Logo
Twiter Facebook Meneame
Miércoles, 17 de Enero del 2018
Viernes, 15 Diciembre 2017

El Viaje (final) a ninguna parte. Por una Cieza más habitable

Valora este artículo
(1 Voto)
Bartolomé Marcos Bartolomé Marcos

CLR/Bartolomé Marcos.

Esto no es de hoy, ni de ayer, ni de antesdeayer.

Es la eterna asignatura pendiente de hacer de Cieza y su entorno, que ya es una zona de por sí con potencial natural, cultural e histórico-social más que envidiable, un espacio más agradable aún para la vida de cuantos, por libre decisión o resignada condena, vivimos en este terruño, irredento secarral que con toda probabilidad acabará cobijando nuestros adoloridos huesos por siempre jamás amén, previo pago de sempiternas cuotas funerarias, aranceles parroquiales, entretenidos chapuceros de la albañilería y otras delirantes y carroñeras sevicias. Todo para que no lo tiren a uno (aunque a ese uno sea al que menos le importe en realidad) directamente a la basura.

 

Decía yo recién comenzada la legislatura municipal, allá por el verano de 2015, que cualquier nuevo gobierno local que se preciara tenía que escenificar el cambio, esto es, mostrar de manera explícita y evidente hacia dónde quería dirigir sus actuaciones para conseguir los objetivos expresados en su programa, si quería volver a ganar, obligación primera de cualquier partido político. Claro que, bien mirado, también puede escenificarse el desastre, que es algo que está haciendo de manera extraordinaria en los últimos tiempos, dejando un retrato niquelado de la estulticia política, el Partido Popular de Cieza, aquejado de la tentación del abismo y en caída libre cuesta abajo y sin frenos, y asimismo, en gran medida, el Partido Popular de España, que se la juega claramente en Cataluña, con evidentes opciones de perder, el 21 de Diciembre. Pues bien, lo que iba diciendo: superado el ecuador de la legislatura municipal, creo que el cambio se nota para bien, aunque no sé si se nota lo suficiente. No obstante, supongo que sí lo bastante como para que el tripartito vuelva a ganar las elecciones, algo que a estas alturas, como digo, pasada más de la mitad de la legislatura, los estrategas del actual gobierno municipal deben considerar poco menos que pan comido. No hace falta que encarguen encuestas. Pueden ahorrárselas todas. Se lo han servido en bandeja al Equipo de Gobierno, y aunque no suele ser bueno ganar por incomparecencia, desistimiento, enfermedad o crisis del rival, lo cierto es que ahorra muchos esfuerzos. Por si no estuviera claro que van a ganar los mismos, se lo certifico yo, con el único aval de autoridad para ello que me proporcionan mis pretéritos y bastante atinadillos acertijos preelectorales de hace poco más de dos años. Y es que los otros (el P.P.) se lo han puesto muy fácil, y los nuevos (relativamente), es decir, los Ciudadanos Centristas Ciezanos de José Luis Vergara y los otros Ciudadanos, de Óscar Verdejo, aún no han acabado de llegar, quizá porque no se lo acaban de creer.

 

Vamos a ver, vamos a ver, despacito (esto se ha puesto muy de moda últimamente) y con cautela, que quien va piano va lontano: los problemas endémicos de este pueblo no se han resuelto, ni los va a resolver tan fácilmente ni éste ni ningún otro gobierno municipal, entre otras razones porque alguno de esos problemas sobrepasan el estricto ámbito de competencias municipal. Pero sí que se ha visto (yo la he visto al menos) una voluntad más decidida y entregada para poner los discretos y limitados pero nada despreciables recursos municipales al servicio de la resolución de los problemas cotidianos de los ciudadanos. Y se ha visto también más eficacia. Porque es que, no siendo tontos, una cosa-voluntad- suele llevar aparejada la otra –eficacia. Varios ejemplos ilustrativos: las cacas de perro y la suciedad en la ciudad y alrededores. Las zonas de la bajada del muro hacia el río o la adoquinada calzada que va desde el centro de salud Cieza Oeste hasta el puente de Alambre a través de las huertas del Fatego, que hasta hace muy poco constituían la apoteosis de las cacas de perro de todas las apariencias, proporciones y texturas, aparecen en los últimos tiempos en un estado de limpieza indudablemente mejorable, pero discreto y aceptable. El punto de vertidos (creo que industriales) al río situado junto al puente del Argaz sigue oliendo mal (y eso que el agua aparentemente sale limpia), pero menos que antes, algo semejante a lo que ocurre a la altura del colegio José Marín, donde la peste a perro muerto parece haber reducido su nauseabunda intensidad. Los ruidos de motocicletas se han reducido, aunque esta puede ser una circunstancia meramente estacional. Es frecuente encontrar en calles, cruces y esquinazos, operarios municipales realizando pequeñas pero socialmente hablando importantes obras de rebaje de aceras o eliminación de barreras arquitectónicas, o de más envergadura como la sustitución del pavimento de la plaza de la Esquina del Convento, o de cubrición de la rambla del Realejo. Hasta las brigadas de trabajadores y trabajadoras del empleo comunitario da la sensación de que trabajan con más ánimo y entrega, limpiando caminos y terraplenes o luchando contra la plaga eterna de las cañas en el río. Y aunque ellos siempre dirán –con razón- que es resultado de un trabajo en equipo, de ustedes para mí les diré que estoy convencido de que pieza particularmente valiosa en esas modestísimas pero fundamentales mejoras cotidianas, que impulsa cada día con escapadas anti estrés para tomar un café o fumar un pitillo, es el concejal de Obras y Servicios y primer teniente de alcalde, Francisco Saorín Rodríguez. ¡Chapeau, Paco! A ti te deben que en esto se note, para bien, el cambio.

PromoCLR

Deseo recibir noticias en mi correo electrónico:


AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.