Logo
Twiter Facebook Meneame
Jueves, 26 de Noviembre del 2020
Sábado, 21 Noviembre 2020

La soledad de Jesús

Nuestro Padre Jesús Nazareno desfilando en una procesión de finales de los años 60 Nuestro Padre Jesús Nazareno desfilando en una procesión de finales de los años 60 Archivo de la Cofradía Ntro. Padre Jesús Nazareno. Autor: Antonio Ruiz Lucas

CLR/Manuel Eloy Semitiel López.

Son algunas las imágenes de Cieza que representan para mí recuerdos, vivencias, devoción y un cariño muy especial. El Santísimo Cristo del Consuelo, o la Stma. Virgen de los Dolores a la cual me refería en el artículo anterior a éste, o la imagen de la Virgen de Gracia y Esperanza, o la imagen de la Soledad, pero la imagen de Nº. Padre Jesús Nazareno es la que desde mi más tierna infancia ha marcado mi especial arraigo a la Semana Santa de Cieza, es la que desde mis más remotos recuerdos la que tengo siempre presente en cuanto mi mente se adentra en el devenir de mi vida con nuestra Semana Mayor y ahora diré el por qué.

Fue D. Mariano Martínez Montiel, empresario de Cieza quien mandó hacer la actual imagen de Nº.Padre Jesús Nazareno al escualtor valenciano D. Ignacio Pinazo Martínez allá por el año 1.942. Quizás la amistad que tenía con gente de la vecina localidad de Jumilla donde Pinazo tenía encargada en el año 1.942 mucha obra (la Virgen de la Soledad, o la misma Patrona de Jumilla entre otras obras), fue lo que detonó que D. Mariano ofreciera a Pinazo la oportunidad de realizar esta bellísima obra del Nazareno para Cieza, con reminiscencias de la anterior imagen de la escuela andaluza destruida en la contienda civil del 36.

 

Es la imagen de Pinazo más alta de la antigua, pero de una belleza sin parangón en nuestra imaginería religiosa ciezana, es única, bella como ella sola, su entrecejo asoma el dolor interno de Jesús en estos momentos cruciales de su vida y pasión. Si os dáis cuenta apenas lleva sangre en el rostro, solo unas gotas que caen por su frente y si observáis va llorando, solo dos lágrimas que caen por su divino rostro.

 

Fue bendecida el Domingo de Ramos del año 1.942, vestido y arregladas sus andas en el Convento de San Joaquín y San Pascual y esa tarde del Domingo de Ramos salió desde la iglasia conventual a la calle San Sebastián para tomar la calle Buitragos, se adentró en la calle Larga y luego subió hacia la Basílica de la Asunción por la calle Cartas. Allí fue bendecida esa tarde histórica para Cieza y su Semana Santa, llevaba puesta la actual túnica que luce en las procesiones y como adorno floral lirios morados y blancos artificiales como solía ser costumbre en aquellos años, ya que cada imagen tenía su juego de flor artificial, lo adornó de flor D. Felipe Santos, que ya lo siguió haciando hasta los años 60 del pasado siglo XX.

 

Sería éste un artículo sin fin si recuerdo toda la historia de esta cofradía casi cinco veces centernaria. Es una de las cofradías historicas de Cieza conjuntamente con la de San Bartolomé, nuestro patrón o la de la Sangre, o la de la Soledad, tan ligada a la de Jesús. No cabe duda que todos sabemos los logros que a lo largo de la historia esta cofradía ha lucido, siendo el centro y el parangón de nuestra Semana Mayor. Imágenes como la Oración en el Huerto o Sudor de Sangre, o el mismo Santo Sepulcro, o el Resucitado, o el paso de "los azotes o los judíos de los Mateos" pertenecían a esta cofradía. Ahora procesiona solamente con su imagen titular Martes Santo en el histórico Prendimiento y Viernes Santo en la Procesión del Penitente, procesiona la Coronación de Espinas Mierscoles, y María Salomé hecha en el año 1.953 por Vicent, y su magnífico trono hecho en el año 1.954. O el valioso estandarte realizado por la Madres Justinianas de Murcia en el año 1996.

 

Una de las instituciones dentro de esta cofradía son sus camareras, yo he conocido a dos de ellas, a Encarna Ruíz Iglesias y su prima Lola García Gutiérrez Iglesias desde que era niño, la "tita Encarna", la conocí desde mi niñez, así la llamaba yo, pues era vecina de mi familia en la Calle Cartas donde nací, y éramos como familia, pues era mucha la amistad de las dos familias. Fue camarera del Nazareno desde que tenía nueve años junto con su prima anteriormente mencionada. Encarna Ruíz Iglesias murió el mes de enero de 2.019 a los 107 años de edad, jamás faltó su cita con el Nazareno todos los años y restauró su trono conjuntamente con la cofradía y su cruz, así como en el año 1.988 restauró su centenaria túnica en los talleres Garín de Madrid, ciudad donde ella vivía, costando aquella restauración un millón de las entonces pesetas.

 

La túnica que lleva Jesús en Semana Santa fue realizada en Zaragoza en los talleres Aranda-Leonor Torres en el 1.908, así como la cruz que lleva la imagen de Jesús el Viernes Santo en la mañana. La túnica que lleva actualmente también bordada en su camarín, es más antigua que la que sale en procesión, según me decían principios del s.XIX, de rico bordado, de color morado, y fue robada en la contienda civil y encontrada en Murcia conjuntamente con el manto de María Santísima de la Soledad por la ciezana Dª. Remedios Marín-Blázquez Marín-Blázquez, que al ver las dos piezas demostró que eran de Cieza y volvieron a nuestra ciudad gracias a una foto antigua con la cual pudo así demostrar que eran obras del patrimonio religioso y artístico de Cieza.

 

El trono o las andas de Nº. Padre Jesús fueron realizadas en el año 1.899 por Pedro García Migal e Ignacio Amoraga Latorre, siendo dorado en el año 1.900. Es una de las andas más antiguas de Cieza conjuntamente con las del Stmo. Cristo del Consuelo, San Juan, María Santísima de la Soledad, las andas de la Stma. Virgen del Amor Hermoso o las de Sta. Verónica. Son ya piezas de belleza sin igual, ciezanas, de jarrón central, con sus puntos de luz y adorno floral. Lleva las andas de Jesús tulipas pintadas a mano con motivos florales, únicas en nuestra Semana Santa. Tanto el trono como la cruz fueron restaurados por el escultor ciezano D. Bonifacio Pérez Ballesteros en los años 2000 del pasado siglo XX, trabajos bien hechos de una calidad esquisita. Encarna Ruíz, su camarera como su cofradía quedamos muy contentos con ese trabajo de restauración. Siempre que Encarna Ruíz terminaba de vestir al Señor le decía: "Hasta el año que viene, si me dejas", y depositaba un beso de corazón en las manos del Señor.

 

Mis años de niñez están ligados a la imagen del Nazareno de una manera muy especial, mi tío Manuel fue presidente de su cofradía durante unos 30 años y yo fui dado de alta en esta cofradía desde el mismo día que nací, como lo fui también apuntado a Los Dormis. Cuando yo tenía 8 años, en la década de los 60 del pasado siglo XX, le restauraron su capilla donde está en la Basílica de la Asunción, junto al altar mayor, y lo tenían que llevar o a casa de su camarera o a otra casa. Tanto insistí a mi tío como a la "tita Encarna", su camarera y vecina que me lo llevaron a mi casa y allí estuvo depositado durante un año entero, mientras que su capilla se terminó de restarurar. Recuerdo que en aquel año, me tenían que operar de algo urgente y recuerdo a aquel niño arrodillado frente a su imagen pidiéndole volver pronto a mi casa junto a mis padres y junto a él. Y en sueños recuerdo como él me dijo: "A qué tienes miedo Manolo? no estoy yo aquí que soy tu padre?", todavía recuerdo aquel sueño como si fuera esta noche y me emociono.

 

Con los años, ya en los años 80 del pasado siglo XX tuve el honor de preparar su trono durante 20 años, me encargaba de sus arreglos florales, fue un honor para mí. Recuerdo aquellos Martes Santos del Prendimiento, cuando se hacía en la calle, en la Plaza Mayor, el cura era D. Antonio Tormo, después fue D. Antonio Salas. Aquellos Prendimientos eran en aquella plaza y donde ahora se hacen, inmediatamente después del sermón del Prendimiento y dichas las palabras de "...a quién buscáis?", la imagen del Señor con el solo acompañamiento de sus "Armaos" salían a paso ordinario por la carrera procesional, y la gente corrían por las calles deprisa para poder verlo en aquella apresurada procesión, tan nuestra, era la noche del Prendimiento del Nazareno, y para poderlo ver a toda prisa y prendido se debía de coger con tiempo sitio y tino, pues no se sabía a qué hora iba a pasar por donde estabas esperando, todo era muy rápido, como lo fue el primer Prendimiento evangélico.

 

Precisamente, en una estancia de la Basílica de la Asunción que no está a la visita pública actualmente, se conservan unos "frescos" del Prendimiento con imágenes de la agonía en Getsemaní, el acto de apresar a Jesús con soldadesca del siglo XVIII y un Ecce Homo pintado en la misma pared de la estancia que es una de las bellezas ocultas de esta Basílica. Quizás fuera esta estancia la antigua capilla de Jesús?. Merece la pena ver esos frescos por lo menos una vez en la vida. Quizás fueran pintados en el siglo XVIII?, pues parece ser que los antecedentes más remotos que tenemos a cerca de el Prendimiento pudieran ser las predicaciones que los franciscanos hicieran en Cieza a finales del siglo XVII para calmar los dos bandos sangrientos que asolaban Cieza y causaron varios muertos. Los frailes fueron los únicos que apaciguaron aquellos enfrentamientos que ni el Rey ni nadie pudo terminar. El Convento de Cieza por eso es un monumento a la Paz. Jesús va solo, en el prendimiento, SOLO, lo han abandonado todos, solamente los "Armaos" se ocupan de él, como así también le dan escolta la mañana bendita de Viernes Santo, pero ya él va con su cruz, abrazado a su cruz, a la nuestra, a la tuya. Va completamente solo, llorando, cabizbajo, si lo miras desde el suelo y levantas la cabeza hacia su cara en lo alto de sus andas no le mantienes la mirada, te emociona, te hace llorar, él te mira a ti, y te conoce, te habla al corazón.

 

Y es algo único verlo aparecer la mañana del Viernes Santo Ciezano por la esquina de la calle San Sebastián entrando en la Esquina del Convento, VA ANDANDO!! no necesita a los anderos, él SOLO ANDA!!, digo lo mismo que le pasó a el escultor D. Mariano Benlliure cuando veía a San Juan de Salzillo en Belluga en Murcia, le dijo a los portapasos que lo llevaban:..." dejadlo, si anda solo!". En esta mañana lleva las manos del maestro Manuel Juan Carrillo agarrando su cruz. Y como le compuso el Rdvo. D. Pedro Marín Martínez (1) esta poesía inédita os la pongo de final, no sin antes deciros que Jesús va solo, tu no vas solo, va él CONTIGO, aunque no lo veas. Siempre llevaré al SEÑOR DE MARTES SANTO EN MI MENTE Y EN MI CORAZÓN. SIEMPRE! AL NAZARENO DE MI CIEZA.

 

Cuando Tú sales Señor,

de la Asunción centenaria,

la oración se hace presente,

y la torre y sus campanas

son testigos del amor

que Cieza pone a tus plantas.

Y las calles de mi barrio

no son sendas de amargura,

son caminos de alabanza

al compás de las pisadas

de tus anderos y armaos

que te llevan orgullosos

por nuestras calles y plazas.

Cuando Tú pasas SEÑOR,

te siguen muchas miradas,

en Ti buscan su camino,

en Ti tienen su esperanza,

en tu rostro Nazareno,

han puesto su confianza.

Y el ciezano en fe profunda

y con sus más sentidas plegarias

de pie a tu paso enmudece

y se escapa alguna lágrima.

Y desde lo alto del trono

tu Cruz bendita en tus hombros,

tu silenciosa mirada.

¿ A quién buscáis Nazareno, a mi pecadora alma?

 

(1) El Rdvo.D. Pedro Marín Martínez fue sacerdote ciezano, confesor de S.M.la reina Dª. Cristina, gran mecenas de la Semana Santa de Cieza, a su trabajo se debe la antigua imagen de San Pedro, su cofradía, así como también regaló varios toneletes al Stmo.Cristo del Consuelo, gran entusiasta y mecenas también de los "Armaos de Cieza", camarero de la Patrona de Cieza la Stma.Virgen del Buen Suceso, nació en 1.837 y falleció en 1.907.

Medios

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.