Logo
Twiter Facebook Meneame
Viernes, 22 de Setiembre del 2017
Domingo, 16 Abril 2017

Ya no hablamos como antes

Valora este artículo
(7 votos)
Tino Mulas Tino Mulas

CLR/Tino Mulas.

Últimamente se está dando un fenómeno muy curioso: el de los conversadores aislados.

Un fenómeno que consiste en que dos o más personas están sentadas en la misma mesa conversando entre sí. Pero ninguna mira a otra ni le dirige la palabra, sino que teclean furiosamente su teléfono inteligente, cuya pantalla capta por completo su atención. No se oyen más que sonidos de silbidos, pitidos y otros como de un gong electrónico, los cuales parecen acelerar aún más la furia tecleadora de los conversadores.

 

¿Y qué decir cuando los amigos se separan al finalizar la tarde o la noche de diversión? Llegan a sus casas y no esperan ni a ponerse el pijama: empieza el intercambio de mensajes, diciéndose cosas que yo, en mi ignorancia, creo que podrían haberse dicho cara a cara cinco minutos antes.

 

Por no hablar del cotilleo digital. Antes uno iba a la plaza del pueblo o a cualquier otro lugar de cita obligada a pavonearse, a ver y a que le vieran, a criticar y a ser criticado. Ahora se suben fotos o frases rimbombantes a nuestro perfil de las diferentes redes sociales y se pone a parir o se ensalza a quienes nos parece bien (o mal), todo ello a distancia y con nuestro indispensable smartphone, tableta u ordenador.

 

Las relaciones sociales y humanas han cambiado. Y yo creo que a peor. Porque en mi opinión se están haciendo más impersonales, con un muro, una membrana de separación entre las personas bajo la forma de nuevas tecnologías. Ya casi nada es directo. Cada vez menos buscamos el contacto físico o visual con nuestro interlocutor. Y cada vez menos nos mostramos tal como somos. En nuestro afán por triunfar en las redes (la inmensa mayoría de las veces sin tener nada verdadero de lo que alardear) presentamos a quien nos pueda ver en el éter electrónico una versión mejorada, por no decir descaradamente manipulada e idealizada, de nosotros mismos. Un avatar, por decirlo finamente. Una mentira como la copa de un pino, para ser más claros.

 

Y todos mentimos. Pocos se presentan tal como son, y ésos o son auténticos diosas y dioses de la belleza y tienen una vida de película, o no se comen un rosco si son como el común de los mortales. Las relaciones entre las personas nunca han sido un dechado de sinceridad: siempre hemos intentado aparentar, dar mejor imagen de la que creemos que realmente tenemos. Pero el verte tal cual, el oírte hablar, nos acercaba mucho más a nuestro yo auténtico. Ahora no podemos fiarnos en absoluto de lo que se nos presenta por medios digitales, donde la realidad y la verdad son tan fácilmente manipulables.

 

A mí me gusta verte. A mí me gusta sentirte. A mí me encanta oler tu perfume, oír de tu boca tu voz, tus pensamientos, notar tu presencia física real, ver la ropa que llevas. Y que tu me veas, me sientas, me huelas, me notes. No quiero hablar con un avatar por una pantalla y a través de un teclado. Quiero estar a tu lado, pasar horas hablando, charlando, opinando y discutiendo, tomando un café, o un té, o una caña. Comunicándome con otra persona, en resumen. Y no es que no utilice las redes sociales, las nuevas tecnologías. Pero debo ser un antiguo, un carca, porque antes que mandar un whatsapp prefiero hablar por teléfono, y antes que hablar por teléfono prefiero hablar en persona, cara a cara, hablar contigo de verdad.

 

A lo mejor es que me estoy quedando desfasado.

PromoCLR

Deseo recibir noticias en mi correo electrónico:


AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.