El tiempo - Tutiempo.net
El tiempo - Tutiempo.net

Nos ha dejado Pascual Bermúdez

Hoy también nos deja mi amigo Pascual Bermúdez Gómez, presidente de la Cofradía del Cristo de Medinaceli y vicepresidente de la Cofradía de la Samaritana de Cieza. Otro mazazo sin recuperarnos de la muerte de Rodrigo Salmerón, o la muerte de Domingo González, o «Peperre», ahora nos enteramos del fallecimiento del amigo de muchos años Pascual Bermúdez.

Lo recuerdo de muy joven gracias al que fue presidente de la Samaritana Pepe Motos, era cofrade de la Samaritana, pero de los de todo el año. Un todoterreno en pro de su cofradía. Muy ilusionado con la prosperidad de su cofradía desde muy joven, y junto al Cristo de Medinaceli desde que esta imagen de Palma Burgos pisó la calle en los ya tradicionales viacrucis que entonces la Junta de Hermandades Pasionarias organizábamos en los años 80 del pasado siglo XX.

Testigo fiel y valioso de todo el empeño en que la bendita imagen del Cristo de Medinaceli pisara las calles ciezanas, decía que un «trocito» de esa imagen era de su madre, ya que ella trabajó en la fábrica de Géneros de Punto, cuyos trabajadores sufragaron esa querida imagen del escultor malagueño.

Estamos pasando un año muy amargo, ahora Pascual Bermúdez, antes otros semanasanteros que en tan poco tiempo nos han dejado y han volado al Cielo. Recuerdo aquella noche que fuisteis a mi casa Paco Morcillo Gil, actual presidente de la Samaritana y tú a pedirme que ayudara a la cofradía de cara al 50 aniversario de su fundación. Os escribí la historia de esta cofradía ciezanísima donde las haya, publicando un libro y darla a conocer. Organizábamos aquellos actos con sencillez, empeño y tesón en dejar buen sabor de boca y así se logró, siendo unos días de alegría donde también se hizo historia. Unos días que ya son pasado y no volverán, pero se recuerdan con mucho cariño

Desde aquí un abrazo a toda la familia samaritana, un fuerte abrazo en memoria de nuestro amigo Pascual Bermúdez, su vicepresidente que ya está en el Cielo también. Este grupo de cofrades también ahora están haciendo de la Cofradía de la Samaritana una cofradía fuerte, numerosa, de hermanos y amigos/as, capaces de que el año que viene veamos (si Dios quiere) el nuevo paso del Santo Entierro la noche del viernes santo ciezano. Tú Pascual también estarás presente, claro que sí, junto a toda la cofradía orgullosa de que se bendiga este nuevo paso, tú estarás ahí, como lo has hecho siempre en los grandes momentos de tu Samaritana, también en los tiempos difíciles. Tú no te vas, tú te quedas en la memoria de esta cofradía samaritana tan grande como el Cielo que acabas de ver. Tú no te vas, te quedas en cada uno de nosotros, en nuestros buenos y malos recuerdos que como todas las cofradías atesoramos y nos dan fuerza para seguir luchando en alcanzar el futuro soñado.

Tú Pascual te quedas también junto a tu Cristo de Medinaceli, siendo su actual presidente has logrado ese maravilloso trono para sacarlo en procesión, sus túnicas a cual más valiosa, su estandarte, todo logrado con vuestro trabajo e ilusión de años y tu cariño al Cristo de Medinaceli, has llenado las filas de su cofradía de gente, de anderos, que con gran devoción habéis hecho el milagro de rescatarlo para Cieza y para sus viernes de cuaresma.

Son muchos recuerdos Pascual, muchos, malos y buenos, pero ha valido la pena ser amigo tuyo, ha valido la pena tu mano tendida a tu Samaritana, siempre al lado de Paco Morcillo Gil y de su padre, inseparables, también me ayudasteis a mí a que la Virgen de la Soledad no le faltaran anderos y de los buenos. Ahí estabais, a mi lado siempre para lograr ayudar a la semana santa a ganar el futuro. Solo me queda darte las gracias por tu amistad, y decirte que tanto la Samaritana como el Cristo de Medinaceli no te van a olvidar muy pronto, jamás!.

Llévate el cariño de toda la semana santa, en especial de los cofrades samaritanos y como no de tu Cristo de Medinaceli. Goza del sueño eterno y que nos volvamos a ver en esa vida que no acaba, hablando de nuestra semana santa de Cieza, de tus proyectos, de tus sueños. Gracias amigo Pascual porque la semana santa nos necesitó y nos encontró, nos tubo ahí, ahora la misma semana santa te recordará siempre, y al ver a tu Samaritana salir la noche del miércoles santo a las nueve, veré la sonrisa de mi amigo Pascual Bermúdez en sus varas, o en el traslado del Cristo de la Misericordia la madrugada del Viernes de Dolores, pegado a tu Cristo, codo con codo con tus cofrades samaritanos. Dale de mi parte un abrazo bien fuerte a Paco Morillo Vázquez «Paco el peón», otro abrazo a Pepe Motos y a Josefina, a Ignacio, y cuando las luces caigan el próximo miércoles santo y la Samaritana salga a la calle, irá tras ella el recuerdo imborrable de Pascual Bermúdez por años que pasen. Un fuerte abrazo Pascual.

¡Que Dios todopoderoso, Cristo de la Misericordia y de Medinaceli nos conforte en esta tribulación!. Pascual, irás siempre en las andas de tu Samaritana, en las andas de tu Cristo de Medinaceli por años que pasen!