Logo
Twiter Facebook Meneame
Viernes, 28 de Febrero del 2020
Sábado, 08 Febrero 2020

El Viaje a Ninguna Parte. “La pérfida Albión”

Valora este artículo
(2 votos)
Bartolomé Marcos Bartolomé Marcos

CLR/Bartolomé Marcos.

Sonó el aviso de mensaje. Era de mi amigo del guasaps, Cipión. Atento a la actualidad como siempre, mi amigo, rebautizado Cipión como uno de los contertulios del cervantino “Coloquio de los perros” (Cipión él, Berganza yo), trataba, bajo título idéntico al de este artículo, “La pérfida Albión”, sobre el resultado final de un desatino: la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

Pues bien, por si no lo saben, aunque creo haberlo dicho alguna vez, se lo reitero: suelo aprovechar mis paseos matinales para reflexionar tranquilo sobre mí (porque a veces, “entimismado”, te encuentras en medio de la nada, y, a veces, en medio de la nada es cuando te encuentras a ti mismo), sobre los míos, sobre los otros (el infierno, según Sartre) sobre el mundo (ese gran teatro-circo de afanes y pasiones), sobre la vida, sobre los seres humanos y su gran diversidad (generalmente muy aburrida) con sus motivaciones bastante ruines, aborregados quereres y sentires y tediosas rutinas sin mucho fundamento o aliciente. En fin…eso…los seres humanos…

 

Me dice en su guasaps Cipión: “Imperio inglés que estuvo basado sólo en la conquista pura y dura, y en el saqueo inmisericorde de los conquistados (tan sólo hay que darse un garbeo por la “International Gallery”, esa especie de “Museo de los Expolios”, para comprobar la veracidad de esta afirmación), a diferencia del otrora imperio español, en el que hubo una verdadera fusión de culturas (…) por cierto, que el Museo del Prado puede enorgullecerse de ser de los pocos del mundo que no tiene en sus nobles estancias ni una sola obra robada. Fíjate, querido Berganza, que esta inadaptación britana a los usos y costumbres de las tierras a donde arriban, llega hasta el extremo de que campan a sus anchas y largas por España y el mundo entero formando colonias integradas sólo por ellos, con su raquítico idioma como único medio de comunicación y con sus bares y comercios regentados por ellos y sólo para ellos. Ahora bien, como de tontos no tienen un pelo, se aprovechan de nuestra sanidad y de la seguridad que les brindamos, a cambio de casi nada, sólo por su condición, sobre el papel, de ciudadanos europeos. No han aprendido nada de la historia. El pueblo britano ha sido siempre así: vanidoso y falto de escrúpulos (…) Su soberbia intrínseca y su despotismo no les permitían sentirse europeos. Por eso, cuando se construyó la Unión Europea, a diferencia de los demás socios, ellos seguían con sus manías de conducir por la izquierda, de usar la libra en vez del euro, de emplear las unidades de medida anglosajonas, con sus pintas, libras, pulgadas y grados Farenheit por doquier, y de trincar la pasta que podían y más, al resto, sin dar explicaciones. Y, como recompensa por ser socio fundador, estableciendo en Londres el centro financiero europeo. En la actual coyuntura, la historia ha tenido a bien ponerles en las narices el populismo desmadrado de un tipo mentiroso hasta la médula que ha hecho creer a sus incautos habitantes que pueden ser de nuevo el gran imperio que fueron sin pararse a pensar que la película la protagonizan ahora otros poderosos estados que en su día estuvieron bajo su férula: Estados Unidos, China y la India (…) Cuatro años hemos tenido que soportar este sainete separatista para que hoy, por fin, se vayan de una puta vez por todas con el viento fresco del Atlántico. Espero y deseo que su desmedida soberbia y el sentimiento de que son una nación única y autosuficiente no les lleven de nuevo a plantearse regresar algún día a Europa, pues lo mejor que podríamos hacer el resto es olvidarnos cuanto antes y para siempre de ellos y de sus cuentos chinos, tales como que haya que tener un B2 en inglés para ser algo en la vida, o incluso de sus “au pair” , esa suerte de explotación laboral juvenil bendecida por las leyes europeas, a cuenta de que el conocimiento de la lengua britana sólo se puede obtener in situ. A la mierda pues, que breguen ahora ellos solos con lo poco que les queda: con la hurtada Gibraltar y con las rebeldes Escocia, Irlanda y Gales, a ver si ellas también se aplican el mismo bálsamo separatista y dejan más solos que la una a todos los inhumanos habitantes que un día dijeron sí a un Brexit en la Pérfida Albión. Un abrazo, querido Berganza.

 

Amigo Cipión, ¿qué añadir a tu brillante y clarividente reflexión sino que culpable es siempre la misma mala bestia parda, la del nacionalismo…que aparece por doquier, cabezón, testarudo, terne y recurrente, y que al final siempre es también expansivo e imperialista? Sobre Gibraltar hace tiempo que la ONU dejó muy clara su decisión, basada en que «toda situación colonial que destruya total o parcialmente la unidad nacional y la integridad territorial de un país es incompatible con los propósitos y principios de la Carta de Naciones Unidas». La resolución invitaba a los Gobiernos de España y del Reino Unido a iniciar sin demora negociaciones para la descolonización de Gibraltar. Como quien oye llover… Ha pasado más de medio siglo desde aquella resolución, la ONU la renueva cada año y todos los intentos para hacerla cumplir han sido en vano, algunos por culpa nuestra, la mayoría porque los ingleses, fieles a su lema «lo mío es sólo mío y lo tuyo vamos a compartirlo» se han negado a hacerlo. Del carácter históricamente altanero, soberbio y supremacista de los ingleses, deja constancia el famoso titular de The Daily Mail, que rezaba así: “Niebla en el canal: el continente, aislado”, titular que describe a la perfección el sentimiento egocéntrico y exclusivista británico, sin el cual el voto a favor del “brexit” no hubiera sido posible. Fruto de glorias pasadas, basadas además en la piratería, la colonización y la explotación de otras tierras y otras gentes, los británicos siguen imbuidos de un sentimiento supremacista de despectiva superioridad hacia el resto del mundo. Sin embargo, los tiempos de gloria y esplendor ya pasaron y lo que quedó es un país como tantos otros, con sus grandezas y sus miserias que, con el resultado del referéndum sobre el ‘brexit’, ha dejado clara su voluntad entrópica y aislacionista. Con su pan se lo coman. Otra cosa que ha quedado bien clara, a la vista del vodevil en que se ha convertido el debate interno sobre la salida de la Unión Europea, es que, como dijera Albert Einstein, ‘cualquier tonto vale para complicar las cosas, pero hace falta un genio para simplificarlas’. Desaparecido Churchill, la plaza de genio sigue vacante.

PromoCLR

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.