Logo
Twiter Facebook Meneame
Miércoles, 28 de Octubre del 2020
Viernes, 25 Septiembre 2020

El Viaje (Final) a Ninguna Parte. Memoria “democrática”

Valora este artículo
(2 votos)
Bartolomé Marcos Bartolomé Marcos

CLR/Bartolomé Marcos.

Hollywood suele tener pocas variantes en sus películas: a/ Los norteamericanos (blancos y protestantes), a las órdenes de John Wayne, conquistan el "salvaje oeste". b/ Los norteamericanos forman su propia corte, la alta burguesía de "Boston" pero ocultando de dónde viene su riqueza: la esclavitud. c/ Todo ocurre, por supuesto, en Estados Unidos, ombligo, eje y centro del universo - mundo.

Donde (también por supuesto) generosos e intrépidos héroes – Kirk Douglas, el citado John Wayne, Gregory Peck, Richard Widmark, Charlton Heston-, eran capaces de arreglarlo todo, mientras nosotros, instalados en el coyuntural paraíso de la arcadia feliz de la infancia (del que también acabarían expulsándonos), desde las empinadas cajoneras-gradas del “gallinero” del teatro-cine Galindo, asistíamos al espectáculo cinematográfico en tecnicolor de sus hazañas, comiendo pipas, chufas, altramuces y garbanzos torraos, y pataleando ruidosamente, entusiasmados, cuando el cornetín de órdenes anunciaba la llegada a todo trapo y galope tendido del Séptimo de Caballería del general Custer. Son recuerdos -memoria sin adjetivos- de una infancia sufriente…pero feliz, y -¿por qué no?- democrática, de pueblo. Y me acuerdo, y no me quiero olvidar de ella, aunque el tiempo de ocurrencia no era precisamente muy democrático, que digamos, pero si votamos por que me olvide y la mayoría opina que debo olvidarme, ustedes no se preocupen, que yo, obediente, haciendo democrática mi memoria, me olvido…Pero ocurrir ocurrió.

 

Dictaduras hay de muchas clases, todas detestables y oprobiosas (muchas incluso de andar por casa, como la del CONGA -femenino de CONGO, que vive arrastrado y arrastrándose, pero que arrambla con todo, entra sin llamar y manda mucha romana) y- como pensaría seguramente Valle Inclán si viviera actualmente-, España sufre ahora mismo otra dictadura: la dictadura socialista. Penosa…Y no es la primera ni, seguramente, será la última vez que tengamos que sufrirla. Lo que realmente ha anunciado la avinagrada y antipática vicepresidenta egabrense Carmen Calvo es que quieren completar la revolución pendiente con su invento de la “memoria democrática”, que vaya usted a saber qué es eso (seguramente no lo sabe ni ella, y a lo peor no le importa ni una higa). Yo sabía que existía la memoria fotográfica, o la memoria de elefante, o, por la parte de abajo, la memoria de pez, de pulga o de mosquito, o la memoria ROM (cataplón) y la memoria RAM (cataplán), pero eso de la “memoria democrática”, ¿qué demonios quiere decir? ¿Qué cojones es eso? ¿De dónde mierda sale ese peregrino invento? ¿Quizá sea memoria sustanciable por votación, es decir que debemos recordar lo que la mayoría decida que hay que recordar porque ellos creen que es bueno y saludable? En esa dirección parece que vamos caminando, de la mano del Gran Hermano… hasta que no nos reconozca ni la madre que nos parió, ni la reconozcamos nosotros a ella. Se han inventado la expresión los socialistas, cómo no, pero creo que el tal invento no habría sido posible si la derecha española no estuviera atormentada por complejos esquizoides que le impiden contemplar nuestra historia con naturalidad.

 

Fue James Joyce quien dijo aquello de que “la historia es una pesadilla de la que intento escapar”. Y esa es la impresión que da, tanto en unos como en otros este rollo macabeo, moderna aguja de marear cultos, de la indefinida, indefinible e inefable “memoria democrática”. En el fondo se trata del empeño formidable, espantoso (e inútil y baldío) por ocultar una parte de nuestro pasado, ignorando el sabio proverbio groenlandés que dice que “si tratas de ocultar un fantasma lo haces más grande” ¿Estamos ante una idiotez más de nuestros idiotas gobernantes? Seguramente, sí, pero es una idiotez moralmente inadmisible porque la memoria es algo personal en lo que el Gobierno no debería inmiscuirse salvo que se adentre en planteamientos de la acción político-social próximos a la distopía orwelliana de 1984, donde se anticipa la triste sociedad intervenida en la que desgraciadamente ya nos encontramos; y además porque cuando se trata de la historia, es decir, de hechos acaecidos en el pasado, esos hechos son sin apellidos, y ni son ni dejan de ser democráticos. Son lo que son, o, mejor, lo que fueron.

 

Me dice mi querido amigo del alma Pedro Luis Almela en un inspiradísimo guasaps, que lo primero y más urgente que el gobernante tiene que hacer – como decía nuestro admirado Plinio de Luis García Pavón- es desentontecer a este país…aunque no sé si tamaña empresa será a estas alturas viable pues el entontecimiento ha alcanzado dimensiones estratosféricas. Por otra parte, dejó escrito Shakespeare sobre los seres humanos en los momentos finales de su obra la tempestad, que «estamos hechos de la materia de los sueños, y nuestra vida entera se resume en un letargo». El problema es que puede ser que nos saque bruscamente de la siesta un estrepitoso e inminente cañonazo anunciador del Juicio Final.

AGENDA CULTURAL

VÍDEO DESTACADO
FOTOS DENUNCIA
Envíanos tus fotos y las publicamos...
Más información de interés
  • Farmacia de Guardia Farmacias

    Información sobre horarios y días de apertura de las Farmacias de Guardia en Cieza

     

  • Cartelera Cartelera

    Información semanal sobre la cartelera del cine de Cieza. Auditorio Aurelio Guirao.