Logo
Twiter Facebook Meneame
Domingo, 07 de Marzo del 2021
Domingo, 01 Noviembre 2020

La ciudad dormitorio

Valora este artículo
(1 Voto)
Cementerio Santísimo Cristo del Consuelo de Cieza Cementerio Santísimo Cristo del Consuelo de Cieza CLR

CLR/Manuel Eloy Semitiel López.

Escribir sobre la muerte, cementerios y ritos funerarios no es fácil, cuando lo hacemos puede haber una sombra de miedo, desconocimiento o de simple tristeza que a todos por igual nos invade.

Hay gente que afronta el tema de la muerte de una manera normal, nacemos y morimos algún día, es nuestra condición humana y es así se quiera o no. Otros ven que la vida es trascendental, la vida no acaba, se transforma, la muerte nos lleva a la contemplación definitiva de Dios en su Gloria, en el Paraíso.

 

"Me voy a prepararos sitio", nos dirá Jesús en los evangelios. Nos decía Miguel de Unamuno lo siguiente: "...solo le pido a Dios que tenga piedad con el alma de este pobre ateo". Todos nos hemos preguntado algún día si habrá "algo" después de la muerte, yo lo único que puedo decir es que eso espero, que una vez completada mi vida en este suelo ciezano, cuando muera (como todos), juntarme con mis seres queridos, mis padres, familia, amigos fallecidos en la vida que no acaba en presencia de Dios todo misericordia y perdón.

 

Recordemos las palabras de Jesús en la cruz y hablando con Dimas, el buen ladrón: "...si dices que eres rey, acuérdate de mí cuando estés en tu reino"; y Jesús le responde: "te aseguro que hoy estarás conmigo en el Paraíso". Un ladrón fue el primero que entró en la vida eterna por la misericordia de Jesús. No fue un doctor famoso, ni un adinerado de su tiempo asqueado de vivir y de todo, fue un pobre ladrón que arrepentido pidió a Jesús una vida nueva y Él se la dió.

 

Todos iremos a parar al cementerio, TODOS, sin distinción de razas, de poder, de dinero, fama...., iremos alguna vez a descansar a este "otro pueblo" que por estos días solemos visitar.

 

En Cieza han sido muchos los cementarios que han acogido a nuestros difuntos, desde el antiquísimo enclave de la C/ Calvario u Osario, parece ser el antiguo y primitivo cementerio de Cieza ya en esta ubicación, pasando por el que teníamos hasta el siglo XIX justo donde está ahora el colegio Stmo. Cristo del Consuelo de Cieza.

 

En todas las iglesias de Cieza antiguas hay enterramientos, en sus capillas y en sus muros aledaños a las mismas. La actual capilla del Stmo. Cristo de la Agonía en la Basílica de la Asunción, era un cementerio exterior anexo a los muros de la iglesia, fue edificada esa capilla a principios del s.XIX y convertida en parte de la actual parroquial de la Asunción, en todas las capillas de esta iglesia hay enterramientos como también los hay en el Convento de San Joaquín y San Pascual y en su "vaso" reposan los restos de los franciscanos que allí vivían y fueron enterrados en su momento, entre los que se encuentra el Padre Fray Pascual Salmerón, primer historiador de Cieza.

 

Las clarisas también conservan las tumbas de las religiosas que allí murieron y fueron sepultadas en ese monasterio. El papel de las cofradías ciezanas en los ritos funerarios de sus cofrades se conservan hasta nuestros días, pero ya sin tanto boato no oropeles, pero siguen haciéndose presente en los funerales de sus cofrades o benefactores pero de otra manera.

 

Antiguamente y según las fuentes escritas, cuando un cofrade fallecía, se instalaba en su casa la capilla ardiente correspondiente, con cera, adornos de la estancia con telas, el guion de la respectiva cofradía y demás ostentación y según el rango del finado. Se velaba al difunto acompañando a la familia y según lo dispuesto asistían al sepelio uno, dos o más sacerdotes para el acompañamiento a la parroquial. Los hermanos acompañaban al difunto por las calles el día de su entierro acompañándolo con cera guion de la cofradía al frente los sacerdotes correspondientes según el caso. El guion de la cofradía llevaba un crespón negro en señal de luto y se disponía de un guion solo para los entierros.

 

Se podría hablar mucho de estos ritos funerarios que acostumbraban a hacer las cofradías con sus finados, aparecen en las fuentes escritas varias cofradías tales como la de Jesús, Soledad, del Rosario, de San Bartolomé, de la Sangre, de las Ánimas, de la Convocatoria....., precisamente esta última de la Convocatoria no solo asistían a los sepelios, si no que con el mero hecho de pagar las cuotas anuales los cofrades tenían derecho también a que un médico los visitara si así lo precisaban y su salud lo requería, no solo eran los sepelios, dato curioso y anecdótico. Ahora solo se les distingue con el paño mortuorio de cada cofradía que es colocado sobre el féretro de cofrade fallecido, pues no se velan a los difuntos por las casas ni se instala cera en los velatorios, son otras épocas.

 

Una de las obras de misericordia es dar sepultura a los difuntos, rezar por su eterno descanso, visitar sus tumbas, otras obras de misericordia son el dar de comer al hambriento, de beber al sediento, enseñar al que no sabe, visitar a los encarcelados, vestir al desnudo, a fin de cuentas todo en la vida es tener amor con los demás, respeto, empatía, ser buena gente como se dice.

 

Lo único que nos vamos a dejar es lo bueno que hagamos en vida con los demás, la misma justicia que das recibirás, como trates serás tratado, como vivas morirás. La mortaja no lleva bolsillos, como dice el Papa Francisco, no te vas a llevar NADA, solo el amor, la entrega a los demás, las buenas obras y acciones, de lo malo nadie se acuerda, de las buenas obras sí, de rencor no se vive, se muere en vida, el amor te hace feliz contigo mismo y con los demás.

 

Nos decía Jesús: El que me siga recibirá en esta vida el ciento por uno y en la otra la vida eterna. Hay algún banco que dé más? NO!! Visitemos a nuestros difuntos con amor, con respeto, entremos al cementerio del Stmo.Cristo del Consuelo de Cieza sabedores que allí duermen, que nosotros estaremos allí algún día, tengamos respeto, compostura, rezemos por los difuntos, especialmente por nuestros seres queridos, por nuestros amigos fallecidos, por los que mueren de forma violenta, por accidentes, de forma repentina, por los que mueren por venganzas, o de forma cruel, por los que no tienen quien les rece. Es una obra de misericordia, esperando despertar en la Gloria de Dios.

 

"....Jesús, acuérdate de mí cuando estés en tu reino! y Jesús le contestó: Te aseguro que hoy estarás conmigo en el Paraíso."

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.