Logo
Twiter Facebook Meneame
Lunes, 23 de Octubre del 2017
Domingo, 02 Julio 2017

Vivir con menos de mil euros

Valora este artículo
(6 votos)
Tino Mulas Tino Mulas

CLR/Tino Mulas.

España va bien. Muy bien. Tan bien que millones de españoles lo pasan mal aunque tengan trabajo. Trabajando, son trabajadores pobres, para los que lo de llegar a fin de mes es sólo un agradable y nostálgico recuerdo de tiempos pasados. Ahora han de conformarse con llegar a mediados de mes. Y eso con suerte.

Las estadísticas a veces son engañosas, pero si se estudian atentamente las estadísticas no engañan. Las estadísticas dicen que el salario medio anual actual en España es de 23.106,30€. Pero este salario es bruto: hay que eliminarle cotizaciones, retenciones, descuentos diversos, y lo que queda neto es sensiblemente inferior a los 20.000€. Dividido en 14 pagas.

 

Pero es que además todo esto es mentira. Porque el salario medio anual más habitual en España es de 16.500€. Brutos. Empiece usted con los descuentos y acabará por debajo de los 15.000€ netos anuales. Entre 14 pagas, unos mil al mes. Mileurista, en resumen.

 

¡Qué curioso! Hace no muchos años el mileurista era el pobrecito, el principiante en el mercado laboral, el que no tenía ni para irse de casa. Poco menos que el paria, en suma. Hoy, sin embargo, mucha gente se daría con un canto en los dientes por tener un estatus que en aquella época todo el mundo quería abandonar. Porque, aunque sea el salario más habitual y no dé para muchas (más bien ninguna) alegrías, millones de trabajadores están en una situación aún peor.

 

Por ejemplo, los jóvenes. Nuestra juventud no sólo debe soportar tasas altísimas de paro, superiores al 40%. Es que además, los que tienen la suerte de trabajar lo hacen por un sueldo de miseria, que apenas supera los 7500€ anuales. Sin quitar los descuentos. Vamos, que ni a 600€ al mes llegan nuestros chicos y chicas.

 

Más ejemplos: las mujeres. La brecha salarial no parece disminuir, sino mantenerse. Una trabajadora española cobra de media un 22,8% menos que su compañero varón por realizar el mismo trabajo. Muy justo, y sobre todo muy rentable para el empresario que discrimina de esta manera a las mujeres. Si a un salario ya magro le quitamos un 22,8% por el hecho de ser mujer, lo que queda es muy poco.

 

¿Otro ejemplo? Pues el de las diferencias de salarios dentro los trabajadores con horario completo y a tiempo parcial. Porque no se trata sólo de que unos trabajen más horas y otros menos, sino que el salario por hora trabajada es bastante menor en los trabajos a tiempo parcial. Y como hay tan pocos trabajadores a tiempo parcial en España…

 

¿Más diferencias? Pues paseémonos por las regiones de nuestro país. Porque según dónde usted viva ganará más o menos. Así, los trabajadores vascos, madrileños y navarros cobran de media hasta un 20% más que los extremeños, los canarios o los murcianos. También en esto existen diferencias regionales. Que se extienden después a las pensiones y a los subsidios de desempleo, al estar calculados sobre los salarios percibidos.

 

Que los salarios en España se han desplomado con la crisis no lo duda casi nadie. Que hoy en día vuelve con fuerza el fenómeno decimonónico del trabajador pobre que, aunque tiene un salario, pasa necesidad, pues esto hay quien lo niega. Pero dado que son millones los ciudadanos y ciudadanas españoles en esta situación, negar la evidencia equivale simple y llanamente a mentir con todo descaro. Imagínese usted, si es que no le toca sufrirlo, lo que puede ser pasar el día trabajando para después no poder hacer frente a las necesidades mínimas de su hogar o de sus hijos. Imagínese usted que ni trabajando los dos miembros de la pareja se pueda asegurar la supervivencia económica de la familia, máxime si hay una hipoteca de por medio. Por no hablar ya de esas tonterías a las que debemos atender como los estudios de nuestros hijos, una avería de nuestro prehistórico coche o la nevera de nuestra cocina, que ya más que enfriar, calienta. O esos recibos de electricidad tan acostumbrados ellos a dispararse, o esas gafas que se suelen quedar anticuadas no por demodés, sino porque la miopía tiene la mala costumbre de subir. O ese depósito de gasolina que siempre se vacía a una velocidad inusitada, y que hay que medio llenar como sea. O ese abrigo que se cae a trozos, pero al que habrá que dar uso un año más, porque no se pude este año comprar uno nuevo. O esa malsana costumbre que tenemos los trabajadores de comer, o de acudir al médico cuando estamos enfermos, o de intentar calentar nuestras casas cuando hace frío en invierno.

 

Y mientras tanto el lujo y la soberbia de los que se han quedado con las partes de esos salarios que los trabajadores ya no cobran ofenden impúdicamente la dignidad de los pobres. Y algunos se sorprenden cuando estos pobres reaccionan contra esta sociedad que les relega a la miseria para que unos cuantos vivan en la más descarada opulencia. Y les llaman antisistema, en plan de insulto, como si alguien que vive en un sistema que les maltrata y les condena a la miseria tuviese además que apoyarlo.

 

Pues eso. Que España va muy bien. Aunque habría que ver si en realidad hemos vuelto a las dos Españas: la de unos pocos que, ésa sí, va muy bien, y la de muchos millones que, ustedes mismos pueden verlo todos los días, va muy mal.

 

Y me temo que peor se pondrá.

PromoCLR

Deseo recibir noticias en mi correo electrónico:


AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.