Logo
Twiter Facebook Meneame
Martes, 24 de Setiembre del 2019
Sábado, 23 Noviembre 2013

Aurelio Guirao

Valora este artículo
(7 votos)
Aurelio Guirao Aurelio Guirao

CLR/Giovanni R. Tortosa.

Nacido el 7 de marzo, de 1940, en Cieza (Murcia). Muere en 1996. Al igual que Antonio Machado, fue profesor de francés y excelso poeta.

Aurelio nació y creció en el seno de una acomodada familia de industriales conserveros. Desde su niñez, ya mostraba un claro interés por el arte. El dibujo sería su primera disciplina; y el lugar: la academia local de arte, dirigida por el maestro Juan Solano. Contaba, el propio maestro, de la asombrosa destreza del pequeño Aurelio, en la captación de apuntes, en especial de animales vivos, como gatos y algún que otro perro.

 

Después, con el transcurrir de los años, pintaría interesantes óleos bajo la mirada del maestro de Blanca, residente en Madrid, Molina-Núñez. Su interés por dedicarse a la pintura iba creciendo; pero la familia no pensaba lo mismo y le instó a que estudiase alguna carrera. Por lo cuál, acabó ejerciendo como profesor de francés.

 

Tuve la dicha de compartir su amistad durante muchos años, agradeciéndole su colaboración en presentaciones de catálogos, exposiciones, así como la conferencia inolvidable que ofreció sobre mi obra pictórica, en el colegio mayor "Antonio de Nebrija", en Madrid. De Aurelio, era fascinante escuchar sus alocuciónes sobre cualquier temática; ya que su capacidad descriptiva era singular. Su oratoria adquiría formas literarias; envolvía de magia estética, -como si fuese una cámara en manos de Luchino Visconti. Y es que realmente, Aurelio era un personaje "viscontiniano"; exquisito, refinado, elegante, hasta diría que "afrancesado". Alguien, con clara nostalgia del pasado, amante de la historia, esteta convulso. Andrea Mantegna y algunos pintores del barroco italiano, como Anibal Carracci, estaban entre sus favoritos. -"Si algún día dispongo de cierto dinero, lo gastaría en comprar alguna pintura barroca italiana"- decía.....

 

De su extenso anecdotario contaré el momento cuando se disponía, ante un tribunal para opositar, disertar sobre el tema propuesto. Aurelio subió al estrado, cogió una tiza y se dispuso a dibujar sobre la pizarra una compleja composición de figuras, mientras, y a la vez disertaba sobre la materia del examen. Dando la espalda al tribunal, ejecutó un hermoso dibujo que llenó de perplejidad a los profesores, levantando auténtica admiración entre estos.... A pesar de su inmenso talento, Aurelio se significaba por una discreción absoluta; apenas daba importancia a sus obras, y si escuchaba alguna crítica le era indiferente. Sólo le vi contrariado una vez. La Junta de Hermandades de Cieza, le había encargado unos artículos para ser publicados en su revista anual. Aurelio cumplió el encargo y los entregó a la Junta. La decepción le llegó cuando supo, que sus artículos habían sido censurados y por descontado, jamás fueron publicados.

 

Era manifiestamente un hombre contemporáneo, aunque con alma de poeta del diecinueve. Le molestaba la apatía e indiferencia de los alumnos, el ruido callejero y no tan callejero, era otra constante en su cotidianidad, los prejuicios de la vida provinciana..... Posiblemente, su alma atormentada haría aflorar el grandioso poeta que vagaba en su interior. Aurelio, que pudo ser el mejor pintor de su generación, encontró en la poesía, la expresión más inherente a su propio universo; y también a través de ella fue diseminando estelas, de lo que sería el postrer presagio de una muerte joven; -apenas rebasados los cincuenta, de un joven poeta-, que destiló la naturalidad, la fuerza y la belleza en sus poemas; la vida, su vida, quizás apenas vivida.......

PromoCLR

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.