Logo
Twiter Facebook Meneame
Sabado, 24 de Junio del 2017
Domingo, 02 Abril 2017

El Viaje (Final) a Ninguna Parte. Floración, bilingüismo y toros

Valora este artículo
(3 votos)
Bartolomé Marcos Bartolomé Marcos

CLR/Bartolomé Marcos.

El programa de actividades de La Floración en Cieza culminó el domingo, 26 de Marzo.

El programa (creo que ya lo dejé escrito en días pasados) estuvo bien, pero -contemplara o no la programación oficial el festejo taurino de cierre- terminó fatal, porque culminó con el violento estallido de una última, y alevosa y repugnante, rosa roja de sangre brotando en manantial incontenible, a borbotones, de la testuz y el lomo de un animal inocente, noble y torpe, el mal llamado toro de lidia, “nacido para el luto y el dolor”, que dejara escrito el poeta, y torturado hasta la muerte en una plaza de pueblo motejada como la Deseada (no por el animal, evidentemente), ubicada en el Camino de Murcia de un poblachón desdichado, desventurado y desnortado, que es el nuestro, y que se llama Cieza, en medio del general regocijo festivo y festero de las 6.500 personas que dicen las crónicas que abarrotaron como nunca el recinto, en lo que fue siniestro remate de lujo y de luto (cumpliendo el guion previsto murieron de muerte violenta y en medio de grandes sufrimientos los seis toros) para lo que hasta ese momento había sido una propuesta festiva que saludaba a la primavera recién llegada y a la vida eternamente renacida. ¿A cuento de qué venía el anacrónico, pomposo y rimbombante ceremonial de muerte en la plaza para clausurar una fiesta de la vida? Absurdo, contraproducente y desmerecedor del programa, se mire como se mire. ¿Qué necesidad había de acabar con la vida de esos seis animales para ofrecer divertimento y circo al populacho? Pudieron irse al cine…habría salido más barato y menos doloroso.

 

No sé si entre los asistentes al festejo hubo algún petulante y chulesco émulo de Hemingway que – desde la barrera, puro en boca y entusiasmado por la dramática intensidad del espectáculo- pudiera haber intercambiado impresiones con algún estudiantillo ciezano de Bachillerato que hiciera sus pinitos con lo aprendido en sus clases bilingües (y hasta trilingües creo que hay) en cualquiera de los dos institutos ciezanos, que en ambos se enseñan incluso las matemáticas en anglosajona lengua, y que es maravilla grande que sigue causándome estupor como a mí me gustaba decir, cuando estaba en activo, negándome a secundar el disparate bilingüe desde la dirección –que siempre ejercí, si no con acierto, sí con entrega, dedicación y orgullo- de uno de los dos institutos, el “Diego Tortosa”, que ahora sí anda enfoscado en azarosas veredas, senderos y vericuetos políglotos. Qué nostalgia de cuando el bachillerato no pasaba de ser unificado y polivalente ¡San Villar Palasí nos valga! Y esta verdadera (y tonta, pero grave) locura colectiva, viene, por un lado, del predominio hegemónico del imperio norteamericano de Occidente que habla mayormente en inglés, pero desde mucho antes de que mandara Donald (como el pato) Trump (oso), y por otro –más grave aún- del predominio de la estupidez y simpleza colectiva y de la incompetencia de la clase política española para plantear sobre consensos serios inaplazables (pero aplazados una legislatura sí y otra también) el urgente pacto nacional (claro que, ¿de qué nación estamos hablando?) por la educación, que se nos están yendo la infancia y la juventud española por los desagües.

 

No nos engañemos, no, por favor. Los programas bilingües en los centros de enseñanza sólo sirven para que los centros se arroguen un diploma honorífico de relumbrón y coloquen en la fachada la placa correspondiente, porque en la práctica el alumnado no crece en bilingüismo operativo y auténtico salvo que los papis se gasten los cuartos en largas estancias en el extranjero, en programas de inmersión lingüística, además de en academias y centros privados que se dedican a la enseñanza de idiomas. Por otra parte, presuponen agrupamientos del alumnado en selectos grupos por actitud, motivación, rendimiento y hasta estatus socioeconómico, que todo suele ser uno y lo mismo. De ahí los buenos resultados de estos grupos, que no son consecuencia del sistema, metodología o planteamientos bilingües per se, sino de la selección encubierta del personal que comportan. Al profesorado al que le tocan estos grupos le viene muy bien, porque suelen plantear menos problemas de actitud y comportamiento. Solía yo decirles a mis colegas cuando estaba en activo: pero, bueno, si las más de las veces encontramos serias dificultades para que nuestros alumnos nos entiendan hablando en la lengua madre común que compartimos, ¿cómo nos las vamos a arreglar para que nos entiendan hablando en bárbara lengua anglosajona? La supuesta mejora de la calidad educativa que comporta el bilingüismo en los centros de enseñanza es una de las más soberanas y perniciosas mentiras de los últimos tiempos y es que los estudiantes y los sistemas educativos que abocan todos sus esfuerzos a aprender inglés por encima de todo, al final ni inglés saben y/o enseñan.

 

Recuerdo aquí y ahora a un joven ciezano de adinerada familia, José María Guirao Martínez, “Chema”, hijo de uno de los propietarios de Conservas Guirao Hermanos, con fábrica en el Camino de Madrid, de donde salían los botes de melocotones en almíbar más deliciosos que he probado nunca. Chema fue un adelantado de su tiempo, un precursor, quizá sin saberlo, porque fue de los primeros en estudiar en la Universidad Filología Inglesa, por entonces, finales de los años 60 y primeros 70 una auténtica extravagancia. Recuerdo también que mi hermano y yo comentábamos de vez en cuando que para qué le iban a servir aquellos estudios tan molones a Chema, que tuvo la desgraciada mala suerte de fallecer muy joven en un accidente de tráfico. Y concluimos ambos que, si acaso, le servirían al menos para colocar bien colocado, en correctísimo inglés, en las etiquetas de los botes de melocotón que fabricaban en la empresa de su padre, el “Made in Spain”. Para eso, para eso sirve el bilingüe…

 

¡Eternidad, insondable eternidad del dolor! Progresará maravillosamente la especie humana; se realizarán las más fecundas transformaciones. Junto a un balcón, en una ciudad, en una casa, siempre habrá un hombre con la cabeza, meditadora y triste, reclinada en la mano. No le podrán quitar el dolorido sentir.

PromoCLR

Deseo recibir noticias en mi correo electrónico:


AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.