Logo
Twiter Facebook Meneame
Domingo, 21 de Octubre del 2018
Sábado, 20 Enero 2018

El Viaje (Final) a Ninguna Parte. Vueltas y revueltas sin llegar a ningún sitio

Valora este artículo
(1 Voto)
Bartolomé Marcos Bartolomé Marcos

CLR/Bartolomé Marcos.

Me refiero a mí, pero, claro, yo quizá sea único (como todos) y raro (como pocos), pero no soy el único en esto del viaje vital cíclico y sin mucho sentido hasta la otra esquina (aunque sea del mundo) para siempre volver a empezar (Gracias, Garci).

Como pueblo, Cieza tampoco ha ido a ninguna parte (si acaso a permitir que los medios retransmitan los aburridísimos plenos), lo que –desde la perspectiva de la clase política local- puede mirarse y valorarse…eso, lo de estar donde estábamos, mutatis mutandis, hace 30 o 40 años, como a la clase política le dé la gana, aunque desde mi punto de vista no es algo que deje en buen lugar a esa misma clase política, si es que la hay, que yo creo que sí, que, como la de las brujas, haberla hayla. No sé si llega a casta, porque tampoco sé si ha sido una clase política de casta y con casta, con lo que hay que tener...que ojalá lo hubiera sido. La mayor parte de los políticos ejercen la política no como el arte de lo posible (aunque para conseguirlo haya que intentar muchas veces lo imposible), sino como el arte de que siempre hay una explicación posible para nuestros incumplimientos. Es decir, la política como arte de la engañifa. Lo siento, pero tenéis que seguir aguantando regañinas.

 

La sucesión sucesiva (valga la expresión), de alcaldes que han sido y que son desde la llegada de la democracia a los ayuntamientos (es un decir…), resulta ilustrativa de lo que digo, desde Juan Antonio Martínez Real, el izquierdoso inaudito (yo nunca había imaginado que este hombre fuera o pudiera ser de izquierdas, fíjense…), allá por finales de la década de los 70 del siglo XX, pasando por el democristiano salesiano-de Salas- Ramón Ortiz Molina, representación de la ambición – más o menos legítima- en política; siguiendo por su hamletiano, dubitativo, bienintencionado y atormentado discípulo y amigo, Francisco Marín Escribano...y continuando (con cambio de signo político de psoeísta a pepero) con José Antonio Vergara Parra, el efímero (duró un año como alcalde, defenestrado por sí mismo y por los suyos), y continuando con Francisco López Lucas, autosedicente el conseguidor, que reinó en momento no ideal para su reinado porque los bolardos, antes anacrónicos y denostados obstáculos en las vías públicas, es ahora cuando se han puesto de moda, por mor del salvajismo terrorista; prosiguiendo después con Francisco Martínez Rojas, el censor, porque moción de censura acaudilló contra el anterior, en un tiempo en que llamarse Paco, como es fácil constatar, parecía suponer un plus para llegar a ser el Jefe; más después, Antonio Tamayo González, el visitante inesperado, okupa de su función, que sorprendentemente vino para quedarse sin haber sido nunca invitado a la fiesta, simplemente, se sentó...y se hizo eterno contra todo pronóstico, y Pascual Lucas Díaz, el del corazón Tripartito, políticamente aún vivo –larga vida al Cadí- tras una larga carrera política en la que estuvo estrechamente vinculado a Ramón Ortiz Molina, configurado así este último como auténtico padrino.

 

Cieza no puede esperar, Cieza no puede seguir languideciendo en una anacrónica y crónica situación de pura subsistencia y de supervivencia hasta mañana o hasta pasado mañana. No puede seguir dependiendo un año sí y otro también de la climatología, de los trasvases de agua, hoy no y mañana tampoco, o del agua desalada, que tiene tan poca gracia como su propio nombre indica, o de la resistencia al humo tóxico de los pulmones de los ciezanos y de las ciezanas, o de los funcionarios que aquí trabajan y de los pensionistas que por definición e imperativo fiscal ya no trabajan pero que siguen cotizando para el bienestar de todos, además de las pequeñas empresas familiares – bares, talleres, tiendas de calzado, ropa o alimentación, pequeños supermercados, artesanos y chapuzas varios- que subsisten muchas veces en medio de no pocas dificultades y problemas de toda índole. Hace falta un proyecto ilusionante que haga realidad lo aparentemente imposible.

 

Hace falta un Ayuntamiento que no sólo explique por qué no puede tomar decisiones en asuntos de cierto calado que serían buenos para el pueblo, sino que encamine sus pasos de manera decidida hacia el bienestar de los ciezanos y ciezanas y que multiplique sus gestiones para allanar el camino, para eliminar los obstáculos cuando se presenten, sean de la naturaleza que sean, haciendo posible lo imposible, que ése y no otro es su oficio. Lo demás son excusas de mal pagador y la limpieza urgente del solar del Cocodrilo es un buen ejemplo de lo que vengo diciendo. pequeñito, modesto y sin considerar tampoco que sea un asunto trascendental o vital para el futuro de nuestro pueblo, pero cuya contemplación cotidiana resulta denigrante, como lo es también la contemplación, en pleno centro de la ciudad, de las ruinas del antiguo Ambulatorio de las calles Padre Salmerón/Santa Gertrudis. ¿Qué pasa, que tampoco en esto puede hacerse nada?¿Quién es el propietario de esto?

 

¿Cuál es el principal monumento de Cieza, la Iglesia de la Asunción, el funerario mausoleo del Capitol, o el selvático solar del Cocodrilo? Para mí, desde el punto de vista del impacto en la mirada y la huella que deja ese impacto en la retina, el último citado, del que, además, cualquier día, puede brotar una sorpresa temible, terrible y… viva…y entonces…entonces sí, tendremos película. Se pueden imaginar…de terror…

PromoCLR

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.