Logo
Twiter Facebook Meneame
Viernes, 24 de Noviembre del 2017
Sábado, 11 Febrero 2017

Empieza la floración

Valora este artículo
(5 votos)
Tino Mulas Tino Mulas

CLR/Tino Mulas.

De que Cieza tiene un magnífico patrimonio natural del que disfrutar y el cual mostrar a los visitantes nadie duda. Lo curioso es que uno de los más importantes elementos de este patrimonio, la floración, haya venido de la mano del hombre.

Los árboles que protagonizan la floración no son oriundos de Cieza. De hecho, su cultivo intensivo data del siglo XX, y en especial desde que el trasvase Tajo-Segura permitió contar con caudales constantes y suficientes de agua para hacer rentable la inversión necesaria para levantar este tipo de cultivos. Durante unos años, los primeros, la gente de Cieza no se dio cuenta del espectáculo que ofrecían, todavía tímidamente, los melocotoneros, los albaricoqueros y los cerezos, en especial los primeros. Después, varios aficionados a la fotografía y a caminar por las montañas que rodean Cieza empezaron a captar con sus ojos y cámaras la belleza que desplegaban los árboles al llegar su época de floración.

 

Y con el tiempo, la extensión cada vez mayor del cultivo de frutales de hueso y la mayor conciencia por parte de lugareños y forasteros de estos momentos únicos que ofrece la naturaleza humanizada en Cieza lograron que la floración fuera ganando en fama y reconocimiento. Y también en extensión, ya que las diversas variedades de melocotoneros que se fueron plantando, de diferentes tiempos de maduración, fueron aumentando el lapso en el que podían admirarse sus flores, además de ampliar la gama cromática, en especial de diversas gradaciones de tonos rosados, que ofrecen al espectador.

 

Y henos aquí, en la actualidad, disfrutando de una floración que no empieza ya en febrero, sino casi a mediados de enero, alargándose en algunos lugares de Cieza prácticamente hasta abril. ¿Cómo es esto posible? Pues son varios los motivos que permiten el adelanto de este espectáculo natural. En primer lugar, la plantación de variedades ultratempranas, cuyas flores salen de forma natural a finales de enero, permite disfrutar de la floración en pleno invierno. Si a esto le añadimos que el cambio climático es cada día más evidente, y que los inviernos son cada año menos fríos, no nos debe extrañar que, como ha sucedido este año, los primeros árboles florezcan a mediados de enero.

 

Por otra parte, se siguen explotando variedades tardías del fruto, lo que extiende la época de la floración hasta principios de abril. Sin embargo, estas diferencias de variedades tienen como consecuencia cambiar el sentido de ésta. Antaño, todos o casi todos los árboles florecían a la vez, creando un mar de color rosado en los campos que rodean Cieza. Hoy, la maduración diferencial hace que convivan huertos y campos ya florecidos con otros que aún no lo están o que han perdido ya la flor, sustituida por la hoja verde, dando lugar a un vivo juego de contrastes de colores que, al menos en mi opinión, dan incluso más belleza al fenómeno. Máxime cuando las diversas variedades de melocotoneros tienen también flores de diversas tonalidades del habitual color rosado.

 

La floración de Cieza es hoy en día conocida por amplias sectores de la población. Para empezar, los mismos agricultores han tomado conciencia del fenómeno y participan en su puesta en valor. Por no hablar del sector de la hostelería, uno de los que más ganaría con la popularización de este espectáculo mitad natural, mitad humano. La publicidad que se está haciendo y la propia belleza del espectáculo en sí, además de la más que benigna climatología de la que disfrutamos en Cieza, atraen cantidades crecientes de turistas que acuden a Cieza bien por su cuenta o bien en viajes organizados por agencias, grupos senderistas o asociaciones de fotógrafos. El darles un buen recibimiento y atender a sus demandas de información o de servicios hosteleros, mostrándoles además otros encantos con los que cuenta Cieza, deben ser objetivos primordiales para las autoridades y el tejido económico de nuestra ciudad. Hay que aprovechar lo que tenemos, darlo a conocer, atraer a visitantes, y hay que hacerlo de forma sostenible: debemos evitar una masificación excesiva del disfrute fenómeno, a pesar de que su limitación en el tiempo (unos tres meses o menos) le dé un componente de estacionalidad que anime precisamente la concentración de visitantes.

 

En fin, que ya ha empezado la floración de 2017. Toca ahora disfrutarla. Manos a la obra.

PromoCLR

Deseo recibir noticias en mi correo electrónico:


AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Tamara
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.