Logo
Twiter Facebook Meneame
Martes, 20 de Abril del 2021
Sábado, 06 Marzo 2021

La España vacía

Valora este artículo
(1 Voto)

CLR/Carmen Villa/Carmen María Villalba.

Son muchos los que insisten en mantener que España no es un país desarrollado. Cierto es que, como bien dice el dicho, ‘las comparaciones son odiosas’ y en la gran mayoría de casos nuestro país no se caracteriza, precisamente, por ser pionero en avances aunque ya os adelantamos algo muy curioso: en España existe el problema de vivir a distintas velocidades, pero esto no es sinónimo de que sea un país subdesarrollado. Por tanto, partamos de la base de que sí somos un país desarrollado.

La celeridad y la concentración de recursos en la capital y en las grandes ciudades ha dado lugar a que se diferencie entre dos Españas: la España cultivada y la España rural o, en su defecto, la España vaciada. Sin duda un adjetivo bastante acertado para todos aquellos pequeños pueblos que cuesta encontrar en el mapa pero que, a su vez, se convierten en el destino perfecto para huir de la fatiga que produce el ritmo frenético de vida en una ciudad. Un ejemplo claro de controversia donde los haya.

 

Casi la mitad de los pueblos de España, aquellos donde reina la paz y nos hacen fantasear en el rato previo de echarte a dormir para huir por unos instantes de la rutina, se encuentran al borde de la desaparición debido a que los jóvenes hacen honor al famoso estribillo de Mecano: ‘quiero vivir en la ciudad’. Algo bastante comprensible ya que en pleno siglo XXI todavía prevalece el sector primario, los transportes públicos todavía se quedan sin combustible y apenas ofrecen facilidades ni sirven para ahorrar en tiempo ni en dinero. Esto, sin duda, se ha convertido en uno de los detonantes del éxodo rural que obliga a estos pueblos a establecer la esperanza de existencia, no de vida, en la media de cantidad de años que vivan los pocos habitantes inscritos en el censo. Ojo, cabe recordar que esta estadística se realiza cada 10 años, por tanto, hablamos de un recuento no muy fiable. Sin embargo, sí son pioneros en la forma de reivindicar y en mayor o menor medida hacerse de notar.

 

La despoblación de los espacios rurales es un hecho. La entrada del siglo XXI no hizo más que acelerar este proceso. Un estudio sobre ‘La sostenibilidad demográfica de la España vacía’ realizado en 2017 por Joaquín Recaño, investigador del Centre d’Estudis Demogràfics, ofrecía datos alarmantes. Casi 1.900 pueblos están considerados en riesgo de extinción, en unos años sus únicos habitantes serán casas repletas de vegetación. A ellos se suman más de 4.000 municipios que sufren problemas de despoblación. Mientras tanto, en un 30% del territorio de la Península se concentra el 90% de la población. Dicho de otro modo: estamos todo apelotonados. Juntos y revueltos.

 

Conectados con el mundo rural pero aislados del resto. Este es el denominador común por lo que las personas que han nacido en pueblos rurales abandonan su hogar. La falta de oportunidades se lleva la corona. Paralelamente, las tasas de nacimiento negativas y un gran envejecimiento de la población no ayudan. En los pueblos del centro y del norte de España, especialmente en Castilla-León, Castilla-La Mancha, Teruel y La Rioja, se concentran los 1.900 pueblos de los que les hemos hablado.

 

No obstante, por fin la España vacía ha entrado a formar parte de la agenda de algunos representantes políticos, a falta de que, como ustedes saben, de verdad lo lleven a cabo y no se queden sólo en meras palabras. Ante la posibilidad de que pasen desapercibidos existen asociaciones que dan voz a estos pueblos rurales y desarrollan propuestas para potenciar el encanto de su patrimonio cultural, sus parajes naturales, tradiciones e historia. En concreto, 50 mujeres y 50 hombres de toda España componen un grupo denominado G-100 “basado en la gestión de la inteligencia colectiva, con el que pretenden alumbrar las líneas estratégicas de cómo ha de evolucionar la relación del ser humano con el medio rural y construir una nueva identidad rural para el siglo XXI”.

 

Este tipo de asociaciones junto a los ciudadanos de cada pueblo que actúan como verdaderos embajadores son capaces de generar grandes ideas. Saben que las fiestas de pueblo nada tienen que envidiar a las de las ciudades. Conocen de primera mano lo que significa ayudar altruistamente. Crean vínculos emocionales con su pueblo, están entusiasmados, pero les falta conseguir entusiasmar a los demás, acabar con la brecha digital, económica y laboral y, convertir estos espacios rurales en posibles vías de desarrollo.

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.