Logo
Twiter Facebook Meneame
Sabado, 26 de Setiembre del 2020
Viernes, 03 Enero 2020

Díaz Ayuso quiere matar a los madrileños

Valora este artículo
(3 votos)
Tino Mulas Tino Mulas

CLR/Tino Mulas.

Y a los extremeños. Y a los riojanos. Y a los murcianos. Y no digamos a los catalanes y a los vascos. A todos. Quiere matarlos a todos. Y a ella misma, la primera.

El ser humano se caracteriza por la inmensa cantidad de tonterías que es capaz de hacer y decir. Y por no saber las más de las veces cerrar la boca. Y en la señora Díaz tenemos un ejemplo paradigmático. Máxime cuando doña Isabel Natividad (Díaz Ayuso) es licenciada en periodismo y máster en comunicación política y protocolo; con esas titulaciones debería haber aprendido a ser más comedida con sus declaraciones y, sobre todo, a pensar lo que va a decir antes de decirlo.

 

No es que Díaz Ayuso sea parca en lo que a pronunciar tonterías se refiere. Ya durante la campaña electoral que le llevó de rebote y tras conseguir los peores resultados de su partido a la presidencia de la comunidad madrileña la dirigencia del mismo se vio obligada a ordenarle que no hiciera declaraciones, dado el grado de sinsentido de muchas de ellas. Aún recuerdo (que lo vi y oí personalmente) cuando la ínclita Isabel tuvo a bien afirmar que los madrileños adoran los atascos y que un buen embotellamiento era una seña de identidad imborrable de los capitalinos. Y otras muchas lindezas por el estilo, que ya reciben incluso un nombre propio: ayusadas.

 

Pero más allá de estas declaraciones puntuales e incluso por encima de la propia Díaz Ayuso nos enfrentamos a una situación política sumamente peligrosa: la de líderes políticos con puestos de responsabilidad capaces de decir y hacer estupideces que pueden resultar incluso peligrosas para los ciudadanos. Una de dos: o estas personas son realmente ineptas y su formación en algunos ámbitos es menos que escasa, o bien sus declaraciones y actos son en realidad la expresión de intereses económicos a los que les importa un pimiento la salud no solo del planeta, sino de los ciudadanos, con tal de alcanzar su único objetivo, que no es otro que obtener beneficios.

 

De hecho tanto Díaz Ayuso como su colega en el ayuntamiento de la capital, José Luis Martínez-Almeida (qué manía de unir los apellidos para parecer persona de linaje) están desarrollando planes medioambientales cuyo único objetivo es deshacer lo hecho por gobiernos anteriores. Y eso que el alcalde, en la pasada cumbre del clima, no paraba de presumir de un Madrid-Central que quiere destruir a toda costa. Y estos planes no van a hacer sino aumentar el peligro y el problema. Y yo me pregunto, ¿no es esta actuación calificable de delito contra la salud? Porque a pesar de lo que esta pareja afirma y de las interpretaciones y disculpas de sus ayudantes, el caso es que instituciones como la Organización Mundial de la Salud, el CSIC e incluso periódicos de reconocida trayectoria conservadora han desmentido las afirmaciones de Díaz Ayuso. Y de una forma muy sencilla: la contaminación mata, y mucho. La evidencia científica es abrumadora, y el negarlo no sólo es mentir con descaro, sino que en el caso de un dirigente político es una irresponsabilidad total y una actuación perjudicial para sus administrados.

 

Y si escogemos a un representante político y resulta que este actúa contra nuestra salud, dicho representante debe estar sometido a responsabilidad por sus actos y dar cuenta de ellos. Igual que sucede con cualquiera de nosotros, ya que si causamos daño por acción o por omisión a nuestros conciudadanos seremos juzgados y castigados por ello. Igualdad, en resumen, igualdad ante la ley y castigo a quien la infringe. Aunque eso nos parezca casi imposible en nuestro país, demasiado acostumbrados como estamos a que algunos dirigentes políticos se vayan de rositas tras cometer tropelías sin cuento.

 

Un consejo para la señora Ayuso: los contaminantes del aire no distinguen entre pulmones de un partido o de otro, entre bronquios de izquierda o de derecha. Esos venenos que respiramos entran en todos los pulmones, atraviesan todos los bronquios, corren por nuestras arterias y causan estragos sin preguntar a quién. Y, señora Ayuso, usted respira el mismo aire que los demás y corre el mismo riesgo que el resto de los madrileños y madrileñas. Así que aplíquese el cuento, no sea que, Dios no lo quiera, pueda encontrarse usted con la horma de su propio zapato.

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.