Logo
Twiter Facebook Meneame
Lunes, 14 de Octubre del 2019
Sábado, 05 Octubre 2019

Poner en valor lo nuestro

Valora este artículo
(3 votos)
Tino Mulas Tino Mulas

CLR/Tino Mulas.

El miércoles pasado se presentaba oficialmente el Centro de Interpretación del Cañón de Almadenes. Aunque ya fue inaugurado en 2015, hasta hoy no se habían abierto sus puertas al público, que podrá por fin disfrutarlo a partir del sábado 5 de octubre.

Polémicas y discusiones aparte, hay un hecho innegable: Cieza cuenta con un patrimonio difícilmente igualable por otras localidades de su entorno y de su tamaño. No voy a inventar la rueda, todos sabemos (o deberíamos saber) lo que la ciudad y sus alrededores pueden ofrecer a los hipotéticos turistas que nos visiten. Y digo hipotéticos porque hasta ahora lo que se ha hecho para atraerlos ha sido poco y de escaso efecto, salvo algunas excepciones recientes.

 

Tenemos unos paisajes espectaculares, una naturaleza excepcional, unas actividades humanas que crean entornos únicos, una rica gastronomía, una historia que nos ha dejado algunos de los yacimientos más importantes de la arqueología europea e incluso mundial… No tenemos playa, pero sí todo lo que hace falta, y más, para atraer a un turismo de calidad, del que deja dinero y buen sabor de boca. No un turismo de masas, sino uno cultural, gastronómico y de disfrute del entorno natural y humano. Ahora bien, lo que apenas tenemos, aunque su número vaya creciendo, son turistas.

 

¿Por qué? Muy simple. Hasta casi ayer poco o nada se ha hecho, tanto desde la iniciativa privada como desde el sector público, para convertir a Cieza en un destino turístico de primer orden. Tenemos atractivos, sí, pero en su mayoría ni han sido puestos en valor ni apoyados por una infraestructura turística suficiente. Ha sido curioso ver cómo en las ferias del sector Cieza presentaba sus atrayentes credenciales, pero luego no había ni un hotel ni apenas restaurantes donde el hipotético turista pudiese descansar, reponer fuerzas y disfrutar de la gastronomía local. Por no haber, ni siquiera había planes o empresas que ofreciesen visitas más o menos organizadas a nuestro patrimonio. Casi era como si dijésemos al turista potencial: venga usted, búsquese la vida y los lugares a visitar, indague si existe algún sitio para comer y después váyase de aquí a buscar un lugar donde descansar. Y así, claro, era difícil que los turistas se atreviesen a venir a Cieza, y los que venían apenas dejaban beneficios a la hostelería local.

 

Las cosas están cambiando. Parece que ahora instituciones y empresas han tomado impulso en la promoción y aprovechamiento de nuestro patrimonio. Un ejemplo clave ha sido el de la floración, un fenómeno mitad natural y mitad de origen humano que no es ni mucho menos único, ya que existen otros parecidos por toda la geografía española. Pero alrededor de ella se está desarrollando toda una serie de eventos en los que la colaboración entre los diversos actores de la economía local está logrando no sólo la participación en ella de los vecinos de Cieza, sino la llegada de un número creciente de turistas foráneos que recorren los campos floridos, visitan las diversas exposiciones y dejan sus dineros en los establecimientos hosteleros locales. Sin duda, un ejemplo a seguir para poner en valor el resto de nuestro patrimonio.

 

Otro ejemplo es el aprovechamiento del curso del Segura a su paso por el término municipal de Cieza y de los pueblos cercanos para la realización de actividades de aventura en la naturaleza, lo que conocemos como descensos. Aquí la iniciativa privada ha marcado el paso, aprovechando las infraestructuras públicas y el río pero sin dejar apenas beneficios en Cieza. Parece que el ayuntamiento va tomando cartas en el asunto para que al menos una parte de los beneficios generados por esta actividad que aprovecha el entorno común revierta en la ciudad. Otro tanto ocurre con el entorno natural, perfecto para realizar actividades de escalada, senderismo, bicicross y otras que se desarrollan de forma habitual pero poco organizada y con escaso o nulo beneficio para Cieza.

 

Pero nos queda aún mucho por hacer. En algunos ámbitos, como es el caso del entorno de Almadenes, se está ya actuando. En otros, como en el aprovechamiento de nuestra riqueza arqueológica de forma ordenada y respetuosa con el patrimonio, se está poco menos que en pañales. Lo mismo ocurre en cuanto a las infraestructuras turísticas: tenemos sólo un hotel de pequeño tamaño y todavía muchos de nuestros restaurantes son más bien mesones y tabernas, de innegable atractivo para la gente de la ciudad, pero poco conocidos para quienes vienen a visitarnos. Aquí la iniciativa pública es más difícil, aunque desde el ayuntamiento los diferentes partidos que han gobernado el consistorio han hablado siempre de construir un nuevo hotel que aumentase y diversificase la oferta de plazas para los turistas foráneos. Aunque hay hoy en día un proyecto municipal nuevo en este sentido, todavía no se ha materializado.

 

En fin, no estamos tan mal como hace unos años. Las iniciativas públicas y privadas van en aumento, pero son todavía, al menos en mi opinión, insuficientes para que Cieza pueda crear y mantener un sector turístico potente, que diversifique nuestra economía y dé solidez al tejido económico de la ciudad. Y que cree puestos de trabajo, riqueza y bienestar en una economía que sigue todavía basada casi únicamente en un sector agrícola muy expuesto a las coyunturas adversas.

PromoCLR

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.