Logo
Twiter Facebook Meneame
Martes, 17 de Setiembre del 2019
Viernes, 03 Mayo 2019

¿Me creería si le dijese que me lo temía?

Valora este artículo
(3 votos)
Tino Mulas Tino Mulas

CLR/Tino Mulas.

Una de las pocas cosas (buenas o malas) que no me gusta hacer en esta vida es el “telodije”. O sea, mortificar aún más al ya mortificado por haberle advertido previamente de lo que le iba a ocurrir de seguir comportándose como lo ha venido haciendo.

Ni siquiera es para mí motivo de satisfacción el hacer hincapié en que, por una vez, tenía yo razón. Pero como esta vez se trata de política, y de política estatal para mayor enjundia del asunto, pues voy a hacer de mi capa un sayo y, sin que sirva de precedente, lo voy a decir.

 

Voy a decir que ya lo había dicho. Que las elecciones en un país medianamente desarrollado las gana el centro. Un país desarrollado tiene una clase media amplia y aunque en España la crisis y la respuesta gubernamental a la misma se han llevado por delante a una buena parte de esta clase media (que en buena parte también ha votado a opciones extremistas y demagógicas como pocas), aún nos queda clase media en cantidad. Y la clase media es de virgencita, virgencita, que me quede como estoy. Así que vota al centro derecha, al centro-centro y al centro izquierda, para que los cambios nunca sean radicales y no les hipotequen su nivel de vida, que bastante les ha costado conseguirlo.

 

Y, como en su momento dije en varias ocasiones, en España sin tener el centro no hay partido que pueda ganar unas elecciones. Y esto es lo que le ha pasado al Partido Popular, sólo que multiplicado. Porque el PP no sólo debía rendir cuentas de su absoluta derechización, sino también de décadas de corrupción y de una actuación durante la crisis dedicada única y exclusivamente a salvaguardar los intereses de los poderosos. Y en democracia todo esto se paga. La derechización (casi extremaderechización, diría yo) ha espantado a millones de antiguos votantes del centro y centro derecha. Algunos, los de centro derecha, los ha recogido Ciudadanos. Otros, los de centro-centro, han vuelto grupas hacia el PSOE reeditando el antiguo fenómeno de voto a la otra gran formación política típica del hasta hace poco todopoderoso bipartidismo. El resultado de esta política tiene forma de doble cifra: 66.

 

Tampoco se ha salvado Ciudadanos de su propia estrategia errónea. El partido naranja aspiraba a canibalizar al PP, recogiendo a todos sus huidos de centro y centro derecha. Pero al mismo tiempo se ha derechizado tanto mientras buscaba meter mano en el caladero de votos de la derecha que muchos de sus votantes de centro y centro izquierda han salido por piernas (literalmente) hacia el PSOE. De hecho Ciudadanos ha recogido muchos votos del PP, sí, pero sus resultados, aunque muy positivos, delatan una evidente pérdida de votos en estos segmentos.

 

Por el contrario la táctica del PSOE ha sido la de agrandar fronteras. Además del voto útil de la izquierda tan visible en estas elecciones, muchos votantes del centro y centro izquierda han visto con miedo el tan cacareado aunque fallido asalto de la derecha y la extrema derecha al poder. Y el PSOE, dando en campaña una de cal y otra de arena, ha conseguido atraer a todos estos votantes temerosos y conseguir una mayoría por la que muy pocos (salvo Tézanos y su CIS, tan vilipendiados los pobres) hubieran apostado hace una semana.

 

Viene otras elecciones. La verdad es que los resultados de las nacionales no son muy extrapolables a las municipales. Quizás algo más a las autonómicas. Autocríticas hemos oído muy pocas, o casi ninguna. Pero algunos sí se han dado cuenta de los gravísimos errores cometidos, como es el caso de Pablo Casado, que inicia ahora con su partido una vuelta al centro demasiado tardía y, desde luego, muy poco creíble para quienes han votado apenas hace una semana y quienes deberán hacerlo de nuevo dentro de otras cuatro. Eso sí, la culpa de lo ocurrido la tienen todos los demás. Que para eso estamos en España y aquí nunca tiene nadie la culpa de nada.

 

En fin, en cuatro semanas nuevas elecciones. Veremos por dónde van los tiros, aunque la tendencia ya está clara. Y ya sabemos que en las municipales se vota, al menos en las poblaciones no demasiado grandes, más a la gente y su equipo que a las formaciones políticas propiamente dichas. Puede que algunos limpien un poco la casa o bien se encuentren con el peor de los escenarios posibles. Sea como sea, el domingo 26 de mayo se verá si algunos tienen que dejar la política e incluso si algunos partidos políticos tienen posibilidades de seguir existiendo.

PromoCLR

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.