Logo
Twiter Facebook Meneame
Viernes, 19 de Abril del 2019
Sábado, 13 Abril 2019

La eutanasia sí interesa, señores de la derecha

Valora este artículo
(4 votos)
Tino Mulas Tino Mulas

CLR/Tino Mulas.

A veces escuchar a algunos candidatos de los partidos de derecha y de la extrema derecha produce sonrojo. Cuando no vergüenza ajena. Día tras día, minuto tras minuto, estos ínclitos candidatos (no crean de todos modos que los demás son mirlos blancos) nos sorprenden con auténticas majaderías que no sé a qué se deben: si a desconocimiento, a la inventiva desmedida o simplemente a la afición a mentir y meterse en jardines de rocas.

Pero algunas veces lo que dicen produce no ya perplejidad, sino auténtica repugnancia. Y es el caso de la eutanasia.

 

Esta semana hemos conocido un nuevo caso de eutanasia. Un hombre ha ayudado a su esposa, enferma terminal de una esclerosis múltiple que sufría desde hacía más de treinta años, a morir con dignidad. Simplemente le ayudó, acercándole el vaso que contenía el veneno para que ella pudiera, previa aceptación explícita, beber por una pajita el citado veneno. Nuestra legislación comenzó de inmediato a perseguir al marido acusándole de asesinato, incluso de violencia de género. El debate siempre presente sobre la eutanasia se avivó. Y he aquí que los retrógrados que comandan a la extrema derecha y a la derecha extrema jalearon la persecución judicial del marido y negaron que hubiese ni necesidad de legislar sobre el derecho a una muerte digna ni debate sobre el tema. Incluso fueron más allá y prometieron que potenciarían los cuidados paliativos para que no fuese necesaria la eutanasia, la cual por cierto prohíben y niegan.

 

Como siempre estos señores mienten, inventan y demuestran un desconocimiento supino. Y una manifiesta y preocupante tendencia a imponer sus ideas a los demás. Lo primero: el debate existe, es continuo porque continuo es el sufrimiento humano, y las terribles imágenes de enfermos terminales consumidos que sufren espantosamente y a los que los medicamentos ya no hacen efecto se repiten lamentablemente sin solución de continuidad. Y si un alma caritativa (sí, caritativa de verdad, no como estos elementos a los que el sufrimiento ajeno les importa un ardite) ayuda a los sufrientes a petición de estos a acabar con la tortura y la indignidad, inmediatamente surgen dedos acusadores que denuncian a dichos benefactores y tratan de imponer sus (SUS) ideas a los demás.

 

Vamos a ver, señores: mi cuerpo y mi vida son míos. No me importa en absoluto que ustedes tengan una religión u otra, unas ideas u otras. Pero me encoleriza que pretendan ustedes imponer sus principios religiosos a los demás. Ni yo ni todos los que creemos que la eutanasia debe estar permitida y regulada en nuestro país (que somos la mayoría de los ciudadanos) les obligamos a ustedes a practicarla. Ni se nos ocurriría ni por un momento vulnerar sus ideales religiosos o vitales. Y por eso mismo, porque a pesar de todo les respetamos, exigimos de ustedes lo mismo: respeto y no imposición. Porque por mucho que hablen ustedes de cuidados paliativos sin saber realmente de lo que hablan, la realidad es que lo que ustedes pretenden es que todo el mundo cumpla las normas que ustedes quieren imponer, normas que casi siempre son de origen religioso y que saben perfectamente que no son compartidas por la mayoría de sus conciudadanos. En pocas palabras: como ustedes creen que la vida de cada persona no es propiedad suya, sino de la divinidad, niegan al individuo la libre disposición de su propia vida, aunque no exista esperanza y el sufrimiento sea atroz.

 

Pero hay un par de cuestiones sobre las que deberían ustedes recapacitar. La primera, que si son ustedes creyentes su dios es un dios de amor, no de castigo y de represión, y dudo mucho que un dios misericordioso castigue con el infierno a quienes presa de un padecimiento horrible e indigno quieran poner fin a lo que sí es un verdadero infierno. Y la segunda, que quien no profese las creencias religiosas de ustedes tampoco tiene que cumplirlas y nadie les puede obligar a ello.

 

Y sobre todo, señores de la derecha extrema y la extrema derecha: ustedes, tan amantes (según ustedes) de la libertad, tan enemigos de las imposiciones (que no sean las suyas, naturalmente), defensores a ultranza de eliminar regulaciones y reglamentos, deberían comprender y apoyar que la mayoría de los cuarenta y siete millones de españoles deseemos que las leyes amparen que podamos decidir dejar de sufrir cuando el sufrimiento se haga insoportable, cuando la indignidad sea intolerable. Porque el debate, la preocupación, existen, y no porque ustedes lo nieguen van a cambiar la realidad.

 

Y porque en última instancia mi cuerpo, mi vida, son sólo y exclusivamente míos. Y ustedes no son nadie para imponerme nada ni decidir por mí.

PromoCLR

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.