Logo
Twiter Facebook Meneame
Jueves, 30 de Junio del 2022
Sunday, 28 March 2021

Te adoramos Cristo y te bendecimos que por su santa cruz redimiste al mundo

Cristo de la Sangre Cristo de la Sangre CLR

CLR/Manuel Eloy Semitiel López.

El rezo del Vía - Crucis en Cieza va unido a la existencia y presencia de la Ermita del Calvario a extramuros de la Villa de Cieza, en el cabezo de las Horcas, con la imagen del Santo Cristo del Calvario como foco, reclamo y devoción para esta piadosa oración de cuaresma y semana santa compuesta por catorce estaciones donde se medita a cerca de la pasión de Cristo desde el momento de su prendimiento en Getsamaní hasta su muerte en el Calvario.

En Cieza se tiene constancia de esta práctica religiosa y a la vez procesional desde el siglo XVII, siendo los frailes del Convento de San Joaquín (franciscanos) los encargados de guiar dicho rezo durante toda su presencia en nuestra ciudad hasta por lo menos el año 1.836, cuando dejaron el convento que durante siglos los cobijó en nuestra Villa.

 

Después de esta fecha, serían los propios sacerdotes ubicados en Cieza, o los mismos capellanes del eremitorio del cabezo de las Horcas, los encargados de dirigir este rezo procesional en torno al Cristo del Calvario, (hoy nuestro Santísimo Cristo del Consuelo). Los distintos capellanes de su ermita como el Rvdo. D. Pedro Marín Martínez, gran devoto del Cristo junto a la gran muchedumbre de fieles ciezanos, recorrían las pequeñas ermitas con las catorce estaciones del Vía-Crucis saliendo o bajando a Cieza desde el cabezo de las Horcas hasta Cieza y su parroquial.

 

En el año 1.897, el periódico local La Voz de Cieza nos dirá: "En la madrugada del viernes a la una, se baja procesionalmente de su ermita extramuros la venerada imagen del Santo Cristo del Consuelo, con una muchedumbre del pueblo, penitentes con cruces y cirios y rezando el vía-crucis". El Cristo del Consuelo (antes del Calvario), desde el siglo XVII fue el crucificado protagonista de los rezos del Vía-Crucis hasta el siglo XIX, y se procesionaba con este rezo de madrugada del Jueves al Viernes Santo, decayendo en este siglo XIX con la aparición de nuevas procesiones y modos de vivir la semana santa en Cieza.

 

Sabemos por las fuentes escritas que en 1.901 se realiza todavía esta procesión y rezo del Vía-Crucis la madrugada del Viernes Santo ciezano, ya que se bajaba al Santísimo Cristo del Consuelo desde su ermita con devoción, rezo de las catorce estaciones del Vía-Crucis por el recorrido procesional y uso de blandones de cera para su alumbrado que portaba la muchedumbre que lo acompañaba, así como en sus andas, iluminando la bendita imagen del Señor.

 

En el año 1.943, el Santo Cristo era bajado al pueblo a las 23 horas del Martes Santo desde su eremitorio, acompañado por una multitud de ciezanos portando cera, con gran devoción y respeto, siendo la última vez que se trajo de este modo desde su ermita desde el siglo XVII.

 

Ya en el pasado siglo XX y en la década de los ochenta, la Junta de Hermandades Pasionarias procesionaba los viernes de cuaresma de todos los años con la imagen del Cristo de Medinaceli, obra de Francisco Palma Burgos, que recibe culto en el Convento de San Joaquín, y desde aquella década y ahora por su cofradía no ha dejado de faltar a su cita todos los viernes de cuaresma en Cieza con el rezo del Vía-Crucis por las calles de nuestra ciudad, arropado por los muchos devotos que tiene y lo acompañan.

 

Pero el Lunes Santo ciezano estaba sin procesión alguna hasta hace tan solo muy pocos años. Solamente el traslado hasta su Casa de Hermandad de la imagen de Nª.Sª.de Gracia y Esperanza llenaba la tarde noche de este lunes en Cieza, no había nada más. Llegado el año 2001, Cieza verá como se completan los desfiles procesionales y se llena la noche del Lunes Santo con el Vía Crucis procesional del Stmo. Cristo de la Sangre, obra en madera de cedro real realizado por el escultor sevillano, recientemente fallecido D. Luis Álvarez Duarte, que bajo los auspicios de la Hermandad de Santa María Magdalena ha sabido calar en los ciezanos de tal manera y desde aquel año de una manera especial.

 

Sobre un soberbio trono obra de Antonio Ibáñez Vallés, el SEÑOR DE LA SANGRE va sobre un monte cuajado unos años de rosas rojas y otros de lirios morados, un bellísimo angelito recoge con su cáliz la sangre que cae del cuerpo ensangrentado del crucificado, recorre las calles de Cieza rezando el Vía-Crucis en una solemne procesión, por el itinerario tradicional.

 

Cada estación a rezar la marca una cruz puesta en la pared para que las andas del Señor se detengan y bajo un silencio unánime se rezan, se meditan y se reflexiona sobre la pasión de Cristo, su camino hacia el Gólgota y su muerte en cruz.

 

Abre el cortejo procesional un grupo de tambores sordos, "tocando a reo", que anteceden a las dos filas de nazarenos y alumbrantes con cruz guía y ciriales de bello repojado. Los hermanos de la Magdalena llevan su tradicional túnica de color azul y esta noche tanto alumbrantes como anderos llevan el ciezano "gorro de verdugo" de color rojo, el paso solemne del crucificado es acentuado por las marchas procesionales de la banda de música que lo acompaña, al final....., un gentío de ciezanos acompañando al SEÑOR DEL LUNES SANTO CIEZANO, en silencio, con devoción.

 

La imagen del Cristo entra a la Plaza Mayor en su recogida asomando por la Calle de la Hoz, calle estrecha, angosta y se adentra a la plaza donde lo espera una multitud de ciezanos para ver su entrada a la Basílica de Santa María de la Asunción y de la O, donde la imagen del Señor de la Sangre tiene su hermosa capilla, recibiendo culto todo el año, esperando el tradicional tríduo en vísperas de la Semana Santa ciezana.

 

Una procesión que ha sabido calar dentro de los corazones ciezanos y desde estas líneas quiero recordar a mi gran amiga, vecina, semanasantera desde que nació, compañera de retransmisiones televisivas con tele Red Cieza durante más de veintiséis años, donde ella y yo retransmitíamos a todos los ciezanos las procesiones día tras día, año tras año, me refiero a Ana María Ruíz Lucas, gran devota del SEÑOR DE LA SANGRE, luchadora hasta el final, valiente, seguro que desde el Cielo verá a su Cristo todos los Lunes Santos de la eterna semana santa, la que no acaba nunca, la verdadera, y sabrá desde el Cielo lo mucho que la echamos de menos. La Semana Santa jamás le premiará por la gran labor que hizo, como tampoco premiará a los que callada, altruistamente, con esfuerzo nos han transmitido lo que tenemos ahora. Una gran Semana Santa, llena de fe, de arte, de todo un pueblo que ama, vive y espera con ganas y con ansias a su añorada Semana Mayor.

Media

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

© Cieza en la Red · Diseño: Airearte