Logo
Twiter Facebook Meneame
Lunes, 21 de Agosto del 2017
Domingo, 30 Julio 2017

El Viaje (final) a Ninguna Parte. Catalonia: GAME OVER

Valora este artículo
(3 votos)
Bartolomé Marcos Bartolomé Marcos

CLR/Bartolomé Marcos.

Dada la situación de empecinamiento y cabezonería chulesca en que se encuentra sumido sin remisión posible el endemoniado (y bastante ridículo) laberinto catalán, resulta absurdo y tonto a estas alturas del calendario del “prusés” (cada vez más prusiano, por cierto), pensar en soluciones de cualquier clase, porque no las hay, aunque no va a pasar nada, no se me preocupen.

Ná de ná. Estamos de nuevo ante un testarudo sí (a la independencia) es sí…mientras desde el otro lado se sigue insistiendo en que será que no o en que –mejor- no será. ¿Qué será, será? Será, al fin, pero no será ná, porque Cataluña no va a ser independiente a partir del 2 de Octubre próximo. Me juego 1.000 euros con quien sea, incluidos Puigdemont o Junqueras.

 

Llegados a este punto del calendario –decisivo y crucial- no sé muy bien qué quiere decirse con eso de que “con la ley no basta y que deben instrumentarse soluciones o alternativas políticas para resolver el problema territorial de España”, y blablablá, que pueden ustedes imaginarse quién ha salido otra vez con esa gaita (sí, ha sido Pedro Sánchez…otra vez de soplagaitas, sí, pobre PSOE). Un problema que no existía hasta que lo han creado ellos (los independentistas y los soplagaitas) y que ellos lo han alimentado, potenciado y exacerbado de manera irreal, impostada, artificial, temeraria, interesada, insolidaria y egoísta. Un problema que no se puede resolver desde la política por cuanto que no existe en ninguno de los posibles interlocutores (particularmente en los independentistas que quieren arrebatarme lo mío) voluntad política alguna de resolverlo. No quieren. Punto. Y final. Se acabó la discusión. La ley ofrece soluciones, y a quienes no les gusten ahí tienen la puerta de salida, la pasarela sobre el mare nostrum…(eso, eso…nostrum). Game over, porque lo que sí está claro es que el próximo 1 de Octubre, se acabó el jueguecito. No hay más bonus.

 

Los independentistas catalanes se envalentonan por momentos y parece que siempre encuentran enfrente a unas autoridades del Estado un poco asustadas y pusilánimes. Carles Puigdemont, el del pelo fregona, en un alarde manifiesto de provocación, ha prometido nada menos que burlar y hacer burlar la ley…¿Cómo se puede decir y/o hacer eso impunemente desde una alta magistratura del Estado? Los impulsores del prusés se siguen riendo de la mayoría de los españoles y de casi la mayoría de los catalanes…Y encima, en un alarde de cinismo, se permiten decir que ellos van a ser neutrales respecto a las preguntas planteadas en el referéndum, mientras que el galimatías plurinacional del zombi Sánchez no va a ayudar en nada, aunque insisto en que no se me preocupen pues que nada va a pasar, y, desde luego, Cataluña no va a convertirse en un estado independiente ni el 1 de Octubre, ni para Navidad, ni para el próximo verano…iba a decir ni nunca, pero no me atrevo a ser tan taxativo.

 

No se puede seguir apelando a soluciones políticas -¿cómo se come eso?- con toda la carga de oportunismo, subjetivismo y componenda que ello suele comportar. Y no se puede porque los independentistas hace tiempo que han roto todos los puentes. Van de sobrados y se han faltado al respeto a sí mismos, a España y al conjunto de los españoles. En democracia, la garantía está en la ley. Cúmplase, por tanto. La Constitución española de 1978, que recibió en Cataluña un apoyo del 90,4%, no lo permite, como todas las grandes cartas magnas europeas con la excepción de la británica. Los independentistas catalanes abogan por romper el marco legal para convocar un referéndum que no es posible según nuestras leyes. Sí dispondrían de un posible cauce legal: lograr una reforma de la Constitución de 1978 para que pasase a permitir los referendos convocados por las comunidades autónomas. Pero sabedores de que carecen de fuerza parlamentaria para sacar adelante tal proceso legal han optado por incumplir la ley abiertamente, al tiempo que dicen abogar por un diálogo que solo consiste en aceptar todo lo que ellos demandan. No hay lugar en la constitución española para un referéndum convocado por una comunidad autónoma. El título preliminar de la Constitución democrática española de 1978 cierra la vía legal a un referéndum separatista. En su artículo 1 establece que “la soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado”. En su artículo 2 dice que “la Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles”. Parafraseando al novelista catalán Juan Marsé, diré con él que yo no soy nacionalista y todas las banderas me repugnan. Soy pueblerino, digamos que hasta hortelano, de Cieza (Murcia), y con la huerta (y el río) me basta. A Marsé (que es catalán) le repugna (como a mí) el relato maniqueo del Govern, la desvergüenza y la impunidad con la que Puigdemont y Junqueras mienten al hablar en nombre del pueblo, al apelar reiteradamente y del modo más miserable al supuesto mandato del pueblo que dicen haber recibido. O de esa empanada mental que llaman el derecho a decidir… Sí, vale, pero ¿a decidir qué? ¿Que nos vamos de España y de Europa?". No se me preocupen: el 1 de Octubre (que, además, hasta hace no muchos años, era el Día del Caudillo, ¡toca madera!) no va a pasar ná. Se lo digo yo, y me apuesto…ya saben.

PromoCLR

Deseo recibir noticias en mi correo electrónico:


AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Banner el kanka
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.