Logo
Twiter Facebook Meneame
Domingo, 17 de Diciembre del 2017
Sábado, 24 Junio 2017

Cristiano Ronaldo, presidente. Messi, ministro de Hacienda

Valora este artículo
(2 votos)
Tino Mulas Tino Mulas

CLR/Tino Mulas.

Vivimos en un país que, a veces, es de traca. Pero de las que hacen mucho ruido.

Hace unos días nos enteramos de que el jugador del Real Madrid Cristiano Ronaldo estaba siendo investigado por defraudar a la Hacienda Pública una cantidad de 14,7 millones de euros. Una cantidad que ni yo ni nadie de quien esto lee veremos en nuestra vida, aunque trabajemos diez horas diarias, incluidos domingos y festivos. Que ni siquiera gentes cuya profesión es ayudar a los demás y salvar vidas percibirán jamás.

 

Pero no está solo Cristiano Ronaldo en esto de defraudar a Hacienda. Se está investigando también a Jose Mourinho, antiguo entrenador del club blanco, por defraudar dos millones de euros. Y el exjugador merengue Di María ha pactado con Hacienda el pago de dos millones de euros y una pena de un año de cárcel por el mismo motivo.

 

No se equivoque el lector. No soy antimadridista. Más bien soy del Real Madrid, aunque no me apasione el fútbol. Pero, como se dice en Cataluña, “la pela es la pela”. Y como cuando de defraudar se trata los colores deportivos importan un pepino, aquí tenemos a los cracs del Barcelona, Neymar y Messi, uniéndose en esto de defraudar a sus en teoría archirrivales del Madrid. Y es que el dinero une mucho. O mejor dicho: no pagar lo que se debe y evadir capitales a paraísos fiscales crea fuertes lazos entre las personas.

 

Estamos hablando de deportistas de élite. De esos que ganan cantidades desorbitadas de dinero, de los que se convierten en ídolos de muchísimos niños y adolescentes, pasando a ser modelos a seguir. Lo malo es que son modelos, sí, pero de comportamientos no ya poco éticos, sino miserables.

 

Estos señores pagan muy pocos impuestos de sus sueldos millonarios. Aprovechando una ley que en principio pretendía apoyar la llegada de científicos e investigadores a España ofreciéndoles fuertes rebajas fiscales, los clubes de fútbol y los abogados y representantes de los jugadores declararon que éstos eran también “cerebros” o figuras destacadas en lo suyo y que podrían aprovecharse de la ley. Y así lo hicieron. Hasta el punto que los jugadores extranjeros pagaban poco más de un 24% de sus nóminas en concepto de IRPF durante sus cinco primeros años en España. Y digo pagaban, aunque en realidad no era así, ya que los clubes se hacían cargo generosamente de dicho pago.

 

Para hacernos una idea: un trabajador español que gane entre 35200 y 60000 euros al año cotiza en la actualidad al 37%. ¿Muy justo, no? Pero es que además los futbolistas, en especial los extranjeros, complementas sus altísimos salarios de siete (y ocho) cifras con ingresos por publicidad que pueden hacer palidecer sus sueldos de futbolistas. Y precisamente son los que más ganan los que luego defraudan al fisco.

 

Y como el dinero no es infinito, y menos aún el que maneja la Hacienda Pública, lo que no paguen estos señores lo tenemos que pagar los demás. Aunque los demás nos diéramos con un canto en los dientes si ganásemos cien veces menos que ellos. Pero no es esto lo más grave.

 

Lo más grave, lo peor, es que sus clubes y muchos aficionados salgan en defensa cerrada de esos ídolos que, aunque hayan demostrado una bajeza moral y una insolidaridad despreciables, siguen siendo adorados y reverenciados como si de dioses se tratase. Lo indignante es que se inicien campañas de recogida de firmas para pedir al gobierno que no se castigue al defraudador, a esa persona que, siendo privilegiada como pocas en el mundo, no piensa sino en acaparar más y más y en incumplir sus obligaciones. Cuando no se achaca la imputación por Hacienda de un jugador a persecuciones políticas o mediáticas.

 

Y yo me pregunto: si un currito de los de 800€ al mes se olvida de pagar 30€ a Hacienda y ésta le requiere el pago inmediato más una multa, ¿se inician campañas de apoyo y de petición de indulto? ¿Se habla de la persecución de los menos pudientes como estrategia política contra determinadas ideologías? ¿Le importa en realidad a alguien que esos 30€ sean todo lo que le queda a la familia del currito para llegar a fin de mes?

 

Y sobre todo, ¿no se dan cuenta esas personas que inician las campañas que el fraude a Hacienda de sus ídolos les quieta a ellos, con casi toda seguridad gente normal y corriente, dinero de sus propios bolsillos? ¿Qué si no se recauda lo suficiente se suben los impuestos, y casi siempre los que se aplican a las clases más humildes? En resumen, ¿no se dan cuenta de que les están robando, tratándoles de tontos, y encima piden el perdón para sus ladrones?

 

No sé si cosas así pasarán en otros países, pero es que el nuestro, visto lo visto e insisto, es de traca. Al final seguro que habrá una iniciativa popular para nombrar a Cristiano Ronaldo presidente del gobierno. Y a Messi, ministro de Hacienda. Y a lo mejor hasta nos lo merecemos.

PromoCLR

Deseo recibir noticias en mi correo electrónico:


AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.