Logo
Twiter Facebook Meneame
Lunes, 28 de Setiembre del 2020
Viernes, 05 Junio 2020

Pedro Peinado: "Hemos tomado consciencia de que la enseñanza debe apoyarse, sea presencial o no, en un alto dominio de las TICs"

Escrito por 
Valora este artículo
(6 votos)
Pedro Peinado Pedro Peinado

CLR/José María Cámara/T.M.

Ser docente es siempre estar en el candelero; siempre estar en el punto de vista de una sociedad que, en demasiadas ocasiones, pone a los docentes en el punto de mira de sus críticas.

A las manidas frases de: cobráis mucho, tenéis muchas vacaciones o trabajáis poco, ahora se suman preguntas del tipo ¿cuándo volverán los niños a la escuela? ¿Si no estáis trabajando, porque cobráis lo mismo?

 

Hace poco leía en twitter una frase y su correspondiente respuesta. Decía así la frase: ‘’ ¿Quien nos paga a los padres por hacer de maestros?’’, la respuesta, clara y directa decía: ‘’Los mismos que nos pagan a los maestros por hacer de padres, es decir, nadie’’

 

Pocos sectores se escapan hoy de la crítica feroz. La educación, tampoco. Hoy queremos hacerle su hueco en nuestro portal a la educación a través de la figura de un docente referente en innovación educativa como es Pedro Peinado. Docente del IES Los Albares.

 

Comenzamos con fuerza. Método Montessori , Inteligencias Múltiples, ABP (Aprendizaje basado en proyectos) o Gamificación son algunas de las últimas metodologías de enseñanza que se están implantando en los centros. Sin embargo, cada vez la sociedad se queja más de la educación de los jóvenes ¿Qué está fallando en el engranaje educativo si cada vez hay más teorías implementándose en la escuela tradicional?

 

Sinceramente no considero que haya una relación directa entre “más teorías-fallos educativos” todo lo contrario. Lo que muestra son varias cuestiones:

 

• Un constante afán de búsqueda por mejorar los procesos de enseñanza aprendizaje.

• Una necesidad real de adaptarse a la diversidad de alumnado que existe en el aula.

• Una actualización constante a las tecnologías que cada vez nos ofrecen más oportunidades.

 

Otro tema es, en concreto, ¿qué se puede mejorar? Por supuesto, en mi opinión, es que no se trata de “hacer la lista de la compra” sino de entender que nos encontramos en un momento histórico, de necesidad de cambio global, apoyado en tres pilares: un nuevo currículo, un nuevo sistema de evaluación y una complementación de la enseñanza tradicional con metodologías que sean más acordes con las características del alumnado actual, que son bastante diferentes a las de hace pocas décadas.

 

Esta situación está poniendo el sistema educativo patas arriba. Docentes aprendiendo a marchas forzadas sobre el uso de Google Classroom, padres desbordados en sus trabajos que no pueden ayudar a sus hijos con las tareas de casa, o centros que no disponen de recursos por su situación contextual ¿Podemos sacar algo bueno de esta situación de confinamiento? ¿Podremos seguir, cuando se vuelva a la normalidad, con alguna de las formas / recursos que se están aplicando estos días?

 

Sin duda, estamos ante una situación tan inesperada como extrema. Que no es lo ideal sacar a niños y adolescentes de su día a día es una obviedad. Hay bastantes obstáculos para el proceso educativo, tal y como lo teníamos definido, en esta situación. Pero “ni se acaban los problemas ni tampoco las soluciones” y ya estamos atisbando bastantes cuestiones positivas de cara al futuro: hemos tomado consciencia de que la enseñanza debe apoyarse, sea presencial o no, en un alto dominio de las TICs; hemos percibido que la tiza y el sistema explicación-examen debe ser complementado; tenemos que exigirnos una actualización continua en el dominio de metodologías y recursos; el alumnado se adapta mejor que nadie a los cambios y que en cualquier contexto se puede generar aprendizaje. En definitiva, “viajar” te abre horizontes, y esto no deja de ser un viaje a nuevas tierras donde es imprescindible adaptarnos. ¿Entenderemos que la evolución educativa es un paso ineludible? Respecto a la normalidad, vamos a ver como se define. En otoño, no tengo muchas esperanzas que vuelva tal y como la conocíamos. Ha habido una “perturbación en la fuerza” tan grande que no se puede evaluar el futuro apoyados en el sistema de referencia pasado. Lo que debemos es, en mi opinión, incorporar lo aprendido a nuestra maleta, lo que ha dado resultado. Yo te puedo decir que estoy superorgulloso de mis alumnos. De 112 que tengo, la práctica totalidad siguen las clases a distancia de forma igual o con más rigor que en el aula. Hay el mismo “absentismo” que había físicamente. Y no digo que haya que seguir así, lo que quiero defender es que, las evidencias que estamos obteniendo, nos dicen que no se puede menospreciar la potencia de lo demostrado en “tiempos de guerra” para las épocas de paz, en mi opinión sería un paso atrás. Sin duda el presente nos va a demandar mucha flexibilidad y movimientos rápidos, a más habilidades incorporadas con más fiabilidad responderemos.

 

El 19 de abril de 2018 la SER rotulaba una de sus noticias de la siguiente forma: ‘’El profesor que planta matemáticas’’ Ese profesor eres tú, ¿Siguen adelante tus proyectos pese al contexto en el que nos encontramos?

 

Hay que diferenciar entre el producto final y la filosofía docente. Dependiendo del nivel y las características de los grupos siempre intento adaptar mi enfoque a la realidad del aula. Ni es posible lo del huerto ahora, y si lo fuera, no tengo claro si lo ejecutaría con los cursos que tengo. Sin embargo, hay otros senderos que te dejan oportunidades valiosísimas. En nuestro centro, IES los Albares, tenemos el Bachillerato de Investigación que nos ofrece un hábitat de trabajo extraordinario para aplicar el aprendizaje por indagación, la investigación como vía de aprendizaje, el dominio, que no solo la acción, de la búsqueda y creación de contenidos autorregulados. Y no solo de los alumnos del bachillerato sino de los futuribles, que ya entran dentro de este contexto muy pronto, algunos en 1º de la ESO si escogen el programa de ABP. Los proyectos educativos, tal y como los entiendo, no se deben perpetuar o morirán de monotonía, y si hay algo que no debe faltar, tal y como entiendo yo la labor docente, es la adrenalina, me encanta cambiar de ola, necesito cambiar de ola.

 

Recientemente has sido seleccionado junto a tus alumnos del IES Los Albares para la fase final de 'Be Critical' y el 'Big Data' de La Caixa; pero en tus espaldas también recae él, prestigioso, Premios Francisco Giner de los Ríos a la Mejora de la Calidad Educativa. Cuéntanos un poco sobre estos proyectos y el reconocimiento citado anteriormente.

 

De casi 1500 proyectos de toda España tres equipos nuestros fueron seleccionados por sus trabajos en estos retos nacionales. Be Critical, buscaba desmentir bulos a través de la investigación. Big data proponer soluciones medioambientales utilizando análisis de grandes volúmenes de datos. Las alumnas de 2º de Bachillerato de Investigación Ángela Marín, Irene García, Marina Gómez y Valeria Martínez fueron finalistas en Be Critical con un trabajo sobre bulos con la inmigración. Alba Rubio, Cristina Ramón y Elena Marín fueron doblemente finalistas, desmontando Fake News sobre el Coronavirus, por un lado, y con el análisis de la Huella ecológica educativa, este último en el reto Big Data. Es un orgullo para nuestro centro tener tanto talento y capacidad de trabajo, porque de 50 finalistas nacionales, 3 son de Los Albares, además de ser los únicos de la región. No hay que olvidar que estas alumnas fueron integrantes del equipo “La Puerta” que el año pasado consiguieron el 3er Premio nacional del concurso “El País de los Estudiantes” con más de 1000 equipos participantes. Respecto al Giner de los Ríos, una experiencia inolvidable. Que se te valore con el premio más importante en España por un atrevimiento tal como dar matemáticas en un huerto es algo que me dio mucha tranquilidad. En el proceso dudé mucho, no sabía exactamente si era una extravagancia o realmente daría frutos. Afortunadamente los resultados cualitativos y académicos fueron excelentes y eso, creo, que dotó de entidad a lo que fue inicialmente un intento a ciegas. Obtener el premio me dio esa seguridad que aparece cuando gente de gran nivel te dice “lo estás haciendo bien”, que ya digo, que no me lo dije en muchos momentos de los 3 años de Plantando Números, ni lo oía mucho en las cercanías.

 

En Telecinco en una entrevista dijiste:"Cuando uno no tiene miedo a equivocarse, el aprendizaje viene solo" ¿Crees que hay demasiado miedo al error tanto en docentes como en alumnos?

 

Sobre todo, en docentes. Es curioso, pero dudamos mucho y muchos. Hay una parte de la responsabilidad profesional que paraliza en cierto modo. No arriesgamos por miedo a fallar y por tanto las nuevas vías aparecen con demasiada lentitud. Los largos currículos a cumplir, la cantidad de trabajo adicional que hay más allá del aula y la diversidad del alumnado nos lleva muchas veces a “asegurar el empate” y no salir a ganar. Siento que, o se nos libera para dotar al proceso de un mínimo de espontaneidad, necesaria para entrenar en la incertidumbre que la vida deparará a nuestros alumnos, o ciertos miedos seguirán presentes y taponando parte del flujo del aprendizaje. Y los alumnos, por supuesto que están sujetos al temor al error, porque resta. Y no sólo académicamente, sino en términos de autoestima, en el marco del alumnado que quiere llegar lejos en el camino formativo. Yo siempre les digo que equivocarse es el camino, el error lleva al aprendizaje, desactivar el fallo rompe la cadena.

 

Hace unos días, la Ministra de Educación anunciaba que el curso académico se suspendía hasta septiembre, ¿está de acuerdo con el “aprobado general” sugerido por Celáa?

 

En absoluto, es una simplificación tan injusta que me da rabia. En todos los niveles preuniversitarios tenemos instrumentos de evaluación suficientes para salvar las limitaciones de esta situación excepcional. Solo por observación diaria tenemos más que de sobra para decidir sobre quien ha alcanzado los niveles mínimos. Y por supuesto tenemos muchos más recursos para no caer en “buffet libre”. ¿Cómo diferenciamos al excelente? ¿Cómo valoramos al que se esfuerza para dar el máximo? Estaríamos cayendo en la aniquilación de la motivación por la superación personal.

 

Durante el confinamiento, los profesores están utilizando medios telemáticos para trabajar con sus alumnos, ¿se le han dado casos de estudiantes que no disponían de los medios suficientes para estas conexiones?

 

Problemas puntuales, como todos tenemos. Es cierto que habrá familias con estos inconvenientes. En mi caso no los he sufrido. Pero lanzo una reflexión doble: Hasta hace poco los móviles era la “pandemia” en la educación, había que eliminarlos porque todos los alumnos estaban todo el día con ellos. Ahora, oigo que la brecha digital es tan grande que hace insostenible este sistema. ¿No hay algo raro en todo este discurso? Por otro lado, tenemos un sistema de compensación social educativo bastante potente. Es el momento de la nueva alfabetización, de las ayudas en pro de una disminución de las disfunciones en este campo. No hay que perder de vista que el contexto digital inunda nuestro día a día y el sistema educativo debe ser líder y responsable de formar a adultos que no estén indefensos ante un portal On line de un banco, administración o de una tienda virtual.

 

¿Estamos preparados en nuestro país para impartir las clases de forma on line?

 

Es una difícil respuesta, porque es un sí y un no. Estamos demostrando que en pocos días lo hemos logrado, pero ni es sostenible ni puede resultar “tan caro” en distintos ámbitos. Para ello, y de cara al futuro, bien sea en un contexto presencial, semipresencial u On line, el cambio de paradigma llama a la puerta, pidiendo olvidar el pasado exclusivo escrito en tiza. Y quiero dejar claro que no soy dogmático respecto a esto, no abogo por un cambio radical sino una complementación. Defiendo la integración metodológica, a más opciones más eficacia. En niveles inferiores es algo casi irreal e insensato en pensar en la exclusividad de lo virtual, pero cuando se va subiendo es necesario conjugar ambos espacios, con o sin pandemia. El Covid-19 solo ha destapado lo que estaba latente. Tenemos la necesidad de estar preparados para un mundo virtual que crece día a día.

 

Cada vez que conocemos las conclusiones del Informe Pisa España no sale muy bien parada, ¿influye en dichos resultados no tener una ley de educación consensuada y duradera?

 

Creo que lo de Pisa no es nada significativo. Una anécdota, el curso anterior participé en la comisión de elaboración de las pruebas de diagnóstico de la región. Se optó por acercar la prueba a lo que realmente pasa en el aula. Los resultados mejoraron un 14 %. Pisa tiene un formato alejado de las enseñanzas que trabajamos. El alumno español se encuentra en las pruebas Pisa, en general, con retos distintos a los que preparamos en el día a día, basados en lo que pide el currículum. O cumplimos la ley o miramos a Pisa, ambos horizontes están en latitudes opuestas. En otros países si se centran en estos tipos de ejercicios. No creo que sea la referencia. Independientemente de Pisa, una ley estable, consensuada y valorando la opinión de los docentes es necesaria, pero en un alarde de pesimismo no tengo ninguna fe en que esto ocurra visto el panorama político actual. Ya hay otra ley en marcha. Es muy interesante, inquietante y dramático el fenómeno a nivel sociológico. ¿No es más fácil dialogar 5 años, despreciando lo urgente y centrándonos en lo importante para garantizar unos cimientos estables y duraderos? Parece que fácil no es, mientras lo difícil quedará para los docentes, pero es a lo que estamos acostumbrados, a tapar huecos, aunque desde el escaparate se vea otra realidad.

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.