Logo
Twiter Facebook Meneame
Domingo, 28 de Noviembre del 2021
Viernes, 08 Octubre 2021

El Viaje (más final aún) a Ninguna Parte. Verdades y mentiras

Valora este artículo
(2 votos)
Bartolomé Marcos Bartolomé Marcos

CLR/Bartolomé Marcos.

Desde que vivo en un ático estoy más cerca del cielo. Desde mi terraza lo contemplo, el cielo, en los últimos tiempos frecuentemente agrisado, neblinoso y otoñal, que a mediodía suele devenir en raso como un pandero con un sol todavía abrasador y refulgente, de verano en retirada que se resiste al adiós.

Vivo en el Planeta Azul…de los simios. Si es que éste en el que vivimos ustedes y yo, la Tierra, es el “planeta azul”. A quienes no les guste, siempre pueden emigrar, irse a Marte, que, ese sí, es el “planeta rojo”, el de los marcianos, que hablan un idioma ininteligible y cansino de “niños, niñas, niñes” o “todos, todas, todes”. Si serán “tontos, tontas, tontes”…

 

Nada es verdad o es mentira y todo es verdad y mentira, porque todo es…según el color del cristal con que se mira, ¿verdad? Pues sí, amigos lectores, ¿qué le vamos a hacer?, tengo que reconocer que después de toda una vida de indefinición y coqueteos con los del planeta rojo, me siento más propenso e inclinado (sobre todo esto último porque la edad me va venciendo con su peso insobornable y siento más curvo mi cayado) a -sin enemistarme con nadie, por supuesto- amistarme más con los del Planeta Azul, Teo, Almeida, Isabel, que con los del Planeta Rojo (la Montero, la médica y madre Mónica García, el sinvergüenza Pablete o el grande y vacío ninot del Falcon, Begoña y la Moncloa…), con la excepción, eso sí, de José María Aznar, que vendió a España y todas las joyas de la Corona (Iberia, Telefónica…) en su primera legislatura como presidente del Gobierno y nos metió en un verdadero pandemónium, un endemoniado lío de principiante paleto con Bush y Blair, cuyas consecuencias aún estamos pagando (Afganistán).

 

Hace escasos días tuve la suerte de tropezarme con una frase sublime del gran escritor, premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa: “la ficción es una verdad. Muestra una verdad profunda que la gente elige creer”. Por eso me gustaron siempre más la literatura, el mito, la leyenda, o el cine, que la historia, que se suele vender como verdad cuando suele esconder manipulaciones sin medida, como las que ahora evidentemente incluye el roussoniano indigenismo. Como sé que, en última instancia, la verdad es inaccesible e incognoscible, renuncio a la verdad y elijo vivir en la ficción, cobijarme en una mentira hermosa, tranquilizadora y bien contada. Así que prefiero pensar que Colón, que en el fondo seguramente era un aventurero buscador de fortuna, la tuvo (fortuna) y descubrió América, aunque fuera sin quererlo o sin saberlo, como tampoco llegó a concebir el alcance del trascendente acontecimiento histórico la católica monarquía española, más papista que el Papa, y ridículamente más pendiente del más allá y de los caprichos de los interesados gestores del invento celestial, los propios papas (que tantas veces gestionaban egoísta y torticeramente con la entrepierna), que de satisfacer las necesidades materiales de los españoles. El descubrimiento de América y la posterior conquista fue probablemente resultado casual y obra de un imperio miserable de onanistas monarcas rezadores y de miles de desharrapados muertos de hambre que buscaron en aquellas tierras, con el valor agonístico de la desesperación que nos caracteriza, una oportunidad para sus pobres vidas, como después la buscaron tantos andaluces y murcianos en Alemania, o tantos murcianos en Cataluña. El azar determinaría que la empresa se hiciera tamaña e inconmensurable, a la par que el gran imperio español se hacía cada vez más pequeñito, mínimo e insignificante. Fuimos lo que fuimos y que ya no somos: una gran nación en la que ahora se cisca impunemente casi todo el mundo. Claro que ya no duele. Estamos acostumbrados.

 

Prefiero una mentira reconfortante antes que una verdad desoladora. Así, tanto el alcalde de Madrid, Almeida, como la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, ambos del “Planeta Azul” de los simios, coinciden en hacer un balance más positivo que negativo de la conquista de América, instan a mirar hacia atrás en positivo y hacia el futuro con optimismo la situación de Latinoamérica y respetan el movimiento indigenista en cuanto reivindicación de raíces, si bien sin manipulaciones externas guiadas por inconfesables intereses de rentabilización política.

 

Respecto al idioma español coincide Vargas Llosa conmigo -y yo con él- en cuanto a que ninguna razón o apoyo político externo ha contribuido a la extraordinaria expansión del castellano por el mundo (más aún en tiempos de vacas flacas imperiales), sino que la explicación siempre ha estado en el vigor interno, el carácter innovador y las propias virtualidades del idioma, que lo han llevado a ser el segundo idioma después del inglés que más se ha expandido. Dice Vargas Llosa que un español de cualquier punto de España que quiere comunicarse con el resto del mundo utiliza el español. Cuando los catalanes salen de Cataluña, los vascos de Euskadi, o los gallegos de Galicia sólo utilizan el español para comunicarse con el resto del mundo. Yo me siento muy orgulloso de ser español y de la historia de España, y en cuanto al Papa Bergoglio, por mí puede irse a la mierda y, como italiano, después de irse otro poquito a la mierda con su falsa, aparente e impostada accesibilidad y franciscana sencillez, condenar las conquistas de Roma, y abominar del latín, del Derecho Romano y otras tropelías de sus antepasados, que sobradas hubo como para fijarse en la paja en el ojo ajeno.

 

Son algunas verdades que entiendo como todavía vigentes, frente a mentiras emergentes de mentirosos compulsivos, sepulcros blanqueados y cerebros reblandecidos, que se creen, o que quieren creerse, el ombligo del mundo, pero que no triunfarán.

Más en esta categoría: « Don de gentes Hipócritas »

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.