Logo
Twiter Facebook Meneame
Jueves, 30 de Junio del 2022
Saturday, 24 April 2021

Más de doscientos años de culto

La imagen del Santo Cristo en la Basílica de la Asunción durante las novenas La imagen del Santo Cristo en la Basílica de la Asunción durante las novenas José María Cámara

CLR/Manuel Eloy Semitiel López.

El día 24 de abril comenzaron las históricas novenas al Santísimo Cristo del Consuelo de Cieza.

Desde obispos, canónicos, deanes, vicarios y sacerdotes, a lo largo de estos más de doscientos años, se han sucedido en la predicación de estos cultos, que en la actualidad han perdurado con los avatares de los tiempos, las modas imperantes y el sentir de todo un pueblo que reza y vive a los pies de su SANTO CRISTO, lo implora, lo invoca, le canta y le pide por los vivos y difuntos de toda una ciudad que no se entiende sin su imagen sagrada entre nosotros desde el siglo XVII, año de 1.612.

 

En el siglo XIX y parte del siglo XX, eran muy sonados y respetados los cultos en vísperas de la semana santa ciezana, tales como el famoso novenario de Jesús y Soledad, pero los que han perdurado hasta nuestros días son los que se hacen desde por lo menos principios del siglo XIX, me refiero al SOLEMNE NOVENARIO AL SANTÍSIMO CRISTO DEL CONSUELO.

 

Dan comienzo nueve días antes del día de la INVENCIÓN DE LA SANTA CRUZ, el 3 de mayo, día ciezano donde los haya, todos sabemos lo que significa ese día, tan ciezano, tan nuestro. Pero esos nueve días que anteceden al DÍA DE LA CRUZ CIEZANO, la Basílica de la Asunción es testigo del fervor, cariño y amor que se le profesa a la imagen más antigua que tiene Cieza, al Santo Cristo.

 

"Quién ante el Santo Cristo un Padrenuestro no reza, si es ciezano no sabe rezar y si lo sabe no es de Cieza", nos diría D. Manuel Avellaneda Lucas, cofrade de honor del Cristo, exalcalde de Cieza, profesor del Colegio Santo Cristo del Consuelo y exdirector del mismo, ya fallecido, y pregonero de la semana santa de Cieza.

 

En estos días son muchos los ciezanos y ciezanas que de una manera u otra nos acercamos a orar ante la imagen de nuestra infancia, de nuestra juventud, la imagen eterna de nuestro Santo Cristo, al que rezamos, pedimos por nuestras cosas, por nuestros difuntos, por nuestros asuntos, por todo lo que nos mueve y nos acontece.

 

A él van nuestras alegrías, penas, cuitas y desvelos para tener de él su poderosa intercesión que sin duda la verás, él no te deja solo, por eso es el consuelo, el que va contigo.

 

Fue en el año de 1.806 cuando el párroco de la iglesia de la Asunción, el Dr. D. Domingo Morata quién escribió la novena al Santísimo Cristo del Consuelo. Era como no podía ser menos un gran devoto del Señor de Cieza, y así lo demostró y también asumiendo la tremenda devoción que todo el pueblo de Cieza acusa a esta bendita imagen del crucificado, capaz de hacer a todo ciezano un devoto suyo con solo acudir a sus plantas, como en tantas generaciones de ciezanos así lo han demostrado. No hay parangón alguno con ninguna devoción en nuestra ciudad que iguale a la que el ciezano de manera innata profesa a su Santo Cristo, nacemos ya con esa hermosa devoción.

 

En las novenas se recuerda con oraciones y meditaciones las que denominamos las 7 palabras que dijo el Señor en la Cruz, perdonando a un pobre ladrón que estaba crucificado con él haciendo que fuera el primer hombre que entrara en su reino. O pedir perdón por los que los estaban crucificando, pero sabemos que las palabras que habló Jesús en la cruz no fue ni más ni menos como buen judío el recitar el salmo 21 del rey David, Jesús murió en la cruz recitando el salmo 21, así expiró.

 

También se hacen los cantos a las cinco llagas, las llagas de las manos y pies y la del costado. Se rezan hermosas oraciones y van acompañadas por unas plegarias cantadas para coro, órgano y orquesta. Estas plegarias fueron compuestas por D. José López, organista de la Asunción de Cieza a principios del siglo XIX, partituras que transcribió y recompuso D. José María Gálvez a finales del s.XIX, las recompuso y les añadió varias voces, son como ahora se cantan.

 

Además el Cristo tiene varias composiciones a modo de plegarias compuestas por Lucas Conesa en el siglo XX, (principios), y por el maestro León Piñera, una de ellas compuesta para el sacerdote D. José Lozano que logré interpretarla como solista y así lo conseguí. Hay otras plegarias que con el tiempo verán la luz compuestas por Lucas Conesa para solista y órgano que se oirán si se rescatan del olvido y eso espero.

 

Son muchos los predicadores que han asistido a estos cultos, desde el Arzobispo de Sevilla D. Carlos Amigo, pasando por ilustres sacerdotes y canónicos ciezanos como el Dr. D. Diego Tortosa, gran devoto del Cristo, o D. Baldomero Torres, sacerdote ciezano en el siglo XX. Todos los sacerdotes ciezanos han pasado a predicar en estos novenarios, todos. Incluso vienen todos los años a celebrar la santa misa el ciezano DÍA DE LA CRUZ, como no podía ser de otra manera.

 

Así siglo tras siglo, año tras año, se llega hasta nuestros días, en donde el año pasado se celebró el novenario de manera virtual, sin faltar a su cita con bicho o sin bicho, y este año lo predica mi gran amigo y vecino, compañero del coro de estas novenas e historiador ciezano, el sacerdote Lcdo. D. Manuel de la Rosa González, gran devoto también del Señor del Consuelo.

 

Los recuerdos que tengo a cerca de estos días son muchos, desde que tenía 17 años he pertenecido a su coro, desde que era un crío, cantando también como solista la partitura a la llaga de la mano derecha, "esa mano que se despega al ancho Cielo", también por tener nociones de música logré interpretar la partitura que en su día compusiera el maestro León para el sacerdote ciezano D. José Lozano, la logré cantar como solista, acompañado al órgano por mi buen amigo Paco García Montiel. Una partitura que emociona al que la oye y te hace llorar.

 

Son muchos los recuerdos que tengo a cerca de estos días, desde que era un niño, desde siempre. Recuerdo las cenas en casa de Piedaíta Marín Blázquez Pérez, en vísperas del día de la Cruz, su casa era un ir y venir de gente, en torno al Santo Cristo del que ella era su camarera hasta que murió el 17 de enero de 2.019. Cuando arreglábamos las andas del Señor, con lentisto del Madroñal, o las rosas traídas de la huerta por la gente, o los olorosos amariles rojos atrompetados, tan ciezanos, tan nuestros. El sabor de las famosas natillas de Pepita Avellaneda, o los manjares que siempre degustábamos en esa noche, donde Antonio, el esposo de Piedaíta no quería que lo pusieran en otra mesa si no con nosotros, sabiendo de tener diversión asegurada toda la noche.

 

Son muchos los recuerdos vividos en primera persona, recuerdos que no se olvidan jamás. Doy gracias al Santo Cristo por tener estas vivencias, de amigos, de buenos vecinos, como también guardo en el fondo de mi corazón a mis vecinas y también camareras del Santo Cristo, a Piedad Marín Blázquez Jaén, Josefina Marín Blázquez, que con sus 95 años es la hermana más longeva de su cofradía; Carmelo Gómez Templado, vecino y director del coro de sus novenas; Lola Ros Zamorano, Domingo Sánchez que con tan solo diez años nos acompañaba al órgano en estos días. Como no al incansable José Antonio Fernández Salmerón, capaz de sentir como suyo al Santo Cristo, incansable trabajador por el Cristo también de su infancia y juventud. A tantas personas que he conocido en estos días tan ciezanos, tan nuestros.

 

El recuerdo de cantar solo al Santo Cristo lo llevaré mientras viva, es emocionante el estar cara a cara ante él cantándole en nombre de todo un pueblo que lo ama, que se lo demuestra día a día, lo llevamos en nuestro corazón, y hasta en nuestro sepulcro queremos que nos acompañe una estampa de su imagen, es lo más sagrado que tenemos, ahí está.

 

Y llega el día grande, el día de la Cruz, no caben más halagos y demostraciones de la gran devoción que todo un pueblo profesa a su imagen, de los labios de nuestras madres y abuelas hemos aprendido esta devoción eterna de Cieza, y así seguirá mientras Cieza tenga un ciezano.

 

Termino con una poesía de mi gran amigo, el sacerdote ciezano Lcdo D. Ramón García Gómez, que dice así:

 

SANTO CRISTO DEL CONSUELO:

Tú que eres Rey de bondades

que mueres por tu bondad

muéstrame con claridad

la verdad de las verdades

que es sobe toda verdad.

Que mi alma, en Ti prisionera

vaya fuera de su centro

por la vida bullanguera;

que no le lleguen adentro

las algarazas de fuera,

que no ame la poquedad

de cosas que van y vienen,

que adore la austeridad

de estos sentires que tienen

sabores de eternidad;

que no turbe mi conciencia

la opinión del mundo necio,

que aprenda, Señor, la ciencia

de ver con indiferencia

la adulación y el desprecio,

que sienta una dulce herida

de ansias de amor desmedida,

que ame tu Ciencia y tu Luz,

que vaya, en fin, por la vida

como Tú estás en la Cruz:

de sangre los pies cubiertos,

llagadas de amor las manos,

los ojos al mundo muertos,

Y los dos brazos abiertos

para todos mis hermanos.

Señor, y aunque no merezco

que Tú escuches mi quejido:

Por la muerte que has sufrido,

escucha lo que te pido:

A ofrecerte, Señor vengo

mi ser, mi vida, mi amor,

Mi alegría y mi dolor,

cuanto me has dado, Señor.

Y a cambio de esta alma llena

de amor que vengo a ofrecerte

dame una vida serena

y una muerte santa y buena

para que yo pueda verte

y así pueda conocerte.

Cuando me lleves al Cielo,

y en tus Moradas Eternas

todos juntos te aclamemos:

¡VIVA EL CRISTO DEL CONSUELO!. Que así sea.

Media

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

© Cieza en la Red · Diseño: Airearte