Logo
Twiter Facebook Meneame
Martes, 24 de Noviembre del 2020
Sábado, 07 Noviembre 2020

Una casa con un ciprés en el patio

Imagen de la Virgen de los Dolores de Cieza Imagen de la Virgen de los Dolores de Cieza

CLR/Manuel Eloy Semitiel López.

En la calle Angostos, a la altura del número 19, existía una casa grande, casona de época, donde vivía una familia ciezana, la casa fue derribada hace unos 30 años para dar paso a un bloque de viviendas.

Era ésta la casa de D. Manuel Marín-Blázquez de Castro y su familia, su esposa Dª. Remedios Buitrago y sus hijos/as: Mariano, Diego, José, Remedios, Dolores y Antonia Marín-Blázquez Buitrago. La casa de D. Manuel tenía en su cuadrado patio un ciprés en el centro plantado en su día por D. José Buitrago. El ciprés es árbol majestuoso, espiritual, apunta hacia el cielo, un árbol alto, oloroso y frondoso.

 

Yo conocí esta casa pero ya sin D. Manuel, en ella vivía su hija Dª. Lola Marín-Blázquez Buitrago, camarera de la imagen de la Stma. Virgen de los Dolores de Cieza desde que ella tenía 15 años y murió con 85. La tía Lola, como la llamaba yo, era cariñosa, amable, buena conversadora y yo la visitaba todos los sábados durante toda su vida, en esa casa, pero ya sin su padre D. Manuel que falleció el día 6 de septiembre de 1.942.

 

D. Manuel Marín-Blázquez de Castro fue un gran hombre, acudía a los entierros de todos los ciezanos/as, a todos, sin distinción de clases sociales ni nada. Regaló al pueblo de Cieza la Mina del Agua, para que el pueblo tuviera agua potable en todas las casas de Cieza, su casa jamás pagó una factura de agua. Nadie llamaba a su puerta a pedir algo y se iba con las manos vacías, nadie. Dicen que a su entierro acudió todo el pueblo de Cieza, el comercio cerró esa tarde y fue llorado por todo Cieza, no tiene ninguna calle a su nombre, hizo el bien que pudo por sus convecinos sin recibir nada a cambio.

 

En las muchas conversaciones que mantuvimos la tía Lola y yo, me contaba que su padre murió ese día 6 de septiembre y la imagen de la Virgen llegó a Cieza el día 22 de diciembre del año 1.940, él no la pudo ver, pues había fallecido meses atrás.

 

La imagen de la Virgen de los Dolores costó 6.000ptas. de aquellos años. Fue realizada por el escultor de Aljucer D. Juan González Moreno, quien meses después de entregarla, visitó a la tía Lola manifestando que si le entregaba esta imagen que hizo para Cieza, le hacía otra igual y le regalaba las 6.000ptas.que le había costado. Ella no accedió, pues parece ser que es una de las mejores copias de la imagen original que se conserva en la iglesia-museo de Salzillo en Murcia.

 

Fue una de las primeras imágenes que se recuperaron después de la contienda civil española del 36. La misma tía Lola costeó el retablo que la imagen tiene en el convento de clarisas de Cieza que fue realizado por el escultor ciezano D. Manuel Juan Carrillo en los años cincuenta del pasado siglo XX, la tía Lola, su camarera tuvo que vender recuerdos familiares como ella me decía para costear a su Virgen aquel retablo.

 

La imagen de la Virgen de los Dolores pasa todo el año en su capilla conventual de las claras, con sus monjitas, en vísperas de la semana santa era llevada a esta casa de la calle Angostos para que la prepararan para las procesiones de miércoles y viernes santo en la mañana. En esta casa permanecía desde viernes santo hasta pasado mayo de cada año y ya volvía otra vez a su camarín en las claras de la calle Mesones. Éramos muchos niños y vecinos de la calle Angostos que llevábamos flores a la Virgen cuando estaba en casa de su camarera, yo iba todos los sábados, la tía Lola me recibía con todo el cariño, me llamaba "Manolín", y era como un nieto para ella.

 

Después, con los años fui presidente de la Cofradía de la Stma.Virgen de los Dolores durante siete años, años donde nadie quería santos, ni presidir una cofradía, y la Virgen salía a la calle en mi mandato con flor natural las dos salidas y acompañamiento de banda de música, gracias al equipo con que contaba de hermanos y colaboradores, incluso se hizo un estandarte bordado en oro que fue realizado por las mismas monjas clarisas de Cieza.

 

Viernes Santo en la mañana, cuando pasaba la Virgen de los Dolores por la calle Angostos ya de recogida de la procesión del penitente, las puertas de esta casa de la tía Lola se abrían de par en par para esperar a su huésped de honor, la Virgen, y en sus portales, esperaba atenta y orgullosa su camarera, la tía Lola, que no podía reprimir las lágrimas al ver a su Virgen cuando en su puerta le paraban sus andas.

 

A la tía Lola se la llevó la Virgen un sábado del mes de noviembre, no era para menos, en sábado dejó a su Virgen al cuidado de su sobrina Luisa Marín-Blázquez Aguilar, y definitivamente la tía Lola subió al cielo de manos de su Virgen, pues está enterrada con la mano de la Dolorosa destruida en la contienda civil, atribuida a Roque López, como ella quería ser sepultada, y de ello yo doy fe, pues de eso me ocupé yo personalmente.

 

La primera camarera de la Virgen de los Dolores fue Dª. Matilde Bray Azcoítia, primera esposa de D. Mariano Marín-Blázquez y Marín, que regaló a la imagen la aureola de plata que luce en Semana Santa. La segunda camarera fue Dª Luisa Fernández de Castro, segunda esposa de D. Mariano Marín-Blázquez y Marín, abuela de la tía Lola; que regaló a la Virgen el genial manto de terciopelo genovés azul que luce en las procesiones de Semana Santa. La tercera camarera fue la tía Lola, Dª. Dolores Marín-Blázquez Buitrago, que lo fue desde los 15 años hasta su muerte a los 85 años. Después fue su sobrina Dª. Luisa Marín-Blázquez Aguilar, que regaló a la Virgen el vestido que lleva ahora en Semana Santa, y restauró mantos para el camarín, e hizo coser otros para el ajuar de la imagen.

 

La Virgen acogió bajo su manto a su camarera Luisa Marín-Blázquez el día 14 de junio de 2003, sábado y dando las doce campanadas y el ángelus el domingo día 15 de junio de 2003 en la vieja espadaña del convento de San Joaquín y San Pascual salía el cuerpo sin vida de Luisa al cementerio de Cieza, Luisa y su Virgen se unían en celestial y eterno abrazo junto a la tía Lola, tan querida para mí.

 

Siempre que pase ante mí la bendita y hermosa imagen de la Virgen de los Dolores irá tras Ella el recuerdo imborrable de sus camareras. En su memoria permitidme esta poesía:

 

Vestir Vírgenes hermanos

es como vestir al Cielo,

más que colgar en los astros sus resplandores pequeños

más que poner en los lírios

el morado terciopelo,

más que desdoblar la luz en los colores y reflejos

más que escalar a la luna y encadenar a los vientos.

No hay oficio más sublime

ni orfebre ni imaginero

que, junto a éste lo iguale en emoción y misterio.

¡Qué dulce oficio más alto!

¡Qué sublime es el empeño!

Vestir de flor a la flor de los más hermosos pétalos

vestir de luz a la estrella que reina entre los luceros....

¡Vestir de madre a la Madre que llora a su Hijo muerto!

¿Cómo se viste a una Virgen sin tocarla con los dedos?

¿Cómo a novia de cristal que la mancha hasta el aliento?

¿Lo mismo que se amortaja a una madre toda en negro?

¿Cómo se le prende el vestido que ha de ceñirse a su cuerpo?

¿Cómo se le arregla el corpiño?¿Cómo se le clava el puñal de ese su dolor inmenso? 

¿Cómo se le cuelga el manto,oro y seda,tierra y cielo?

Yo pregunto: ¿Con qué manos se le pone la toca o velo, que proyecta en la Dolorosa los más sublimes reflejos

de tersa nieve impoluta

con su blancura de cerco

y un encaje de jazmines y una orla de luceros?

¿ Se lo pusieron llorando? ¿Se lo pusieron riendo?

¿Rezaban avemarías con un profundo respeto?

¿Pensaban que la Dolorosa, dulces ojos, grandes, negros, es acaso tan bonita como la que hay en los Cielos?

¿Cómo se viste a una Virgen sin herirla con los dedos?

Medios

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.