Logo
Twiter Facebook Meneame
Miércoles, 15 de Julio del 2020
Sábado, 21 Marzo 2020

Cieza, hoy. Todo pasará

Valora este artículo
(1 Voto)
José María Cámara José María Cámara

CLR/José María Cámara.

Como a ustedes a mí también me pasa estos días que ando un poco más espeso de lo normal. Llevaba dándole vueltas a la cabeza sobre que debía escribir esta quincena; la primera idea que me surgió fue ‘’La Cuaresma rota’’, pero esta semana, entre tanto enclaustramiento y tantas horas de pensar y no saber qué hacer, caí en la cuenta de que hoy lo importante no es la cuaresma, no son las imágenes, ni las marchas procesionales ni las túnicas. Lo importante eres tú, son ellos, son todos los que estamos sufriendo, de una manera u otra esta pandemia.

La Cuaresma rota desapareció para dar entrada a todas esas personas que son héroes en estos momentos, a los ya conocidos héroes de la sanidad española, cuerpos de seguridad y demás entes públicos que se han remangado para ayudar a superar esta situación debemos añadirles los anónimos. ¿Quiénes son los anónimos?

 

Los anónimos son muchos, es una obviedad, y una locura por mi parte ponerme a nombrarlos uno a uno, porque ni yo los conozco, ni todos son visibles, pero esos héroes no reciben aplausos cada noche, al contrario, los dan. Los héroes anónimos de esta pandemia son las madres que se dan de bruces contra la pared intentando entretener a sus hijos durante los largos días de confinamiento, pero son a la vez esas hijas que se juegan su propia vida para que a sus madres no les falte de nada durante este largo paréntesis de la vida loca que llevamos. Esas madres de las madres son nuestras abuelas, nuestros abuelos, ellos también son verdaderos héroes de esta pandemia. Son héroes por el simple hecho de estar, son héroes por el simple hecho de resistir en la soledad de sus casas y en el silencio de su edad.

 

Abuelas, madres y por supuesto trabajadores del sector primario, ¡ojo! Trabajadores, que no lugartenientes, esos no merecen ni una palabra de mí. Los trabajadores del sector primario hoy son el sostén de una sociedad que ve como su modelo social se desmorona a pedazos. Los trabajadores del campo, las empresas, los trabajadores de Mercadona, Día, Lidl y grandes empresas, pero también los dueños de las tiendas alimenticias de barrio son también los verdaderos héroes. Son los héroes que cada mañana levantan su persiana para jugarse la vida por ti, por mí, por nosotros.

 

Por último, y si me olvido de otros perdonen mi desconocimiento, también son HÉROES los periodistas que acuden a las puertas de los hospitales, a las calles vacías, a los barrios más desfavorecidos, a las salas de prensa de entidades gubernamentales y a las zonas cero de la pandemia. Ellos son su micrófono, sus cámaras, sus grabadoras y sus libretas son hoy la fuente más fiable que tenemos para conocer la realidad del desplome de nuestra sociedad, y no, no es whassap. Ellos merecen, ahora y siempre, nuestro reconocimiento por el gran trabajo de información y transmisión de realidades que realizan día tras día, pese a que hoy nada, ni nadie, está a salvo del demonio chino – me ahorro la palabra por aborrecía- .

 

Todos los que he nombrado antes son los héroes anónimos de esta pandemia. A ellos nadie les aplaudirá cada noche, pero siempre tendrán el reconocimiento de este que les escribe.

 

Por último, queridos ciezanos, a lo largo de esta semana he repetido muchas veces en mi cabeza una pregunta ¿cambiara esta pandemia la forma de vivir que tenemos? ¿Seremos conscientes de lo frágiles que somos? Espero que si, por que de otra manera se demostrará que no hemos aprendido nada de la situación que estamos viviendo. No habrán servido de nada las muertes que está causando el demonio chino, no servirá de nada las horas y horas que los profesionales sanitarios habrán echado para acabar, o reducir, el impacto de la Peste del S. XXI. Lo comparo por la Peste por el nivel de fallecidos.

 

Piensa si cuando acabe esta crisis humanitaria tu vida cambiará en algo. Piensa que será lo primero que hagas cuando todo acabe, porque esto acabará, esto pasará y pronto volveremos a caminar, como si nada, por la Atalaya, volveremos a ver los más bonitos atardeceres desde el Muro y volveremos a darle gracias al Cristo del Consuelo porque todo habrá acabado. Por que acabará.

 

Cuídense mucho, por favor.

 

Les espero dentro de quince días, mientras sigo observando la vida desde mi habitación.

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.