Logo
Twiter Facebook Meneame
Jueves, 19 de Setiembre del 2019
Domingo, 04 Mayo 2014

Crónica de la Semana Santa 2014 Parte II

Valora este artículo
(1 Voto)

CLR/José María Cámara Salmerón.

Con brisas de juventud se levantó la tarde del miércoles santo cuando a media tarde salía desde su cochera el Ángel Triunfante portando el cáliz de la juventud, por que sin miedo al error podríamos asegurar que son numerosas las generaciones de Dormis que han nacido bajos las andas de esta imagen y como los hermanos Dormis más recientemente los hermanos de la Samaritana y el Beso de Judas han plantado su árbol de pasión a la vera de las tallas de la Samaritana y El Beso de Judas , imágenes con las que el cortejo cerraba su composición.

Un ‘’pasacalles’’ que cada año convoca a menos niños y que este año ha visto como un paso menos ha formado parte del cortejo procesional, quizás es hora de replantearse la puesta en valor de traslados como La Magdalena y San Juan y dejar única y exclusivamente la tarde para aquellos traslados que guardan la esencia de la popular ‘’Traída de los Santos’’ que antaño se hacían en nuestra villa desde la Ermita del Cristo del Consuelo. Y en la Ermita del Cristo del Consuelo vivía San Juan y San Rafael , uno en la memoria sobrevive al paso del tiempo y el otro su residencia cambió y en semana santa suele ir por las calles anunciándonos que Jesús ya llega y María camina junto a él, pero es en la tarde de Miércoles Santo cuando el Santo se alegra al ver como numerosas personas dirigen sus pasos hasta la Hontana para buscar su mano que les indica el camino de la pasión, pasión que bajo un himno comenzó a brotar de los hermanos ‘’blancos’’ como en antaño y es que volvieron a entonarse las letras de aquel pasodoble que decía:’’ San Juan San Juan se va a caer …’’ el resto ya lo sabes apreciado lector, bajo esos versos de Juan Pérez Templado se dirigió el apóstol hacia la Basílica de la Asunción , donde sería depositado bajo las naves de la capilla lateral.

 

Destacar el perfecto arreglo floral del trono, joya que junto con tronos como el de María Salomé , Santa Verónica y Nuestro Padre Jesús Nazareno configuran el estilo de los ‘’ tronos de salón’’ tan propio y ciezano como la Atalaya. Mientras se perdía a lo lejos la imagen de San Juan por la Calle San Sebastián en otra zona de la ciudad, no mucho más lejos de esa arteria procesional que es San Sebastián, cogían sitio para ver a María Magdalena, un niño, una mujer y un nazareno, uno con caramelos en la mano y la mujer -ya más mayor- con sillita de madera buscaba su lado , mientras un lema revoloteaba por sus cabezas ‘’A CIEZA POR SU SEMANA SANTA’’ y ahí fue a donde sus pasos dirigió en alegre caminar Santa María Magdalena, a la Calle Mesones lugar por el cual desembocaría su cortejo en la Esquina del Convento.Tras llegar al epicentro del recorrido procesional la Santa siguió el camino que el apóstol le marco unos minutos antes con su mano de pasión, en dicho traslado pudimos ver que Cieza y sus gentes entiende de arte, pues no hay momento mejor para ver el arte que Antonio Jesús Yuste Navarro y Javier Bernal Morote derrocharon a la hora de realizar el conjunto del paso procesional de Santa María Magdalena para el tercio infantil de la cofradía. No hace falta entender de dorados, policromías etc... solo hace falta detenerse un momento ante ambas tallas para comprobar que Santa María Magdalena una hermanita como ella tiene en su propia casa.

 

Quiso Jesús en 1970 que los ciezanos fuéramos Samaritanos y que la Atalaya fuera el pino en el que descansar.…. ‘’ Estaba allí el pozo de Jacob. Entonces Jesús, cansado del camino, estaba sentado junto al pozo. Era como la hora sexta. Vino una mujer de Samaria para sacar agua, y Jesús le dijo: —Dame de beber. ’’ Jn 4, 1-45.

 

Con el pasaje evangélico que pueden leer en la parte superior se inicio un año más la procesión de las procesiones, la de Miércoles Santo, la Procesión General, que desde el siglo diecinueve impregna la noche de Miércoles Santo de arte, cofradías, sentimientos y pasión las calles de Cieza, esa noche trece cofradías pusieron en la calle sus mejores galas, sacaron a relucir sus tronos, sus imágenes, sus estandartes, sus marchas y lo que es más importantes su tercio de nazarenos, haciendo que la procesión fuera como un río de colores como el amarillo, lila, verde, marrón, negro, lila, blanco, verde, azul marino, verde y rojo, y no, no me equivoco no fue noche de tres colores solo , fue la noche en la que las cofradías ciezanas hicieron catequesis pública del sufrimiento que Dios vivió por nosotros, con el paso de las imágenes pudimos sentir el dolor de Pedro al negar a Jesús, el Dolor de María al cumplirse las palabra de Lucas : "Y a ti, Madre, una espada de dolor te atravesará el corazón..." o la profunda mirada de Jesús en su presentación al pueblo o Ecce Homo.

 

Los ciezanos en esa noche se doctoran en sacar imágenes a la calle y mostrar la pasión de Jesús, digno de mención fueron los cortejos de nazarenos que formaron las filas de las cofradías, mostrando seriedad, penitencia y sobre todo semana santa ciezana. Digno de mención fueron los arreglos florales de muchos tronos, los cuales dejaron entrever que por fin las hermandades comprenden y entienden que no por tener más flor un trono es más bonito, sino que en lo simple de la talle esta la grandiosidad de la obra. La procesión de Miércoles Santo acabó cuando de nuevo un reloj se hizo protagonista de un momento, el reloj de la Basílica de la Asunción marcando las dos de la madrugada y marcándole a María Dolorosa el lugar de su descanso hasta la luminosa mañana del Viernes Santo Ciezano, mañana en la que El Dulce Nazareno volvería a caminar por las calles de Cieza camino del Gólgota. Mientras que en el monte conocido como la Calavera se preparaban unas cruces, a María se le pasaban los segundos teniendo la Esperanza de que el destino cambiara la sentencia de su hijo... Al no encontrar consuelo en su soledad, los Hijos de María decidieron acompañarla en tan duro trance haciéndola de nuevo caminar bajo un cielo de estrellas y un camino de flores.

 

Así fue como de nuevo la Real Hermandad de Nuestra Señora de Gracia y Esperanza quiso sumarse al dolor de María. La mariana hermandad otro año más formó un cortejo digno de admiración y loa , pues pocos son los desfiles en los que se guarda tanto respeto y silencio, un cortejo que de nuevo hizo brillar el personaje de la manola o el manolo, personas que enlutadas ofrecieron a María millones de promesas y peticiones así como su consuelo y su compañía en el duro trance de la pasión de su hijo Jesús. Tras las filas de manolas y manolos la imagen de ‘’Nuestra Madre de Gracia y Esperanza’’ se hacía presente en las calles de Cieza, iluminada por la esperanza de mil y un corazones que con sus ofrendas quisieron estar presentes en el cielo en el que se convierte el palio de la Virgen, el cortejo transcurrió entre Saetas y petaladas, elementos ambos que en los últimos años están proliferando a lo largo del cortejo, así mismo destacar la adaptación de la letra de la marcha procesional Caridad del Guadalquivir que la Coral Polifónica del Centro Social de Personas Mayores de Cieza interpretó al paso de la imagen por la Esquina del Convento, momento que sin lugar a dudas emocionó a propios y extraños por la belleza y la calidad de la interpretativa. Fue entre sombras y luces de pasión como de nuevo Nuestra Señora de Gracia y Esperanza durmió al pueblo de Cieza bajo su Manto de Esperanza.

 

El reloj marcó la media noche del Jueves Santo, dentro en las naves basilicales unas palabras rompieron el silencio de la noche: Elí, Elí, ¿lama sabactani? al segundo se hizo la oscuridad en la calle, el silencio y la Agonía impregnaron el cortejo, y las estrellas y la luna de Nissan fueron la única luz en la oscuridad, Jesús quiso venir a morir en nuestras calles, quiso que fueran los hermanos de la Agonía los que le acompañaran en sus últimos segundos de vida , fue como tantas y tantas veces nos hemos imaginado la procesión cuando a su capilla hemos ido a implorarle, una procesión sublime, emotiva y desgarradora como las voces que los violines desprendían en Adagios y sinfonías como la Muerte de Ases, Cristo de la Agonía y un largo etcétera, el cortejo compuesto por un centenar de nazarenos llevó a Jesús al encuentro de las hermanas del Monasterio de Santa Clara dejando uno de los momentos más bonitos y emotivos de la Semana Santa Ciezana. Tras dejar atrás la ventanita de la Fe los hermanos de la Agonía siguieron FIRMES EN LA FE llevando a su señor hasta su trono en el que se convierte durante un año su capilla de la Basílica de la Asunción.

 

Con el último tic tac del reloj y con el cortejo ya recogido acababa Jesús de morir en Cieza… Jesús, cargando sobre sí la cruz, salió de la ciudad para dirigirse al lugar llamado «del Cráneo», en hebreo «Gólgota». Pasión de nuestro Señor Jesucristo según san Juan (18, 1 - 19, 42).

 

Como en un retroceso en el tiempo comenzaba a las diez de la mañana la Procesión del Penitente, cuando Pilatos se lavó las manos ante el derramamiento de sangre inocente que iba a tener lugar por las calles de Cieza. Desde la Calle Cánovas del Castillo el cortejo se dirigió al monte conocido como el Gólgota, pero fue un cortejo distinto al de los días de Jesús, en nuestro cortejo pasionario habían un total de doce hermandades y once conjuntos escultóricos , en nuestro cortejo el pueblo que acompaño a Jesús hasta su cruz fueron los cientos de nazarenos que en esa mañana luminosa formaron parte del cortejo, una mañana que sin lugar a dudas dejó momentos muy reseñables tales como ver en el paseo una sublime línea escultórica formada por las tallas de Jesús de la Sed, Santísimo Cristo de la Expiración y la Lanzada. Una mañana donde de nuevo los habitantes de Cieza volvieron a mostrar que por encima de todo y ante todo esa semana por sus venas corre sangre cofrade, sangre de pasión . Justo es reconocer que con su presencia hacen de la Semana Santa de Cieza inigualable y popular, quizás en algunos momentos deberíamos plantarnos que sin público las procesiones pierden su sentido base, el fin catequético. Punto y aparte la petalada que recibió el Santísimo Cristo de la Expiración en la Calle San Sebastián y que dejo a Cristo coronado por la huerta ciezana. Con un calor excesivo para la fecha en la que nos encontrábamos, Jesús fue crucificado en la Plaza de la Asunción con reminiscencias de El Prendimiento, mientras su madre se dirigió a la Cochera de los Santos buscando el consuelo de sus hermanos de rojo que tras los últimos acordes de A ti Manue fueron a su encuentro para consolarla y custodiarla un año más hasta el próximo mes de octubre cuando le dejaran que salga de nuevo a mostrar su amor infinito por las calles de Cieza….

 

Por las calles de Cieza a media tarde se paseo Dios con cuatro ángeles custodiando su cuerpo, pero no era un paseo triste y melancólico, sino alegre y distinto, Jesús de nuevo se dirigió a su casa para saludar a todos y cada uno de los hermanos Dormis que esa noche serían su custodia y su guarda en la noche en la que en la Calle Cartas Cristo vino a morir. A la Gloria se fue Jesús cuando derramo su Perdón para la humanidad y en la Madruga Dios descendió a los infiernos para redimir al mundo.

 

La noche del Viernes Santo comenzó de manera distinta pues el cortejo de la Cofradía del Cristo del Perdón tuvo la valiente iniciativa de iniciar su cortejo en las naves basilicales de la Asunción, gesto que sin lugar a dudas puede convertirse en punto de partida para que en un futuro todos los cortejos salgan formados a las calles de nuestro pueblo. A las nueve de la noche el cortejo se hizo dueño y señor de las calles de Cieza he hizo que por Cieza transcurriera todo un deleite para los sentidos y las emociones, emociones a flor de piel al paso de Cristo derramando su perdón, María al pie de la Cruz rota por su Amargura o Cristo sin vida portado por sus hermanos Dormis, un cortejo solemne y con tintes de desolación y llanto, por que es con este cortejo cuando el procesionista es consciente de que todo va acabando de que no habrá más noches en las que la cera ilumine la oscuridad y en las que la flor juegue con el frío ambiente, pero antes de derramar lágrimas de pasión por las calles de nuestra localidad los cofrades y el pueblo en general volvieron a ser testigos de la grandiosidad del patrimonio cofrade que las cofradías ciezanas atesoran, imágenes como la Piedad de Capuz, Las Santas Mujeres de Bernal o el alegre San Juan. Procesión solemne y seria en todas sus líneas en gran medida debido a la ausencia de la juventud que ya soñaba con un nuevo Sábado de Gloria. Y entre la juventud de cuatro ángeles custodios Cristo fue depositado en la Calle Cartas, cuando una puerta se cerró acabando con la esperanza de alargar unos minutos, horas o días la Semana Santa, fue con cantos de lira y con el recuerdo de los hermanos que ya no están como los cofrades de la Oración en el Huerto y Santo Sepulcro durmieron a Cristo en sus andas, sueño que tendrá su final cuando de nuevo entre entre palmas y olivos en la Jerusalén ciezana.

 

Mientras, María recibía el duelo de algunas cofradías que tenían el detalle de pasar por la Calle Diego Tortosa y ante la Virgen de Gracia y Esperanza detener su trono o cortejo, recogiendo una estrella que bajaron del cielo para esos momentos finales del trayecto procesional. Ya todo había acabado, nuestra madre en Soledad quedó esperando a que Jesús volviera a sus brazos. De nuevo un año más la semana santa se nos escapaba de las manos con los últimos versos de una oración… Una campana en la oscuridad en oración de Ánimas se convirtió, las lujosas túnicas, las flores y las solemnes marchas procesionales dejaron paso al Medievo más puro, interpretado de forma sobresaliente por la Cofradía de Ánimas, la cual volvió a sumergir las calles de Cieza en el mismísimo infierno, cuatro fueron las veces en las que la Cruz Redentora intentó abrir las Puertas del Infierno al Cristo de Ánimas tras abandonar el cortejo la Plaza del Ayuntamiento la imagen lentamente se dirigió hasta el Muro haciendo de el paso hasta el Infierno, por que en este emblemático lugar tuvo lugar el Descenso de Cristo a los Infiernos, fue por las ancestrales calles del casco antiguo donde libró la batalla entre lo celestial y lo infernal, cerca de las cinco y media de la Madrugada, Jesús pronuncio sus últimas palabras :’’ Despierta, tú que duermes; porque yo no te he creado para que estuvieras preso en la región de los muertos. Levántate de entre los muertos; yo soy la vida de los que han muerto".

 

Dejad que los niños vengan a mi dijo Jesús y las hermandades y cofradías ciezanas supieron que en estas palabras estaba el sentido presente y futuro de nuestra semana santa, en estas palabras reside el Relevo del mañana y la fuerza del presente, fue así como en la tarde del Sábado de Gloria las hermandades sacaron jubilosas sus tercios infantiles, por que en esa tarde los niños jugaron a ser mayores, jugaron a tener sobre sus hombros a Dios en su pasión. Cieza como ninguna otra localidad sabe realzar la juventud sobre cualquier otro elemento en la tarde del Sábado de Gloria, nada eclipsa a los niños en esa tarde, nada ni nadie se atreve a decir algo que no sea niños, juventud, alegría, por que las calles ciezanas se convierten en un paraíso de esplendorosa juventud, esa juventud fue la que puso en la calle un total de trece pasos a escala, fue esa juventud la que consiguió llenar la Esquina del Convento cual mañana de resurrección, pudiendo el propio y el extraño disfrutar de toda la pasión desde la mujer de Samaria hasta María llena de Amor Hermoso. Bravo por la juventud de la semana santa que ha hecho de esta procesión una cita obligada para el pueblo de Cieza, destacar como novedad la incorporación al cortejo de la imagen de la Virgen del Amor Hermoso, imagen que será luz y guía del tercio infantil de la Cofradía del Cristo del Perdón.

 

Fue María Magdalena a buscar a Jesús a la Cochera de los Santos incrédula todavía ante el fatal destino de El Mesías, pero nada encontró… Se levanto la mañana esplendida de luz y de alegría, en las esquinas de la ciudad se escuchaban pasodobles y alboroto, el ciezano ya se disponía para anunciar una buena nueva, pero todavía la incredulidad rondaba la mente de los oriundos, incredulidad que se acabó cuando el Ángel Triunfante les mostró la Cruz en sus manos, por que Jesús había resucitado, había vencido a la muerte en su bajada por el Muro a los Infiernos, había despertado del Sepulcro de la Calle Cartas, era un secreto a voces hasta que se produjo el esperando encuentro en la Esquina del Convento, cuando todos los santos e imágenes hicieron reverencia a Dios, todos hicieron ‘’La Cortesía’’ por que Dios había resucitado al tercer día, la alegría de la resurrección provocó un estallido de júbilo y el vuelo de miles de caramelos, ya nada seria tristeza, luto o solemnidad, todo seria alegría, pasodobles y emoción, rápido fue el cortejo que anunció la resurrección de Cristo al pueblo de Cieza, haciendo que cerca de las dos de la tarde María nos anunciara de nuevo el triste final de la Semana Santa de Cieza 2014, Semana Santa que no hubiera sido posible sin la ardua labor de las dieciocho cofradías ciezanas, lideradas por la centenaria Junta de Hermandades Pasionarias y tampoco hubiera sido posible sin la participación del pueblo verdadero germen de las procesiones ciezanas, para el recuerdo quedara una semana donde el tiempo ha acompañado y donde se ha podido mostrar la pasión según Cieza.

 

‘’ Durante el año nazareno o andero no olvides ni un solo día cuando despiertes, que por tu cuerpo corre sangre cofrade que eres parte vital de la Semana Santa de Cieza y que de tu corazón parten mil y un recuerdos esperando volver a ser vividos’’ A CIEZA POR SU SEMANA SANTA

 

José María Cámara Salmerón

PromoCLR

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.