Logo
Twiter Facebook Meneame
Lunes, 14 de Octubre del 2019
Sábado, 21 Septiembre 2019

El Viaje (Final) a Ninguna Parte. HAN PASADO CASI CUATRO AÑOS y aquí seguimos…

Valora este artículo
(1 Voto)
Bartolomé Marcos Bartolomé Marcos

CLR/Bartolomé Marcos.

Diciembre de 2015. Se cumplen cuatro años de gobierno del P.P. con la última mayoría absoluta que ha conocido este estado plurinacional (Pablo Iglesias II dixit) en tiempos recientes.

Tras las correspondientes elecciones generales, el P.P. de Mariano Rajoy, ya saben, Rajoy I el Recortador (de infausta memoria, aunque ahora quizá lo echemos un poquito de menos) vuelve a ganar, pero pierde la mayoría absoluta de la que disfrutó, dilapidada en gran medida por propios errores, y sólo obtiene 123 diputados (curiosamente los mismos que tiene actualmente el PSOE de Mister Falconetti “el esculeador” (1), quedándose muy lejos de la mayoría necesaria para gobernar. Por entonces, yo recorría incansablemente caminos y senderos de la Atalaya junto a mi gran amigo Pedro Luis Almela, señor de Cajitán y de la Fontcubierta, de quien, con algo más de física distancia, tanto sigo aprendiendo… El fin de semana inmediatamente posterior a aquellas elecciones, titulaba mi artículo semanal diciendo algo así como “Ahora que todos han perdido…” (pues que ninguno había obtenido un resultado que lo colocara en condiciones y disposición de gobernar), “…España debe ganar”, y me inclinaba por un pacto constitucional a la alemana, con un gobierno de gran coalición, o de colaboración, o de emergencia, o de salvación nacional, si se quiere, o de lo que fuera, pero siempre surgido del acuerdo, bien que circunstancial, pero esencial y urgente, de todas las fuerzas constitucionalistas, es decir, de todos aquellos que, aun con matices diferenciales entre ellos, compartían- y/o comparten- el consenso que dio origen a la Constitución Española de 1978. Miren ustedes, por encima de cualesquiera otras consideraciones, la inmensa mayoría de la gente quiere, por encima de todo, vivir tranquila. Desde entonces lo he repetido en múltiples ocasiones, estérilmente, pues ha sido como predicar en el desierto, que tampoco es que esperara yo mucho más, salvo buscar comunicativa empatía con usted…o con usted…sí, con usted; y con usted... también.

 

Ahora, después de bastantes meses disfrutando como un enano con su juguete, al impresentable suertudo de Mr. Falconetti (que la tiene “cuadrá”) le han puesto a huevo las expectativas para seguir ostentando la presidencia cuatro años más, porque el oportunista catalán de rostro amable, el morigerado ciudadano Albert Rivera, se ha puesto a decir cosas como que «el fracaso de Sánchez en ningún caso puede suponer el fracaso de España. Lo que este país no se puede permitir es un bloqueo político que nos cueste casi 200 millones de euros, que no salgan leyes del Parlamento, que el paro siga creciendo y que los que quieren destruir España sigan conquistando territorios de este país». O sea, que, aunque todos pierdan, España debía ganar. Pero todo eso lo dice ahora Riverita con cuatro años de retraso, y escaso margen de credibilidad. Lo que yo digo: si lo raro es que este país aguante aún.

 

Pues bien, consumado es el desaguisado: Pedro Sánchez Castejón ha seguido jugando a su particular “juego de tronos”, y lo que te rondaré, morena. Lleva de presidente del gobierno poco más de un año, y, finalmente, tras amagar con varias alternativas de acuerdo para su investidura, salda sus maravillosas vacaciones en la airosa cumbre monclovita con un nuevo fracaso, al no ser capaz de culminar estos meses, que ya son muchos, con un acuerdo entre los partidos que facilite su investidura. No, porque en su infinita soberbia, su desmedida ambición y su no menor memez (y pareja desfachatez) ya no le basta con haber probado las mieles del éxito, tras haber probado las hieles del rechazo incluso de su propio partido, algo que le sigue escociendo y lo sigue teniendo como un insufrible resquemor en su corazoncito de chulo cabezón y porque yo lo valgo y qué culito tengo. Quiere seguir siendo presidente, quiere seguir estando en la cresta de la ola, quiere seguir usando el Falcon a discreción, quiere seguir esculeando en todas las pasarelas, pero ahora quiere todo eso no por arte de las maniobras politiqueras que ha venido utilizando junto a su impagable (pero bien pagado) mentor Iván Redondo y a sus insufribles niñas maduritas, la Celáa, la Calviño, la Calvo, la Delgado…. Todo eso lo quiere, pero ahora lo quiere “por la gracia de Dios”, que es la del pueblo (Vox populi, Vox Dei, solía decirse), sin sombra de duda alguna hacia su excelsa y divina majestad. Quiere lo que ya tiene o tenía, pero quiere sobre todo que el pueblo lo quiera a él, porque tiene una gran necesidad de cariño, pareja a su narcisismo y su soberbia. Sí, lo quiere porque necesita que el pueblo lo quiera a él, sin sombra alguna de duda. Por eso, todo este tiempo, desde la moción de censura de hace casi año y medio, ha estado haciendo un paripé. Pero lo cierto y verdad es que la de Sánchez es la historia de un fracaso estrepitoso que él quiere ahora trocar, por arte de birlibirloque, en victoria rotunda e indiscutible. Hay que reconocerle que, aunque por su trayectoria pueda parecer un candidato devaluado y mediocre que ni tesis doctoral propia tiene y en el que sólo pueden apreciarse tal vez como meritorias virtudes la perseverancia, o la terne insistencia del cabezón, o la ambición desmedida, el empeño vacuo y sin fundamento ni desempeño, o la simpleza intelectual, hay que reconocerle, decía, que ahora se ha puesto en nuestras manos…No sé qué será mejor para España, pero el próximo 10 de noviembre, piénsenlo muy bien…La verdad es que yo no tengo ninguna gana de pasarme por el Museo para votar, y me parece que ya está bien y que al presidente fanfosca y trilero que tenemos debe salirle mal la jugada y que su partido cambie de peón.

 

(1) “Esculear: caminar meneando las caderas y las nalgas al tiempo”; fíjense bien, porque es lo que hace el presidente del gobierno en funciones cuando camina relajado y seguro de sí mismo, que es casi siempre, como si fuera diciéndose/ diciéndonos “chulo que es uno” o aquello otro de “ande yo caliente y ríase la gente” (que dixent que dixit aquél).

PromoCLR

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.