Logo
Twiter Facebook Meneame
Martes, 09 de Marzo del 2021
Sábado, 13 Febrero 2021

La Tuna de Cieza

Componentes de la Tuna de Cieza Componentes de la Tuna de Cieza

CLR/Manuel Eloy Semitiel López.

Cieza siempre ha sido una ciudad de grandes voces, de grandes músicos, incluso en el arte de los instrumentos de pulso y púa; bandurrias, laudes, guitarras..., y no podía empezar este artículo sin mencionar a Manolo López, ciego de nacimiento, director de la ONCE, gran músico de la bandurria y el laúd, enamorado de esta clase de música que por casas, plazas, salas de cultura deleitó durante años con su maestría y bien hacer en pro de esta clase de música, con su rondalla y amigos hace ya muchos años pasó a formar parte ya del escenario eterno de los recuerdos de quien lo conocimos. Era muy amigo de mis padres, persona educada, trabajador, cordial, amable, admirable, supo vivir con su minusvalía de por vida que de ninguna manera le quitó capacidad a su gran amor: La música.

Ya al final de la década de los años 70, del pasado siglo XX, un grupo de amigos del barrio antiguo de Cieza fuimos fundadores de la Tuna de Cieza, primeramente le llamamos o la bautizamos con el nombre de Obispo Mérida, en honor al gran ciezano D. Jesús Mérida Pérez, obispo de Astorga, nacido en Cieza, rector de la Universidad de Murcia a mediados del pasado siglo XX.

 

Después la Tuna cambió de nombre y la bautizamos con el nombre de D. Diego Tortosa, gran orador, licenciado, escritor, enamorado de Cieza, su tierra, capellán de la Real Capilla en tiempos del rey D. Alfonso XIII, y así se dejó ya el nombre y por haber donado toda su fortuna a levantar el instituto que tenemos en Cieza y que lleva su nombre.

 

Aquel grupo de ciezanos que formamos la tuna en Cieza, ensayamos en los bajos de la casa de D. Jesús Jiménez Masa, padre del también fundador de esta tuna Jesús Jiménez Pérez (Susi), allí nos concentramos para empezar aquella aventura de juventud, de sana diversión, recopilando las letras de las canciones de tuna que nos aprendíamos en nuestros ratos libres. Los componentes de aquel grupo de jóvenes eran: Los hermanos Jesús y Mariano Moreno Quijada, éste último ya fallecido; Diego Aroca, José Antonio Gómez, Juan Pedro López Mundo, Pascual Egea, José Antonio(Pineo), Félix López Egea, Ginés Tudela, Antonio Jesús Hernández Linares, José García Vázquez (recientemente fallecido), José Antonio (el vecino), los hermanos Francisco José y Antonio Yepes Jiménez, y así una lista que sería muy difícil de precisar, que con el tiempo supimos alegrar las noches y madrugadas ciezanas de alegres melodías con nuestras canciones de tuna.

 

Recuerdo que en esos comienzos, había que ir al ayuntamiento para sacar el famoso "permiso gubernativo", que nos daban para ir de noche por las calles a "rondar", ya que era preceptivo y obligado el llevar este permiso, decir por donde íbamos a ir cantando y cuantos éramos por si nos paraba la policía, e incluso uno de nosotros se responsabilizaba del grupo en cuestión. Con el paso de los años vinieron nuevos componentes tales como Alonso Riquelme, Juan Carlos Montiel García, Domingo Valenzuela, Juan Lucas, los hermanos Pedro y Paco Marín (que con el paso de los años es un reputado actor), Cristo Manuel Lucas García, José Antonio Gázquez Milanés, Paco Moreno Gómez (Chicha), Rafa Espiñeira, José Ginés Alacid, Javi (el pandereta), Ortega, y otros más que ahora mismo no recuerdo sus nombres, pero que formamos una auténtica camaradería y saber hacer las cosas bien.

 

Canciones como la sirena, las cintas de mi capa, la machicha, clavelitos, los ojos de la española, mujer, el último romántico, la compostelana, las cintas de mi capa, y un sin fin de canciones de tuna que supimos aprender y dar en nuestras días y horas de ronda por Cieza, y por pueblos cercanos durante años.

 

La tradición de la tuna es algo muy español, va unida la tuna a las mismas universidades, es una de las tradiciones más españolas que tenemos. Cuenta ya con más de 800 años de existencia y tradición, primero en nuestro país, después pasa a Portugal, Holanda y los países de América latina. La tuna más antigua del mundo es la Tuna Universitaria de Salamanca, y por todas las universidades españolas de los siglos XII,XIII y XIV, es algo normal que los estudiantes que acudían a las universidades, la inmensa mayoría de condición humilde se sirvieran de manejarse con un instrumento de cuerda para sacarse el sustento de su carrera y su alimentación mientras durase el periodo estudiantil.

 

Ya volviendo a Cieza, son muchos los recuerdos que tenemos todos los que de una manera u otra han pertenecido a nuestra tuna. Los ensayos, las noches de ronda no se olvidan jamás, somos como una gran familia, amigos de los de verdad, todos nos conocemos bien, sabemos quienes somos, nos queremos como una gran familia y así hasta nuestros días. Recuerdo un mes de diciembre que nos llamaron desde Benizar, para ir a sus fiestas, y allí estuvimos, con anécdotas para estar mucho tiempo contando y riendo. O aquel otro mes de diciembre que nos llamaron desde Totana a su certamen de tunas, nada más y nada menos con la Tuna de Medicina y Empresariales de la Universidad de Murcia, la Tuna de Totana y nosotros de la Tuna de Cieza. La actuación nuestra fue la más aplaudida, saliendo dos veces al escenario a saludar.

 

La inmensa mayoría de componentes de nuestra tuna éramos universitarios, otros no, pero cantábamos y tocábamos como los primeros tunos de España, no es por ser yo, pero gustaba mucho tanto las voces que llevábamos como los instrumentos a los que le sacábamos un sonido espectacular. Nuestro tesón fue fundamental para conseguir una puesta en escena digna, certera, seria, y a la vez divertida, que tanto en lo alto de un escenario o debajo de un balcón en el silencio de la noche, con el solo acompañamiento de la luna éramos capaces de levantar de sus camas a las destinatarias de nuestras rondas, y a toda la calle.

 

Frases tales como: "El que bebe se emborracha, el que se emborracha duerme, el que duerme no peca, el que no peca va al Cielo, si al Cielo vamos, bebamos", sacaban la sonrisa de todas las que nos oían y nos premiaban dejándonos entrar a sus casas, más en las noches frías de Cieza. Fiestas de barrios, comuniones, fiestas de otros pueblos, rondas en otros pueblos, no solo en Cieza, era el motor de aquella aventura sana, mezcla de música y diversión con buenos propósitos.

 

Cuando nos paraba la Guardia Civil por la carretera, al que le tocaba conducir no bebía, y la Guardia Civil era gustosa de que todos saliésemos de los coches y les alegráramos la noche a ellos también con una de nuestras canciones. Recuerdo también como se desvivían todos los restaurantes donde íbamos a cantar con nosotros, nunca nos han fallado, siempre que salíamos con el encargo de tocar en los domingos de las comuniones, siempre guardábamos para el final el mítico Mesón del Moro, donde Loli, su dueña y madrina eterna de la Tuna de Cieza, nos esperaba con agrado, y una deferencia especial hacia todos nosotros, el cariño era recíproco, el mismo afecto que tenía con nosotros lo teníamos nosotros con ella. Que Dios nos la guarde en el Cielo, cuando nos reunamos todos allí le volveremos a cantar como a ella tanto le gustaba.

 

Siempre, nuestra tuna salía de ronda en cualquier mes del año, o se nos llamaba para alguien que se iba a casar, especialmente en Navidad, San José, el Día de los Enamorados o en alguna gala de feria en Cieza. Son muchos los novios ciezanos y de pueblos cercanos que han dado su "sí quiero" delante de nosotros, los hemos acompañado en ese día tan especial de sus vidas, o para declararse o rondar a sus novias. En las bodas de casi todos los tunos hemos estado presentes, y estaremos presentes mientras tengamos uso de razón.

 

El vestir un traje de tuno es algo muy serio, es compañerismo, hermandad auténtica, amistad eterna, ser una familia de verdaderos amigos, capaces de reír juntos, de llorar juntos, de vivir buenos tragos y los malos también, no es un mero atuendo de vestir, es algo que si no se vive no se sabe. Entre las cosas que guardo en el fondo de mi armario y de mi corazón son los recuerdos de los años de la tuna, las anécdotas, las risas, los llantos, la mano amiga, los buenos momentos vividos que ahora se añoran, en mi armario guardo ese traje de tuno, la beca, tu verás quizás todo esto con otros ojos, nosotros los que hemos tenido esta aventura no.

 

Y como dice la canción termino: "Pero quiero volver a vivir aquellos tiempos, imágenes de ayer que están en mi pensamiento, y quiero revivir aquellas noches de luna que cantando con la tuna me sentía yo feliz". La tradición de más de 800 años de las tunas en España, bien merece por parte de la UNESCO la declaración de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, la tradición de la TUNA se lo merece, hay datos desde el año 1.218 de tunas en Salamanca.

 

Dedicado a los tunos Mariano Moreno Quijada y José García Vázquez, D.E.P. y a todos los componentes de nuestra tuna, y a tantas casas que nos abrieron el corazón por todas partes.

Medios

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.