Logo
Twiter Facebook Meneame
Sabado, 26 de Setiembre del 2020
Sábado, 08 Febrero 2020

La Región, a la deriva

Valora este artículo
(4 votos)
Tino Mulas Tino Mulas

CLR/Tino Mulas.

Mis muy queridos lectores y lectoras: os conmino a que abrías un medio de comunicación cualquiera regional, nacional incluso, y busquéis noticias sobre la Región de Murcia. Rara será la ocasión en la que no encontréis alguna referencia poco positiva para nuestra comunidad.

Salimos en los papeles, en los telediarios, en los informativos radiofónicos, en las redes, pero casi siempre de forma negativa: que si somos los primeros por la cola en pensiones, en educación, en sanidad, en apoyo a la dependencia, en afluencia de turistas, en cuidado de nuestros espacios naturales y en un larguísimo etcétera de cuestiones que nos colocan de forma inapelable a la cola de desarrollo humano y económico de nuestro país.

 

El modelo de gestión del gobierno regional está agotado. La administración regional, hay que decirlo, no funciona. Es inoperante. Y os lo digo con pleno conocimiento de causa. Aunque seguro que lo habéis sufrido en vuestras propias carnes, así que no creo que sea necesario insistir en ello. Por si fuera poco el gobierno regional se sustenta sobre un partido que ha pasado de ser hegemónico en la Región a convertirse en la segunda fuerza política y rehén de un partido extremista que le impone sus criterios en contra de sus propias convicciones.

 

Y me da la impresión de que la misma cúpula gubernamental murciana es plenamente consciente de ello. Su inoperancia es total, hasta el punto de que la reacción a la reciente semiintervención de sus cuentas por parte del estado central ha sido menos que tibia, lo que prueba que el liderazgo del gobierno regional es escaso. La falta de actividad y de capacidad de cambiar las cosas ha derivado en que la única política que el gobierno regional ha llevado a cabo de forma consistente es quejarse de que la Región es maltratada desde Madrid y de que los elementos también se confabulan contra ella.

 

En el momento de escribir estas líneas se ha hecho público que el gobierno de Murcia se ha personado en la causa abierta contra el expresidente Valcárcel por el asunto de la desaladora de Escombreras. Lo hace para, según afirma, proteger los intereses de la Comunidad Autónoma de los posibles perjuicios causados a la misma por los investigados en el caso. Es curioso, porque en primer lugar Valcárcel es el padre político y el líder, primero oficialmente y ahora en la sombra, de quienes componen el gobierno y de la política que se ha desarrollado en él en los últimos veinticinco años. Pero resulta sintomático que, en vez de limpiar la era y entonar el mea culpa por los errores cometidos, se pretenda desviar la atención de la ciudadanía como si la Comunidad Autónoma, y sobre todo el partido que la gobierna, fueran los desdichados paganos de todos los desmanes que en un cuarto de siglo se han perpetrado en la Región.

 

Huida hacia delante. Ese parece ser el camino a seguir por el actual gobierno regional. Acusaciones a diestro y siniestro, victimismo, el típico “y tú más”, medidas electoralistas y suicidas como la bajada de impuestos en una Región carcomida por las deudas, irresponsabilidad e inacción en suma. Y como resultado, los datos con los que nos desayunamos día tras día. Ya nos gustaría a quienes aquí vivimos que nuestro gobierno fuese noticia alguna vez por algo positivo que hubiese realizado. Tuviésemos la ideología o las preferencias políticas que tuviésemos, seguro que la inmensa mayoría de nosotros nos alegraríamos, por nuestro propio bien y por el de la Región. Pero lamentablemente esto no ocurre casi nunca, y así nos va.

 

No creáis que el gobierno regional no tiene razón en ocasiones al quejarse de algunas carencias. Por ejemplo, de la infrafinanciación que sufre la Comunidad. La población de nuestra Región ha crecido fuertemente en el último cuarto de siglo, en casi un 25%, mientras que los recursos disponibles para financiar su atención lo han hecho de una forma mucho más modesta. En buena parte es responsabilidad del propio gobierno regional, que en tiempos de Valcárcel y para contentar a Aznar rechazó una mayor dotación económica afirmando que no hacía falta, que con lo que se tenía sobraba, a pesar de saber que la población regional crecía a toda velocidad. Pero en fin, la cuestión es que falta dinero para financiar la sanidad y la educación, la atención social y las infraestructuras en Murcia, por lo que es más difícil llevar a cabo una política de mejoras. Aunque dada la situación y visto lo visto, me temo que ni con dinero suficiente recuperaría el gobierno regional una capacidad de acción de la que, sinceramente, creo que carece.

 

Hacen falta cambios. Es evidente. Lo malo es que es difícil que un sistema que se ha perpetuado durante veinticinco años dé su brazo a torcer o cambie su actitud de la noche a la mañana. Así que me temo que el necesario relevo para al menos intentar mejorar la situación de la Región va a hacerse esperar. Máxime cuando los propios votantes no parecen avanzar en esa dirección. En fin, el tiempo nos dirá cómo se soluciona este anquilosamiento. Esperemos que no sea demasiado tarde.

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.