Logo
Twiter Facebook Meneame
Sabado, 26 de Setiembre del 2020
Sábado, 08 Febrero 2020

Cieza, hoy. Nazarenos del Recuerdo

Valora este artículo
(2 votos)
Jose María Cámara Jose María Cámara

CLR/José María Cámara.

-Papa, papa.

-Dime hijo.

-¡Ya viene, ya viene!

-Si hijo mira el Tercio con el Manta y su estandarte.

-Que serio que va, ¿no papa?

-Claro hijo.¡ Ah! Mira, ahí esta Pepe Paco con su cámara haciéndole fotos a su Magdalena.

-Si, míralo, tan pequeño y no para quieto. Fíjate, también veo a los Dormis, y a un joven de andero que me suena de la Plaza de los Carros.

-Si, es Pascual, el hijo del Mancebo.

-Si si, que gran familia los Contreras, ¡anda que no estará contento el Maestro Carrillo de que esas familias carguen con sus obras! Luego le preguntamos, supongo que estará en su taller haciendo alguna obra.

-¡Hola!

-Papa, papa, ¿quién es esta chica que nos saluda con esa sonrisa de diamantes?

- Hijo, es Victoria, San Pedro le abrió la puerta hace una semana, creo que es de San Juan.

-¡Que suerte tenemos aquí arriba de que el presidente siempre se traiga a los mejores!

-Ni que lo digas Juanjo. Todo será gracias a ti.

 

Hace cosa de dos semanas decía en los micrófonos de HORA COFRADE que la Semana Santa es mucho más que imaginería, música y túnicas. La Semana Santa es un torrente de emociones que no solo dura una semana, sino que vivimos constantemente en ella y constantemente ese torrente de emociones desborda nuestro interior.

 

Está implícito en las cofradías ciezanas el sentimiento de pertenencia, pero también de familia. Somos una familia que nos alegramos a una, pero que lloramos todos bajo un mismo escudo cuando el último toque de campana llega a la vida de uno de los nuestros. Cada vez que termina una Semana Santa siempre esperamos la llegada de una nueva. Una nueva Pasión en Cieza donde los crespones negros no anuncien que uno de los nuestros ha sido llamado por el Cristo del Consuelo, el verdadero, el que desde arriba marca los últimos compases de nuestros hermanos; esos que, de manera inevitable, nos dejan rota el alma; nos dejan sin explicaciones y sin encontrar las palabras exactas para comprender como ese Dios que adoramos y cargamos sobre nuestros hombros es capaz de hacernos tanto daño a edades que no entienden, ni de comprensión, ni de razón. Edades en las que San Pedro no debería dejar a nadie cruzar el dintel de la Gloria, y menos a personas que han lucido orgullosas en el pecho la frase que tenemos inscrita en nuestro cuerpo desde que nacemos y, quizás antes de nacer, ya que en algunos casos nos inscriben como hermanos de una u otra cofradía antes de ver la luz del primer amanecer.

 

Cada huella del recorrido, cada lágrima que cae de las velas, cada compás de un partitura, cada redoble en silencio, cada lágrima contenida, cada pensamiento y cada mirada nunca volverán a ser iguales que la primera vez que las escuchamos, las vimos o las sentimos. Nunca nada es igual cuando en Cieza tiene lugar la Primavera del Mundo. Nada es igual en el recorrido procesional cuando un hermano nos deja, cuando una túnica se queda colgada para la eternidad y una madre, un hermano o una abuela no va al encuentro del familiar que, henchido en si, dejaron en la procesión cuando apenas sabia caminar. Nada es igual, por que el verdadero valor de la Pasión en Cieza esta en sus personas. Sus niños, sus mayores, sus ancianos, sus espectadores, sus anderos, sus músicos, sus directivos, sus floristas y los que un día nos dejaron ahogados en la pena de verlos en sus propios tronos ser llevados a la cancela del verdadero Dios.

 

Se nos fue hace unos años la inquietud y el arte dormido de Pepe Paco; una mañana de Viernes Santo el Manta quiso morir luciendo en su pecho el Águila; un águila que Ana María habrá estudiado en infinidad de ocasiones. Infinidad de ocasiones son las que Francisco y Pascual lloraron cuando la madera les marcaba su piel y el redoble del tambor se hacia más pesado que nunca. Como nunca queremos reconocer que cuando Cristo abre las puertas de los Infiernos, quizás, este bajando a buscar a su próximo cofrade de la celestial Semana Santa de Cieza, esa en la que desde hace unas semanas se alza con más intensidad que nunca el estandarte de San Juan, pero no de orfebrería, sino de la mirada y la sonrisa pura del blanco de San Juan y el nombre de VICTORIA.

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.