Logo
Twiter Facebook Meneame
Sabado, 27 de Febrero del 2021
Viernes, 12 Febrero 2021

El Viaje (más final aún…) a Ninguna Parte. Pandemonium

Valora este artículo
(4 votos)
Bartolomé Marcos Bartolomé Marcos

CLR/Bartolomé Marcos.

Hola, soy Berganza, un perro ya bastante viejo, escéptico y desengañado, que voy a empezar hoy por explicarles el significado de la palabreja del título (con mis excusas a priori para quienes ya lo saben): pandemonium o pandemonio (del griego “pan”- todo- y del latín demonium- demonio) es una palabra latina que significa “reunión de demonios” y que alude igualmente a un lugar en el que hay gran confusión, ruido y griterío, como no puede ser menos tratándose como se trata de demonios, y, además, muchos, muchedumbre y espantosa barahúnda y algarabía sin fin.

Bastantes, emplumados, y algunos, hasta con pluma, que parece estar de moda... De la situación política en Cataluña o del atrabiliario gobierno del búnker monclovita de 22 ministros, 23 con el ínclito, acartonado y “esculeador” presidente (diosecillo ridículamente omnipotente del esperpéntico olimpo), puede perfectamente decirse también, para ilustrar la palabra con ejemplos, que es un pandemonio. Asímismo podría calificarse como pandemonio la actual situación de la pandemia (fíjense que pandemia y pandemónium son, por otra parte, palabras cuasi paronomásicas) de coronavirus en España, tan dispersa y variopinta, tan ruinosa, tan anárquica, tan lamentable, tan ridícula…tan catastrófica. Esto que les cuento es lo que me permito aportar al diálogo perruno mantenido con mis contertulios guasaperos Cipión y el perro de Baskerville, dos animosos perros ciezanos de los que pasean por el Paseo Ribereño, que esta semana me han obsequiado con sendos guasaps sin desperdicio alguno, que voy a transcribir parcialmente a continuación, empezando por el de mi querido, fiero e indignado perro de Baskerville, que me dice, en estado de notorio y evidente cabreo…

 

¿No os dais cuenta de que toda una generación está siendo enviada a criar lilas y malvas en los camposantos? Aquellos que nacimos en los 40 y 50 del siglo pasado estamos siendo literalmente laminados y masacrados. El mundo se queda sin «yayos», sin abuelos ni abuelas, sin leyendas vivas de un tiempo en el que el simple hecho de existir, requería un esfuerzo físico y psíquico para calmar el hambre que acuciaba en los estómagos, para aliviar mediante el socorrido «sea lo que Dios quiera» el dolor de la angustia y de la pena por los que atrás quedaron en guerras y enfermedades que nacieron de la miseria y de la pobreza. Nos vamos yendo, los yayos que dicen que salvamos a tantas familias en la penúltima gran crisis, que esta ha dejado en mantillas...esos hombres y mujeres que se levantaban y se acostaban la mayoría de las veces con el mismo canto en sus estómagos, con la misma letanía de desamparo, con el horizonte horro de esperanza a corto plazo, y que sin embargo levantaron un país, se echaron sobre sus hombros a la tribu entera de convivientes dolientes y anduvieron haciendo caminos donde no los había ¡Con dos cojones, rediez!

 

Por su parte, mi buen, circunspecto y serio Cipión me hace algunas consideraciones, que yo les traslado, sobre la poliédrica y multiforme percepción de la realidad, del mundo y la vida, consustancial a los seres humanos. Dice Cipión que terremotos, volcanes, inundaciones, incendios forestales y otras catástrofes naturales, como la actual pandemia, solo podían ser explicados por nuestros antepasados si suponían que los desataban iracundos seres sobrenaturales a los que se les dio el nombre de dioses. Y aunque el ser humano ignorara por entonces que gran parte de estos desórdenes naturales los causa con sus rayos el Dios Sol, el nombre "dios" proviene precisamente de él, pues no en vano en la lengua indoeuropea "dyeu" significa luz diurna. El vocablo pasó al griego como "Zeus", convirtiéndose en el padre de todos los dioses del Olimpo, y de aquí al latín como "Deus". Al igual que el malvado Zeus, su no menos severo homólogo hebreo, por un quítame allá esas pajas, desataba su ira contra los humanos en forma de terribles plagas bíblicas. Aplacar su furia como fuera fue el inicio de los sacrificios religiosos en su honor; las ofrendas humanas destinadas a ellos tienen todavía hoy su reminiscencia en el pan y el vino que los curas santifican y toman en su nombre durante la misa (que en cierto sentido bien podría considerarse por esto mismo como una religión antropofágica o caníbal, permítanme el inciso…y no…no se me escandalicen) (…) Así que tal vez, como dijera Pedro Calderón de la Barca, nuestra vida sea en realidad un sueño; y de la misma manera que acaban los malos sueños cuando uno se despierta, quizá salgamos de este estado mundial copado por la pandemia, de cuyo final no se atisba una salida inmediata, acaso tocando la tecla adecuada que mediante un inesperado efecto mariposa cuántico esfume como por ensalmo al pegajoso bicho este de mierda, a los hijos de la gran puta que lo han puesto en circulación y a los ineptos, que no incompetentes, pues es competencia suya garantizar la seguridad del personal, que han gestionado esta maldita plaga, y así podamos de una puta vez volver a la Antigua Normalidad que teníamos en el único mundo que conocemos, que sin saber quiénes, cómo, ni por qué nos la han robado.

 

Y que no vuelve, oyessss, que no vuelve tan fácilmente, que no se recupera lo robado, la normalidad de siempre, birlada probablemente con aviesas, inconfesables intenciones. Seguimos aquí, en la planicie aburridísima de la Nueva Normalidad, cuando ha pasado prácticamente un año. Y me digo a mí mismo (y se lo cuento a ustedes), que no salgo de mi asombro, que, cuando veo a tanto incompetente inútil bien pagado en sus relucientes despachos, o salir a la palestra en el Congreso, en el Senado, o en el pórtico de la Moncloa, ya les digo, me asombro y me pregunto que de dónde ha salido toda esta gente, tan locuaz y tan parasitaria e improductiva. ¿Dónde estaban? ¿Dónde cursaron la primaria, la egb, el Bachillerato Elemental, el Superior, la Universidad? Me apunta un antiguo compañero precisamente de la Primaria y el Bachilerato, a punto de engrosar el batallón de los empijamados condenados a las asépticas pero letales duchas tóxicas, que nosotros, por aquel entonces, estudiábamos en el mismo grupo, pero divididos en tres secciones: los que escuchaban y entendían (los menos), los que escuchábamos y no entendíamos ni mierda (muchos) y los que, eclosionando adolescencia en flor, se andaban pajeando entre los pupitres (bastantes). Tengo la inquietante sensación de que la inmensa mayoría de los competentes incompetentes de ahora no son de ninguno de esos grupos. Si acaso serían de los que se mean de risa a la pata abajo, burlándose en la práctica de todos nosotros mientras cobran sus sustanciosos emolumentos a fin de mes, con germánica puntualidad ¡!! Asco inmenso !!!

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.