Logo
Twiter Facebook Meneame
Miércoles, 11 de Diciembre del 2019
Sábado, 26 Octubre 2019

Una limosnita por caridad, señor ejecutivo

Valora este artículo
(2 votos)
Tino Mulas Tino Mulas

CLR/Tino Mulas.

Ciento veintitrés veces más. En número: 123 veces más. Eso es lo que cobra un ejecutivo de una multinacional o gran empresa de las que cotizan en el IBEX por encima de cualquier empleado de su compañía. Ciento veintitrés veces más.

Prácticamente toda la prensa de alcance nacional española se ha hecho eco de la noticia. Y no se trata ni de una exageración ni de una manipulación, no es una fake new, porque la autora del estudio es la nada sospechosa Adecco, una de las mayores (si no la mayor) empresa de trabajo temporal de España.

 

Analicemos las cifras. El sueldo medio en nuestro país está en los 1.658€ brutos al mes. Brutos, insisto. De aquí hay que restar las cotizaciones a la seguridad social, las retenciones de IRPF y otras deducciones varias. Vamos, que el trabajador medio puede darse con un canto en los dientes si llegan a su cuenta más de 1.300€ mensuales. Pero es que hasta esto es inexacto, porque para que esta media salga unos cuantos asalariados deben cobrar auténticas barbaridades mientras que la mayoría recibe salarios muy inferiores. Ya sabes, querida lectora/querido lector: si tú y yo tenemos dos pollos y yo me como los dos tú pasarás hambre y yo estaré ahíto, pero la media dirá que nos hemos zampado cada uno un pollo. Y como la cosa está como está los salarios más habituales, en especial entre los jóvenes, no suelen superar los mil euros. Es curioso que sean precisamente quienes realizan la función productiva (quienes producen, vamos), los que menos cobran.

 

Y ahora veamos la otra parte. Si el directivo, que es un asalariado aunque de lujo, recibe ciento veintitrés veces más de remuneración que el, llamémosle así, currito, la cifra nos sale redonda: 203.934€ mensuales. En letra, para entenderlo bien: doscientos tres mil novecientos treinta y cuatro euros al mes, unos 2.855.076€ al año. Echando un cálculo por encima, el directivo cobra en un mes diez (10) veces más que el currito en todo el año. Y permítaseme dudar de la dureza de la labor de gestión que realiza el directivo, el cual prácticamente jamás tendrá que rendir realmente cuentas de su labor por muy negativa que sea esta. Mientras que el trabajador o la trabajadora de a pie serán inmediatamente despedidos al más mínimo error, o simplemente para aumentar los beneficios de su empresa.

 

¿Es justo esto? Dudo mucho que haya alguien que crea que sí. Es real, pero no es justo. Porque ni siquiera es lógico que la diferencia de salarios entre los productores y quienes tienen la responsabilidad de mando alcance semejante amplitud. Máxime cuando los directivos y ejecutivos no suelen ser (o no lo son al menos cuando entran en la compañía) propietarios de la empresa, es decir, accionistas. A los cuales, por cierto, tampoco se trata muy bien por parte de la dirección de la misma, en especial a los pequeños. Pero es que la escandalosa comparación entre los salarios de trabajadores y directivos se hace aún más escandalosa si lo comparamos con los salarios, por ejemplo, de los responsables políticos, de quienes siempre se dice que ganan demasiado. ¿Seguro? Veámoslo. El sueldo bruto del presidente del gobierno de España para 2019 asciende a 82.978,56€ brutos, 6.914,88€ al mes. El de la vicepresidenta del gobierno es de 77.991,72€ brutos anuales (6.499,31€ mensuales), mientras que los ministros ganan 73.211,28€ al año, también brutos (6.100,94€ al mes). Es decir: en todo un año el presidente del gobierno de España no gana ni la mitad de lo que gana un directivo del IBEX en un mes.

 

En resumen, hasta los ministros son unos pobretones comparados con estos señores. Que no se circunscriben tan sólo a las empresas que cotizan en el IBEX 35, sino que extienden por muchas otras compañías que no cotizan en este selectivo índice. Es una situación escandalosa, vergonzante, pero que no sólo no se atenúa, sino que incluso crece. Es más, las empresas más poderosas siguen bajando los salarios a sus empleados de a pie, al trabajador medio, mientras que los sueldos de sus directivos siguen subiendo y a ello se destina una parte cada vez mayor de los beneficios de las empresas, que no se reparten por tanto entre sus verdaderos propietarios, los accionistas. Y esto es muy propio del sector privado, porque en el público estas diferencias vergonzosas no se dan. De hecho el sueldo medio de los funcionarios, 2.598€ brutos mensuales (31.176€ anuales) es sólo 2,5 veces inferior al del presidente del gobierno.

 

Bonito panorama. Muy equitativo y justo. Pero se me ha olvidado decir que los salarios reales en España están bastante lejos de las medias que he mencionado. Y es que la mayor parte de los salarios en España no llega a los 20.000€ brutos anuales, siendo el más habitual inferior a los 18.000€. Algo similar pasa en el sector público, donde los salarios más extendidos tampoco superan los 18.000€. Así que propongo una forma de reequilibrar la balanza y disminuir tamaña diferencia entre nosotros, los trabadores, y ellos, los directivos: jugar a remediar. Que no es otra cosa que ponernos todos los trabajadores a pedir limosna a las puertas de los consejos de administración, clubes de tenis y de golf y restaurantes exclusivísimos a los que gustan de acudir los directivos; a ellos les encanta tirar monedas a los mindundis, así que algo nos tocará.

 

¿O es que existe otra forma?

PromoCLR

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.