Logo
Twiter Facebook Meneame
Miércoles, 20 de Noviembre del 2019
Jueves, 07 Noviembre 2019

¿Tenemos leyes contra las mujeres?

Valora este artículo
(4 votos)
Tino Mulas Tino Mulas

CLR/Tino Mulas.

El otro día, y a propósito de la penúltima sentencia inconcebible tras la violación en grupo de una chica de catorce años, una comentarista de televisión puso un ejemplo que a mí me parece absolutamente acertado: “Si estando borracho te desmayas y te roban, el delito que se comete es el de robo. Pero si estando borracha te desmayas y te violan, el delito no es de violación, sino de abuso”.

Dura est lex, sed lex. La ley es dura, pero es la ley. Está para cumplirla, aunque a algunos les pese. Pero de ahí a que ley y justicia sean sinónimos siempre va un largo trecho. Cuando el pasado 31 de octubre se hacía pública la condena por abusos sexuales y no por violación a la conocida como “manada de Manresa” se producía una nueva conmoción entre la ciudadanía. La condena era jurídicamente ajustada a derecho, dado que la ley establece que sólo se produce agresión sexual (violación) si existe violencia o intimidación para forzar a la agredida a mantener relaciones sexuales (aunque parezca ofensivo llamar relaciones a una violación) con su agresor. Y el caso es que la víctima de la manada de Manresa, una niña de apenas catorce años, se encontraba sin sentido en el momento del crimen debido a que había ingerido bebidas alcohólicas. Naturalmente, al encontrase desvanecida no pudo presentar resistencia a sus agresores, mientras que estos no tuvieron necesidad de recurrir a la violencia para culminar su agresión.

 

Y como no hubo violencia, según la ley no existió agresión. Tan solo abuso. Aunque el resultado fuese el mismo: una menor de catorce años fue violada sin su consentimiento por cinco bestias que de hombre no tienen más que el nombre.

 

La reacción social fue inmediata ante una sentencia inexplicable. Al menos en teoría. Porque en la práctica la sentencia tiene una lógica aplastante, ajustándose a derecho. Aunque no sea justa. Y es que, como he mencionado, la ley de nuestro país, más concretamente el Código Penal, establece la necesidad de violencia o intimidación para calificar como violación o agresión sexual un delito de este tipo. Los jueces no hicieron más que realizar su trabajo, que no es otro que aplicar la ley, juzgar en función de dicha ley y emitir un veredicto ajustado a ella.

 

Por tanto los jueces, al menos en este caso, han actuado como debían, aunque personalmente pudieran considerar que la sentencia emitida no fuese justa, sino tan solo legal. De cualquier forma en España las leyes que afectan a la libertad sexual de las mujeres dejan a estas indefensas en demasiadas ocasiones. No olvidemos que hasta hace poco tiempo la doctrina jurídica exigía prácticamente una resistencia heroica y cercana a la muerte de la víctima para considerar violación a algo que a todas luces lo era. La cuestión en nuestro país es que algunas de las leyes y normas con las que deben juzgarse los delitos sexuales no tienen en cuenta en absoluto a la víctima, haciendo que esta pase muchas veces por un calvario para poder demostrar el daño recibido y salvaguardando más los derechos de los agresores que los suyos. Y las leyes injustas, que casi todo el mundo está de acuerdo en que hay que cambiar, siguen incólumes porque los partidos políticos (o al menos muchos de ellos) no consideran prioritaria su reforma, aunque pongan como excusa la situación política de provisionalidad. Incluso existe algún partido de todos conocido que poco menos que niega que haya muchas de las violaciones que se producen en nuestro país, convirtiéndolas en denuncias falsas. Según ellos, claro.

 

El caso es que quienes hicieron las leyes sobre estas cuestiones han demostrado una gran falta de conocimiento sobre el tema, de solidaridad con las víctimas y de simple empatía con un ser humano que se enfrenta a una de las peores situaciones a las que puede enfrentarse. Y no se trata siempre de mujeres: también hay demasiados niños violados y vejados y que muchas veces se encuentran en tesituras de este tipo. La cuestión es que habría que cambiar estas leyes, hacerlas más exigentes para con los verdugos para que estos no escapen a sus responsabilidades de sobra demostradas, pero de las que se salvan por tecnicismos legales difícilmente entendibles.

 

Y a los políticos con responsabilidades en este ámbito me dirijo, si tienen a bien leerme. Porque esta petición no es mía, no es individual, sino que creo que es la de la inmensa mayoría de la población de nuestro país: señores políticos, déjense de discusiones y palabras sin fondo ni sentido y actúen, cambien ya estas y otras leyes que parecen hechas a favor de los criminales y en contra de las víctimas de agresiones sexuales. Porque si no, seguiremos teniendo leyes que van en contra de las mujeres violadas y de todas las demás víctimas de estas actuaciones execrables.

PromoCLR

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.