El tiempo - Tutiempo.net
El tiempo - Tutiempo.net

¡Adios, Mar Menor!

No hay solución. No la hay porque no hay voluntad de solucionar nada. El Mar Menor es ya Mar Muerto.

Y señoras y señores, la culpa de todo ello está muy clara. Por mucho que intenten ocultarlo algunos medios de comunicación y algunos políticos (casi todos) del partido que gobierna en la Región de Murcia desde hace 26 años, que se estrenó cargándose la ley que protegía la laguna salada y que ha permitido año tras año y sigue permitiendo una actividad agraria desaforada, en buena parte ilegal, y la urbanización sin prácticamente límite de La Manga y de la costa interior del Mar Menor.

Y que tiene la desvergüenza de repartir culpas a otras administraciones, en especial al gobierno central, olvidando que durante más de la mitad de esos 26 años de gobierno en Murcia dicho partido gobernó precisamente también en Madrid, no tomando ni una sola de las medidas que ahora, desde la Región, se exigen de manera absolutamente demagógica y desvergonzada al Estado.

De hecho, la estrategia de culpar a los demás es lo único que se le ocurrió al partido que gobierna nuestra comunidad cuando los problemas se hicieron evidentes. Nada de tomar medidas, de limitar y reducir los cultivos agroindustriales ilegales, de proteger las riberas de la laguna, de prohibir la utilización intensiva de abonos en ellas, de impedir la construcción de nuevas urbanizaciones alrededor de este mar ya muerto y de obligar a los municipios del Mar Menor a depurar sus aguas de forma eficiente. Nada de nada.

Y encima tienen la desfachatez de culpar a los demás. Independientemente del partido o grupo político que detente el gobierno en Madrid (aunque estoy seguro de que si fuera el suyo le echarían la culpa a Europa o a los elementos), los expertos son inflexibles y rigurosos en la atribución de la responsabilidad principal de la catástrofe: el mayor responsable, el que por ley detenta las competencias que han permitido el desastre y que, de querer usarlas, paliarían el mismo, es el gobierno regional.

Y aunque sé que lo que voy a decir no le va a gustar a muchas y muchos, lo siento pero lamentablemente no me equivoco: aquellos ciudadanos y ciudadanas que, con su voto, han dado tanteas veces el gobierno al partido que nos gobierna, son también responsables del desastre. Porque cuando este se hizo evidente curiosamente las poblaciones aledañas al Mar Menor no solo no castigaron al gobierno regional, sino que viraron incluso políticamente hacia una extrema derecha que niega el desastre y que, ante la evidencia, no ofrece otra solución que destruir la laguna tal y cómo la conocemos. Pregúntenles a quienes conocen el tema: ecologistas, científicos, juristas, todos ellos les contarán con pelos y señales qué es lo que ocurre, quiénes son los responsables y cuáles son las posibles soluciones.

Y como no se han tomado medidas, salvo encender el ventilador a ver si cuela, el destino del Mar Menor ha quedado prácticamente sellado. Y lo digo con pena, con mucha pena, porque el Mar Menor forma parte de nuestra historia y de nuestra memoria, y ha sido destruido en beneficio de unos pocos y con la complicidad, cuando no ayuda directa, del gobierno regional y del partido que lo detenta. Y con la ayuda constante de una ciudadanía que se escandaliza por el desastre, por las consecuencias para el sector hostelero de la zona, por lo que va a ser de quienes viven o tienen segunda residencia en allí, pero que vuelven a votar a los responsables del desastre. Y me temo que volverán a hacerlo en cuanto llegue la oportunidad.

Así que hagamos lo único que nos queda por hacer y busquemos un nuevo nombre para lo que fue en su día la joya de la Región de Murcia y no es ya más que un sumidero en el que verter residuos de todo tipo para mayor beneficio, precisamente, de quienes son los máximos responsables de ello. Propondría Mar Muerto, pero ya está cogido. Quizás Mar Arrasado o Mar Destruido serían buenas opciones.