Logo
Twiter Facebook Meneame
Martes, 24 de Setiembre del 2019
Viernes, 20 Noviembre 2015

El Viaje (final) a Ninguna Parte. ¡¡¡Guerra!!!

Valora este artículo
(1 Voto)
Bartolomé Marcos Bartolomé Marcos

CLR/Bartolomé Marcos.

Quizá sea hora de dejarse los eufemismos, agarrar el toro por los cuernos, llamarle al pan, pan y al vino, vino, y afrontar que, desde hace muchos años, el mundo (el mundo entero, también Europa) está en guerra, y no sólo Oriente Medio, Oriente Lejano, Sudamérica, o remotos y casi desconocidos países del corazón del África más negra, que eso no acaba de dolernos demasiado porque no nos toca de cerca.

La última semana, con los atentados de París, que le han dado a nuestra privilegiada y decadente sociedad donde más le duele y cuando más se divertía (en vísperas de otro apasionante fin de semana de placeres y juerga y en vísperas de otra consumista navidad, más consumista que las últimas porque hemos empezado a tragarnos la trola del fin de la crisis) ha sido pródiga en solemnes declaraciones, al más alto nivel, hablando de guerra sin tapujos ni medias tintas y de respuestas implacables ante el salvaje e indiscriminado ataque, que sólo buscaba generar cuanto más terror fuera posible, a base de provocar el mayor número de muertos, hombres, mujeres, ancianos o niños, que lo mismo daba, con tal de que fueran infieles. La France est en guerre, Francia está en guerra y es la cuarta potencia del mundo la que lo dice por boca de su jefe del Estado, François Hollande y de su primer ministro, Manuel Valls. Sin tapujos ni medias verdades. Francia está en guerra, Europa está en guerra. Estamos en guerra. De provocación en provocación, los fanáticos islamistas han conseguido su primer y principal objetivo: que Occidente se los crea, que adquiera conciencia de la envergadura de su amenaza, y los tema.

 

Los terroristas eligieron bien el lugar y las fechas, circunstancias y detalles del objetivo: París, una ciudad en el centro del universo privilegiado, convertida en caja de resonancia de una advertencia sin pedagogía, porque no persigue propósito de enmienda ni redención (ellos ya han condenado a nuestra civilización), salvajemente escenificada por unos iluminados sin corazón y con un cerebro tarado y malévolo. Una advertencia y una provocación dirigida a una sociedad en estado de fiesta permanente que sólo se aproxima a la desgracia a través del plasma. 8 terroristas dispuestos a inmolarse, dispuestos a morir causando el mayor daño y sufrimiento posibles, movidos por la adhesión fanática a la causa del Islam (aunque bastantes lo discuten o no quieren admitirlo, la religión parece que tiene que ver mucho con esta guerra como ha tenido que ver con casi todas) y movidos por el odio hacia el infiel, características que históricamente han compartido las tres religiones monoteístas existentes en el mundo, el judaísmo, el cristianismo y el Islam y que se mantienen tanto más vivas cuanto más puras y fieles a sus orígenes se reclama cada una de esas confesiones, que además se arroga, cada una de ellas, y en exclusividad, estar en posesión de la verdad, lo cual implicaría, dicho sea de paso, que al menos dos de ellas no lo están, es decir, que no son verdaderas...o a lo peor que no lo es ninguna, o, a lo mejor, que ése es un debate fútil e inconsistente, tanto como el de la independencia de Cataluña, frente al de las cosas que realmente importan.

 

Se trata sin duda de la III Guerra Mundial, que empezó con la caída de las Torres Gemelas en 2001, siguió con Afganistán, Irak...Ben Laden y Al Quaeda, el Estado Islámico, y otros muchos golpes aquí, allá y acullá. De momento la enésima provocación ha logrado su objetivo: que Occidente, además de Rusia nada menos, reconozca al enemigo, se lo tome en serio y le dé rango y categoría de guerra a su lucha contra él. El indiscriminado riego de sangre y muerte del viernes, 13 de Noviembre, en París, sembró el dolor en la sociedad alegre y confiada que tomaba sus aperitivos y cócteles en los restaurantes y cafeterías parisinos. “La respuesta será implacable”, se apresuraron a declarar los dirigentes occidentales y el primer ministro ruso, Putin mientras la gente corría despavorida por las calles de París tras explotar unos inofensivos petardos al día siguiente de los atentados y –es un suponer- los gerifaltes del Estado Islámico se descojonaban de risa contemplando la escena. Y no han tardado en llegar los bombardeos, tanto de Francia como de Rusia, sobre posiciones del ISIS en Siria. Pero eso también lo esperaban ellos, porque son ellos quienes, de manera calculada, lo han provocado. Sí que es cierto que la provocación ha llegado a tal nivel que ya no puede dejarse sin respuesta, pero la inteligencia manda, por encima de la visceralidad, que la respuesta no se circunscriba al ámbito de las bombas a las que ellos ya están acostumbrados. Suelten bombas, sí, castiguen a los responsables de salvajadas como esta, pero busquen la manera de transformar las sociedades desde una perspectiva laicista, de manera que las religiones se restrinjan al ámbito que les es propio y dejen de jodernos la vida de una puñetera vez. Curas a sus iglesias, rabinos a sus sinagogas, imanes a sus mezquitas.

 

En Europa suenan tambores de guerra y suenan a los compases de La Marsellesa, el himno nacional francés, que estos días estamos oyendo casi a todas horas, un himno vibrante de tono tremendamente belicoso y hasta sangriento mientras en Oriente Medio descargan sus bombas los aviones franceses y rusos:

 

En marcha, hijos de la Patria,

ha llegado el día de gloria!

Contra nosotros, la tiranía alza

su sangriento pendón. (bis)

¿Oís en los campos el bramido

de aquellos feroces soldados?

¡Vienen hasta vosotros a degollar

a vuestros hijos y vuestras esposas!

¡A las armas, ciudadanos!

¡Formad vuestros batallones!

¡Marchemos, marchemos!

¡Que una sangre impura

inunde nuestros surcos!

 

De momento, tenemos otra guerra y, también de momento (no hay mal que por bien no venga) la III Guerra Mundial le ha puesto sordina al esperpento catalán, que ni España, ni Cataluña, se merecen.

PromoCLR

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.