, pero no me lo creo para nada. Yo sigo siendo la Paquita de los cuadros, no pienso que vaya a ser la directora de galería más importante de España.

 

¿Qué muestran han pasado por EFE que todavía sigue sin creerse?

¡Ostras! La de Picasso fue la primera. Cuando cogí un Picasso en la mano, las lágrimas se me caían como puños… ¡Tener en tu mano un picasso! He tenido a Picasso, Tapies, Miguel Barceló, Sauras…Si te sigo diciendo…

 

Llegar al estudio de un artista, sentarte con él y hablar tan gitanamente con él, es una suerte muy grande.

 

¿No son los artistas tan excéntricos como pensamos?

Hay algunos que sí, hay alguno que…(ríe) no merece la pena ni saludar. Pero se saluda y no pasa nada, tanto si contestan como si no. Yo empecé en el 76, piensa la cantidad de palos que llevo. Incluso con los marcos. Te contaré una anécdota: cuando necesité que el almacén de marcos me girara más cantidad de piezas, porque había crecido, me cerraron las puertas porque había gente de Cieza que le compraban también que les dijeron que, si me vendían a mí, dejaban de comprar ellos. Es la primera vez que cuento esto, pero es que a mí no me importa si alguien empieza hoy en mi gremio. Cieza es muy grande y todo el mundo tiene derecho a comer y a vivir en esta vida. No deseo a nadie pasar por lo que he pasado.

 

¿Cieza sabe apreciar el arte?

Siempre que he hablado con un cliente, que lo he asesorado y le he dicho “quita esa lámina y pon el dibujo de tu hijo”, se han fiado de mi criterio. Cieza para mí es como cuando haces una escuela y educas a la gente. Creo que hice un poco de escuela y ha merecido la pena. Hay mucha gente que ha descubierto que el arte tiene un valor. He nacido en el pueblo de Cieza y la quiero con todo el corazón mío.

 

La gente sí que tiene miedo a venir a las exposiciones porque se creen que les vas a obligar a que compren y eso no es cierto. Las obras se traen para que la gente las vea y las disfrute. Ese mismo problema ocurre con los colegios. Ya no es que vengan solo a mi casa, hay un círculo muy grande y deberían visitarlos a todos. Los colegios tienen que enseñar arte.

 

También hay en usted una parte de creación artística

…No. Eso no. Yo no me considero artista ni me considero nada. Sinceramente te lo digo. Simplemente a veces me da el puntazo. Lo que sí tengo es buen ojo para saber quién es artista. No soy pintora.

 

¿A qué artistas todavía no les ha hincado el diente?

No lo pienso nunca. Voy a la galería con la que trabajo en Cataluña y veo lo que quiero. No busco la firma, busco la obra que me llama. Tengo que dar gracias de que esta gente esté trabajando conmigo.

 

¿Qué firmas no debemos perder de vista?

¡Hay tantos! Yo aconsejaría, antes de seguir una firma, ver muchos museos. Cuenca, Toledo, Madrid, Bilbao…Hay mucho por ver. Yo he traído artistas de todas esas zonas. Es un mundo muy distinto a lo que estamos aquí acostumbrados. He traído obra original de Picasso, de Dalí, de los grandes americanos. Me siento muy contenta de todo lo que he traído: artistas nóveles cuando empecé y lo que puede venir ahora.

 

¿Ha sido feliz gracias al arte?

El arte es un complemento de nuestra felicidad. Es un negocio que empezamos sin darnos cuenta. Pero la felicidad de nuestro matrimonio, de nuestra historia, es la familia: mis dos hijos, el marido que siempre lo tengo y a Campos, que trabaja conmigo y el pobre siempre se lleva muchos hachazos. Pero te diré algo: tanto feliz soy con mi arte como con mis marcos. Siempre le pido a mi familia que, cuando me siente a la mesa a comer, dejen tranquilo el negocio pero… no lo podemos evitar. EFE Serrano es un negocio familiar y la gente que viene de fuera se siente acogida por el trato de la galería.

PromoCLR

Deseo recibir noticias en mi correo electrónico:


AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.