Logo
Twiter Facebook Meneame
Sabado, 16 de Diciembre del 2017
Sábado, 23 Septiembre 2017

El Viaje (Final) a Ninguna Parte. Cosmopolitismo. Nacionalismo. Regionalismo. Ciezanismo

Valora este artículo
(1 Voto)
Bartolomé Marcos Bartolomé Marcos

CLR/Bartolomé Marcos.

Lo mejor-y lo peor- que puede decirse del “prusés” es que era, y es, absolutamente innecesario. Cataluña o, mejor, sus autóctonos, los catalanes, han pasado históricamente por ser, entre los españoles, los más emprendedores, cultos y serviciales, englobando todas esas cualidades positivas en lo que solía llamarse “seny” catalán, traducible por algo así como “señorío”, distinción, refinamiento o educación.

“Clase” en definitiva. Después del espectáculo vergonzoso y vergonzante que le están ofreciendo al mundo en los últimos años, y particularmente en los últimos días y semanas, hay que decir que del “seny” queda muy poco, si es que algo queda. Se les ha olvidao por el camino.

 

Pues sí, cada uno tiene su lugar concreto de nacencia, su nación, en la ciudad, pueblo, villa, aldea o villorrio que lo vio nacer. El nuestro es Cieza…la desdichada, por más señas.

 

Hubo un tiempo, la época de los años sesenta y setenta, con el movimiento hippie y sus resacas, en la que estuvo de moda considerarse “ciudadano del mundo”, con una visión cosmopolita, romántica y utópica, en la que se tendía a huir de la propia realidad inmediata circundante, y, desde luego, del propio pueblo, de la propia región, o del propio país, nación o estado en que se había nacido o en el que se vivía. Las peculiaridades locales, las costumbres tradicionales del propio pueblo o región, los intereses –incluso los económicos- de cada país o de cada nación, importaban poco, en una actitud que ponía el acento en la identificación esencial y el destino común de los seres humanos, de todos los seres humanos, en cuanto tales, sobre la Tierra –la verdadera “casa común”, la única posible (hasta que nos preparen el sofá en Marte), y a la que habría que, globalmente, buscarle alternativas. No estaba mal aquello, pero, desafortunadamente, en la práctica, resultaba una actitud bastante inoperante e inútil para transformar a mejor las realidades en las que uno vivía de hecho inmerso, y que, casi siempre, por muchos años que uno viviera, se reducían al marco estrecho del propio pueblo, ni siquiera la región, ni por supuesto el Estado. Las aventuras, las más de las veces meramente intelectuales, que, en nombre del cosmopolitismo, se emprendieron, acababan en la “vuelta al nido”, el refugio de la aldea desde la que, por cierto, y es a lo quería llegar, también puede cambiarse el mundo. Algo quedó, y muy valioso, de aquel cosmopolitismo, en los actuales movimientos ecologistas, o en una cierta generosa concepción universalista que tiende a erradicar la injusticia a nivel cósmico. Después llegaron los regionalismos y los nacionalismos, muy interesados, muy egoístas, insolidarios siempre y muy instrumentalizados por castas políticas a las que, con demasiada frecuencia, no les importa sustentar el bienestar y la riqueza propios en la miseria ajena, incluso en la miseria de lo que tienen muy cerca, pero que consideran ajeno y distinto.

 

Frente a todo ello, pero también con todo ello, reivindicamos desde aquí la bondad del cosmopolitismo, la bondad del regionalismo y del nacionalismo, pero desde ópticas concretas y realistas fundadas en el ser humano de carne y hueso, sin entelequias como en los años sesenta y sin egoísmos particularistas: trabajar por la justicia y trabajar por el progreso de la Humanidad, y trabajar por la justicia y el progreso en España y en el mundo, se llama, aquí y ahora, para los ciezanos y ciezanas, trabajar en el único marco de referencia físico, y de contacto con los otros, que nos va a ser dado a los ciezanos por muchos años que podamos vivir, aunque fueran cien: esto es, trabajar con los ciezanos, desde Cieza y para Cieza, levantar nuestro orgullo de pueblo con tradición centenaria y realidades hermosas-potencialmente- que pueden llegar a ser mejores. Los seres humanos, la Humanidad, no están lejos para los ciezanos y ciezanas; están, por suerte o por desgracia, aquí mismo, en la casa en que se vive, en las calles por las que se transita día a día, semana tras semana, mes tras mes y año tras año, en los vecinos que nos han tocado en suerte, casi siempre, o en desgracia (que hay que asumir) algunas veces. En definitiva, nuestras posibilidades de futuro están en nuestra propia capacidad para forjar ese futuro trabajando juntos codo con codo. Los seres humanos de aquí de Cieza somos “chitos” y somos “chitas” y eso no lo va a cambiar nadie aunque vivamos cien años o más. Por eso el mundo, España y Murcia, están en Cieza, porque Cieza –aquí sí en sentido literal- es nuestra “nación”, y seguirá siéndolo de aquellos chitos y chitas que vengan detrás de nosotros. Y somos “chitos” todos, los niños y los ancianos, los más y los menos jóvenes, los guapos y los feos, los altos y los bajos, los del barrio de la Era y los del Paseo, los de la Horta y la Asunción, los de San Juan Bosco y los del Zaraíche, y, muy en especial, los ricos y los pobres. Porque en Cieza, por si no lo sabían, hay pobres, muchos, pero también hay ricos, bastantes, y todos son “chitos” y todos nacieron y morirán en este pueblo y serán enterrados en la misma tierra.

 

Tenemos un destino común último, y tenemos un marco de referencia común ahora mismo. Cieza será mejor, para todos, si todos arrimamos el hombro- los que sólo tengan eso- o abren sus cajas de caudales –los que tengan algo en ellas. Nuestros políticos, los de aquí mismo, que se ven las caras en cada pleno, también son chitos y sabemos que tienen abiertas las mentes y prestos los despachos para responder a cualquier iniciativa generosa con generosidad y diligencia.

 

Y es que este pueblo la tiene aletargada pero tiene conciencia colectiva- De que despierte depende el futuro de todos, que no está lejos, está aquí, en Cieza, el pueblo que nos vio nacer y en el que –ojalá que muy tarde- acabarán por enterrarnos a todos, para hacernos, entonces más que nunca, en fusión y confusión telúrica, tierra de nuestra tierra para siempre jamás. ¡Ah! y joer con el puto “prusés”… ¡Qué hartazgo!

PromoCLR

Deseo recibir noticias en mi correo electrónico:


AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.