Logo
Twiter Facebook Meneame
Martes, 18 de Setiembre del 2018
Sábado, 26 Mayo 2018

¿Qué ocurre con el Partido Popular de Cieza?

Valora este artículo
(3 votos)
Tino Mulas Tino Mulas

CLR/Tino Mulas.

Las últimas semanas vienen cargadas de malas noticias para el Partido Popular. A nivel nacional apenas hay día en que el partido que ha gobernado el país durante los últimos años no se desayune con un nuevo escándalo, una nueva condena o un nuevo revés para sus políticas en muchos ámbitos.

Pero a nivel local la crisis del PP tiene otro cariz. No se trata ya de casos de corrupción o de fracasos en la gestión, máxime cuando el partido está en la oposición. El problema parece tener unas raíces más profundas e incluso más difíciles de resolver, ya que los personalismos y el inmovilismo son algunas de sus más importantes causas.

 

A nadie se le escapa que las luchas internas en el Partido Popular a nivel local vienen ya de lejos. La existencia de corrientes definidas es normal y lógica en cualquier partido político, por lo que nada tiene de extraño que haya ocurrido lo mismo en el PP de Cieza. La cuestión es que esta lucha interna se ha mantenido, cambiando los actores, durante las últimas dos décadas. A pesar de los destacados éxitos electorales del PP ciezano los conflictos a nivel interno no sólo no han cesado, sino que parecen haberse agudizado. El clímax lo supuso sin duda la elección de candidato a alcalde en los últimos comicios municipales, en la que tuvo que intervenir la ejecutiva regional para impedir que la vieja guardia del partido en Cieza, desgastada por años de poder municipal y acusada de mala gestión y corrupción, volviese a presentar a sus candidatos. El temor de Murcia era que se produjese un desplome electoral del partido en Cieza que le hiciese perder el ayuntamiento de uno de los municipios más poblados de la Región.

 

Pues eso, que Murcia intervino y prohibió a la ejecutiva local presentar su candidatura. Además buscó y encontró en la persona de Juanma Molina a una figura ciezana de prestigio que diese un nuevo aire más fresco al partido, intentando paliar la hecatombe que las encuestas anunciaban. El resultado es conocido: el Partido Popular de Cieza ganó las elecciones, pero con una mayoría insuficiente que le imposibilitó renovar su mandato municipal, ni siquiera pactando con otras formaciones políticas afines. Máxime cuando los partidos de la hasta entonces oposición de izquierdas fue capaz de llegar a un acuerdo de gobierno que les garantizó la gestión municipal para la actual legislatura.

 

Inmediatamente comenzaron a volar las hachas. La misma noche electoral ya hubo agrias discusiones en la sede del PP sobre si la derrota estaba causada o no por el cambio en la cúpula obligado desde Murcia. Desde ese momento el partido se partió literalmente en dos: la vieja guardia, a cuya cabeza estaban quienes ocuparon los principales cargos en la anterior corporación municipal, y las nuevas caras del partido que acompañaban a Juanma Molina. Este finalmente dimitió ante el ambiente insoportable y el acoso constante que sufría; sus explicaciones sobre el carácter personal de su dimisión no lograban esconder dicha realidad. Pero lo peor estaba por llegar: cuatro de los concejales que habían llegado a la candidatura de la mano de Molina se rebelaron cuando la nueva dirección del PP local, la vieja guardia, les apartó de todo cargo de responsabilidad o de representación. De hecho dejaron el grupo popular del ayuntamiento y pasaron a formar de facto un grupo propio, el de los concejales no adscritos.

 

Fue un golpe terrible para el Partido Popular, que de pronto perdía prácticamente la mitad de sus concejales en el ayuntamiento y buena parte de su capacidad política en el mismo. Pero aún quedaban más malas noticias por recibir. En primer lugar, el deterioro a nivel nacional del partido es tremendo, sucediéndose como ya he dicho los escándalos y las condenas a una velocidad pasmosa; ello sin duda tiene su repercusión a nivel de proyección de voto municipal. En segundo lugar, la crisis continúa en la sección local del PP, con un goteo constante de dimisiones. Y no se trata de dimisiones de militantes sin responsabilidad, sino de cargos del núcleo duro de la organización del partido en Cieza. A principios de este mes dejaba su cargo el Secretario General del partido en la localidad, Fernando de Ángela. No hubo reacción por parte de la ejecutiva, que aún no ha nombrado sustituto. Esta inacción y las discrepancias llevaron a las dimisiones de Justo Ruiz y Guillermo Enríquez, secretario general y presidente de Nuevas Generaciones del Partido Popular de Cieza y miembros de la ejecutiva local. A ello se suma la preocupación y el malestar en la vieja guardia ante la posibilidad de que de nuevo desde Murcia se vuelva a imponer un candidato, dada la situación del partido en la localidad, apuntando todas las quinielas a Miriam Guardiola, actual consejera de Turismo y Cultura.

 

Pero no acaba aquí el vía crucis del Partido Popular de Cieza. Nuevas dimisiones de cargos importantes se suman a las anteriores, como es el caso recentísimo de Pedro Marín, miembro de la ejecutiva y responsable en la misma de las redes sociales. Todos los últimos dimisionarios critican la falta de proyecto y la pasividad del actual presidente del partido a nivel local y máximo representante de la vieja guardia, Fernando Tamayo, y la rebelión de Nuevas Generaciones contra la ejecutiva local es palmaria. De hecho en los últimos años habían sido varios los jóvenes bien preparados y con gran capacidad de trabajo que desde esta instancia pretendían la renovación del partido a nivel local, pero la aparente imposibilidad de hacerlo con la actual ejecutiva les ha llevado a desistir.

 

¿Qué depara el futuro al Partido Popular de Cieza? Parece que nada bueno. La división es evidente y muchas de las figuras que atraían votos dejan el partido. Falta apenas un año para las próximas elecciones y no hay un liderato aceptado e indiscutido, un proyecto al que tanto votantes como ejecutiva y cuadros puedan dedicar de forma unánime sus energías. Las encuestas dan además unas notables expectativas de voto a Ciudadanos, voto proveniente en su mayoría de los votantes desencantados del PP, y unas pésimas previsiones a éste. Por si fuera poco, los partidos del tripartito municipal están gestionando el ayuntamiento de manera más que adecuada, lo que cierra aún más las puertas a quienes se encuentran ahora mismo en la oposición.

 

En resumen: malas parecen ser las perspectivas del Partido Popular en Cieza, sumido en una crisis interna que no parece tener fin y cuya solución se adivina difícil.

PromoCLR

Deseo recibir noticias en mi correo electrónico:


AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.