Logo
Twiter Facebook Meneame
Lunes, 21 de Agosto del 2017
Sábado, 27 Mayo 2017

Trasvase cero

Valora este artículo
(6 votos)
Tino Mulas Tino Mulas

CLR/Tino Mulas.

Ya está. Es oficial. Se acabaron por el momento los trasvases de agua desde el Tajo. Se veía venir.

Las lluvias en los últimos años en la zona de influencia de los embalses de la cabecera del Tajo, Entrepeñas y Buendía, han sido tan escasas que están marcando mínimos históricos. Mientras tanto las zonas que recibían el agua del trasvase, básicamente el Levante, han venido sufriendo años de sequía que han obligado a aumentar el agua necesaria para que no se agosten nuestros frutales y huertas. Resumiendo: se he necesitado más agua precisamente cuando menos había.

 

Las imágenes de los embalses son desoladoras. Poco más que grandes charcos quedan de lo que antaño eran casi pequeños mares interiores. Y el clamor de los habitantes de la zona para que no se les quiten las últimas reservas de agua es más que comprensible. Al igual que el de quienes reciben el agua del trasvase, cuyo medio de supervivencia se ve amenazado por la falta del líquido elemento.

 

Este año hemos tenido relativa suerte, ya que las lluvias caídas en nuestra Región han sido muy superiores a las medias. Gracias a ello nos hemos ahorrado varios riegos. Pero el verano está aquí, y va a hacer falta agua, incluso para beber. Y la, nunca mejor dicho, fuente de la que sacábamos el agua que necesitábamos está ahora mismo seca.

 

¿Qué nos queda? Nuestras propias reservas, insuficientes para las necesidades. El agua de las desaladoras, mucho más cara que la del trasvase. La reutilización de aguas depuradas, que puede paliar el problema pero ni mucho menos solucionarlo. Los pozos de sequía, que hay que emplear como último recurso de urgencia absoluta. Y también una política hidráulica verdaderamente nacional, que interconecte las principales cuencas españolas entre sí y con el extranjero, en especial con Francia, donde el agua sobra.

 

¿Y por qué esta política hidráulica de ámbito supraestatal? Pues porque el futuro, debido al cambio climático, está muy negro. Las sequías se van a hacer más habituales y más largas, mientras que las lluvias pueden disminuir hasta en un 30%. Ya hace décadas, durante la II República, se planteó la interconexión de las cuencas españolas para asegurar al sediento sur un abastecimiento de un agua que por entonces sobraba en el lluvioso norte. Pero ahora la planificación debe ir más lejos, ya que conocemos lo que se nos avecina y debemos actuar en consecuencia.

 

Y dado que la escasez de agua va a ser la tónica general en un futuro ya cercano, no estaría de más que las autoridades comenzasen a actuar de verdad. Por ejemplo, persiguiendo los regadíos ilegales, que además de serlo ni siquiera pagan el agua que consumen. O la utilización sin permiso de los pozos de sequía, que está llegando a tales extremos que muchos acuíferos están al borde de quedarse secos. O la proliferación de piscinas que se llenan con agua de riego. O la ampliación sin mesura de los cultivos de regadío, cuando ni siquiera tenemos agua suficiente para regar los que ya se están explotando.

 

La Región de Murcia está muy cerca de ser un desierto. No es de extrañar entonces que, desde siempre, tratemos el agua como lo que es: un bien escaso, casi un tesoro, que hay que administrar con mimo y precaución. Pero hay ocasiones, como ya nos está sucediendo, en las que ni todo eso es suficiente. Y si queremos seguir viviendo en nuestra tierra y de lo que de ella sacamos, tendremos que adaptarnos a las nuevas circunstancias. Y a los recursos de los que disponemos. Puede que algunos tachen estos que digo de exageración. Otros dirán que por unos regadíos más, aunque sean ilegales, no pasa nada. A otros cualquier argumento les importará un pepino: actuarán según su conveniencia, y sin encomendarse a nadie ni importarles las consecuencias.

 

Y, sobre todo, hay que tener la cabeza fría. Si el año que viene las lluvias son abundantes y las reservas se recuperan, mucha gente se olvidará de la pasada escasez de agua para actuar como si nunca hubiera faltado. Pero puedo asegurar a los lectores que va a faltar. Y mucha. Y cada vez más. Vamos hacia tiempos duros, y no es algo que se pueda cambiar. Tanto daño hemos hecho y durante tanto tiempo que el planeta responde de forma total y absolutamente negativa para nuestros hábitos y necesidades. No hay marcha atrás, y sólo una actuación inmediata y decidida podrá al menos paliar los efectos desastrosos de lo que hemos desencadenado.

 

Mientras tanto, tenemos trasvase 0. Empecemos a diseñar una estrategia para enfrentarnos a un problema que, ojalá no sea así, puede convertirse en permanente.

PromoCLR

Deseo recibir noticias en mi correo electrónico:


AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Banner el kanka
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.