El tiempo - Tutiempo.net
El tiempo - Tutiempo.net

El servicio de limpieza viaria prueba la aplicación de un “repelente de orines”

El servicio de limpieza viaria aplica un repelente de orina en varios puntos del municipio para evitar los malos olores y la suciedad causada por las micciones de los perros.

Esta iniciativa se enmarca dentro del plan de comunicación y acción iniciado con la campaña “El pipí me destruye” que pretende dar respuesta «a las quejas de los vecinos por las constantes deposiciones de las mascotas en la vía pública».

El producto escogido se aplicará en algunos de los puntos negros detectados por el servicio de limpieza viaria, en las esquinas de portales y comercios. El producto en cuestión impermeabiliza la zona, por lo que su efecto consigue que la orina rebote de la fachada.

Se ha elegido este repelente tras probarse con éxito en otras localidades. La forma de aplicarlo consiste en limpiar con agua a presión la zona e ir echando el producto gradualmente, hasta lograr una impermeabilización de la zona en cuestión.

Se trata de una prueba para evaluar los resultados y la viabilidad para la ampliación de las zonas a tratar.

Como comenta el concejal Antonio Moya, “con la aplicación del producto pretendemos evitar que el orín de los perros no penetre en aceras, paredes y materiales porosos en general, evitando los desagradables olores que estos producen.”

El orín quedará por encima de aceras y será mucho más fácil eliminarlo por parte de los servicios de la limpieza viaria. En la primera fase está prevista la actuación en algunos de los puntos negros que se han detectado por parte de los trabajadores y la atención a incidencias y solicitudes realizadas a través de XCieza.

Es una medida añadida a las que se han tomado este año, como el desarrollo de campañas de sensibilización “El pipí me destruye”, el concurso de dibujo dirigido a los centros escolares “Por una Cieza libre de cacas”, el refuerzo de las cámaras de seguridad, la intensificación del control policial y las que ya están planificadas como, por ejemplo, el reparto de recogedores de excrementos. “Esperamos que estas medidas calen en los dueños de las mascotas y logremos mejorar la convivencia vecinal y mantener nuestras calles en un estado óptimo de limpieza”, concluye Antonio Moya,