Logo
Twiter Facebook Meneame
Lunes, 14 de Octubre del 2019
Viernes, 30 Agosto 2019

¿Serán capaces de pactar PSOE y Unidas Podemos?

Valora este artículo
(2 votos)
Tino Mulas Tino Mulas

CLR/Tino Mulas.

Hace ya tiempo de las elecciones. De las últimas generales, allá por abril. Más de cuatro meses y España sigue sin gobierno ordinario, con un gobierno en funciones que lo fue casi desde su inicio hace ya un año.

Es este un gobierno de difícil conformación. En primer lugar las fuerzas que lo compondrían, PSOE y Unidas Podemos, no alcanzan entre las dos la mayoría absoluta necesaria para aprobar la formación del propio gobierno. Este hecho tiene gran alcance, porque obliga a que el hipotético acuerdo que alcanzasen los dos partidos tuviese que ser renegociado después con otras fuerzas, y además se debería asegurar al menos la abstención de otras más para que finalmente ese gobierno pudiera ver la luz. En segundo lugar hay una gran desproporción entre la fuerza que los dos partidos principales de este hipotético gobierno obtuvieron en las urnas, triplicando el PSOE a Unidas Podemos. En tercer lugar dentro de este último partido existe una crisis no resuelta que empuja a su dirigencia a posiciones maximalistas en la negociación, mientras que en el PSOE también su dirección se juega mucho en las negociaciones. Y en cuarto lugar los personalismos y la mala relación entre Sánchez e Iglesias hacen aún más difícil llegar a acuerdos.

 

Y yo me pregunto: si en varias comunidades autónomas y cientos de ayuntamientos Unidas Podemos y PSOE han sido capaces de ponerse de acuerdo (cosa que también hicieron en la anterior legislatura), ¿por qué a nivel nacional es imposible? ¿Cuál es el motivo de que parezca imposible hacer en Madrid lo mismo que en La Rioja, Aragón o Asturias?

 

Cabe la posibilidad de que los poderes económicos estén presionando al PSOE, asustados por la contingencia de que Unidas Podemos pueda tener responsabilidades en este ámbito. Aunque sería un poco prematuro afirmarlo, ya que o lo han hecho en secreto o se puede decir con seguridad que poco o nada se ha negociado sobre programas, ni económicos ni de ningún otro tipo. Las disputas han venido por otro lado, por el reparto del poder en un hipotético gobierno de coalición. Es decir, en personas y cargos, no en proyectos e ideas, es donde ha estado el principal obstáculo para el acuerdo. Hay desconfianza mutua entre los líderes y las direcciones de los dos partidos, desconfianza que se acrecienta con declaraciones poco afortunadas de ambos y llega a convertirse en animadversión. Y mientras tanto los partidos de derecha asisten al espectáculo del desencuentro de los de izquierda y recuerdan, con razón, que ellos sí han sido capaces de llegar a acuerdos en donde podían gobernar.

 

Y hace falta un gobierno. Hace mucha falta un gobierno que empiece a considerar que en España no todo el mundo ha salido de la crisis y que todavía demasiados españoles sufren sus consecuencias. Hace falta un gobierno que revierta en parte las políticas de desigualdad premeditada que los anteriores gobiernos de derecha desarrollaron durante la crisis, que intente coser el fracturado tejido social y el nacional. Y me temo que los partidos de derecha son incapaces de hacer todo esto: más bien al contrario, sus actuaciones profundizarían con total seguridad en la desigualdad y en el sálvese quien pueda, ya que está en su ideología y en sus convicciones actuar así. No obstante, y a nivel político, no se puede olvidar tampoco que el voto en España está en estos momentos muy polarizado entre derechas e izquierdas, por lo que las políticas que cualquier gobierno desarrolle deben tener en cuenta que hay una mitad del país a la que no se puede dejar a un lado.

 

Hace falta un gobierno, pero no sé si lo tendremos. Lo que sí sé, porque lo veo todos los días en las redes sociales y en los medios de comunicación, es que la capacidad de diálogo de quienes deben conformarlo es escasa. O la voluntad. Todos sin excepción echan la culpa del fracaso de las negociaciones al otro. Cualquier crítica, cualquier consejo, cualquier opinión sobre el tema que no coincida con la línea oficial del partido es inmediatamente denostada y puesta en cuarentena, echando mano de la militancia y la cerrazón para reafirmarse en sus posiciones. Y así es imposible dialogar. Pero hay que hacerlo, porque lo que está en juego es la estabilidad del país, su futuro, el bienestar de los ciudadanos. Por encima de poltronas y cargos están el españolito y la españolita de a pie, que nos quedamos boquiabiertos y asombrados al ver qué es lo que de verdad parece interesar a nuestros políticos y que, desgraciadamente, no somos nosotros.

 

Así que negocien, señores, conformen un gobierno y empiecen a gobernar, que hay cuarenta y cinco millones de españolas y españoles esperando a que lo hagan. Y por favor, no nos lleven a unas nuevas elecciones. Que no está el horno para bollos.

PromoCLR

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre Horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.