Logo
Twiter Facebook Meneame
Lunes, 18 de Noviembre del 2019
Sábado, 06 Julio 2019

¿Por qué pago yo más impuestos que quienes tienen mucho más?

Valora este artículo
(3 votos)
Tino Mulas Tino Mulas

CLR/Tino Mulas.

Me llamo Florentín Mulas Arellano. Soy profesor de secundaria. Me retienen todos los años de mi salario unos 11.000€, de los que me devuelven después menos de una sexta parte. Pago además religiosamente, como casi todo hijo de vecino, mis impuestos municipales (unos 1.000€ anuales), el IVA (un 21% de todo lo que compro), impuestos especiales por la energía (electricidad y combustibles) y por algunos productos (como licores, por ejemplo). Para no aburrir, casi la mitad de mis ingresos brutos o incluso más se va en impuestos.

¿Me molesta pagar tanto? Sinceramente, no. Si fuera necesario pagaría más. Pero sí me molestan un par de cosas. La primera, que los servicios que se me ofrecen a cambio de mis impuestos, a mí y a mis compatriotas, sean cada vez menos y de peor calidad. Y la segunda, que las grandes fortunas y muchas multinacionales paguen literalmente menos que yo. Bastante menos.

 

Hace unos días se hacía pública una información que en cualquier país hubiera desencadenado un escándalo mayúsculo, pero que aquí, y salvo algún partido muy concreto, prácticamente nadie del mundo político o social ha comentado: la empresa NETFLIX pagó en España en 2018 3.146 euros. 3.146, tres veces menos de lo que a mí, Florentín Mulas Arellano, me retuvieron en ese mismo año y tres veces menos de lo que pague tan solo en concepto de IRPF. La empresa se defiende de la mala prensa que le produce esta noticia afirmando que crea más de 25.000 empleos en nuestro país. No dice nada, naturalmente, de los beneficios que obtiene de su actividad, los cuales tributan en Holanda para obtener un trato fiscal mucho más ventajoso.

 

No acaba aquí la cosa. Hace ya décadas se cambió el sistema impositivo español de tal forma que los científicos que fijasen su residencia en España y trabajasen aquí pagarían tan solo un 1% de sus ingresos al fisco patrio. Pero rápidamente se buscó la trampa, y esta excepción se aplicó por ejemplo a futbolistas de élite, argumentando que ellos eran también “cerebros destacados” en su profesión. Tan destacados que a pesar de ganar decenas de millones de euros al año sólo pagan un 1% de sus ingresos en impuestos. Vamos, una barbaridad.

 

Y aún hay más. Instituciones como la Iglesia Católica, dueñas de inmensas propiedades rústicas y urbanas, no pagan impuesto alguno por ellas. Y no me refiero a los lugares de culto, que tampoco deberían estar exentos, sino a todo tipo de inmuebles, muchísimos de ellos alquilados o con lucrativos negocios en funcionamiento. Tampoco pagan las instituciones religiosas impuestos por sus ingresos, muy cuantiosos en algunos casos y que en cualquier otro país de Europa deben tributar como cualquier otra institución o ciudadano.

 

¿Y qué decir de las multinacionales tecnológicas? Gigantes como Google pagan en España menos de un 1,5% de sus beneficios. Pero no solo son las empresas tecnológicas las que apenas contribuyen en nuestro país, sino también las de comunicaciones y entretenimiento o las grandes cadenas de restauración. En resumen: las grandes multinacionales apenas pagan impuestos en España.

 

Más o menos lo mismo ocurre con las grandes fortunas personales, que pueden obtener grandes beneficios fiscales si se invierten en SICAV (sociedades de inversión de capital variable). Sólo hay un pequeño problema pare ello (que no para ellos): estas SICAV necesitan un mínimo de 2,4 millones de euros para ser constituidas, cosa que ni tú, querida lectora o lector, ni yo mismo, ni hemos visto ni olido jamás. Pero lo que vosotros y yo sí que hacemos, y religiosamente, es pagar nuestros impuestos. En porcentajes de nuestros ingresos mucho mayores que multinacionales, tecnológicas, futbolistas, ricachones y confesiones religiosas. Pero claro, como tampoco es que ganemos mucho, luego el estado del bienestar no se puede mantener. Y los servicios sociales, tampoco. Y nos dicen que tenemos que buscarnos la vida y pagar a empresas privadas para que nos den esos servicios que antes obteníamos del estado. No gratis, que para eso pagamos impuestos, pero del estado.

 

Tal vez habría que cambiar el archiconocido slogan publicitario: Hacienda somos muchos, pero algunos (los que más tienen), no.

PromoCLR

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.